La compra de Elon Musk puede provocar un éxodo de empleados en Twitter

Elon Musk, nuevo dueño de Twitter.
Elon Musk, nuevo dueño de Twitter.
Patrick Pleul/picture alliance via Getty Images

Los empleados de Twitter tienen un calendario de adquisición de derechos de 4 años, típico entre las empresas tecnológicas, con un 25% de sus unidades de acciones restringidas que se adquieren cada año, o un poco más del 8% cada mes. 

Hace tiempo que Twitter es un lugar en el que sus empleados trabajan bajo un compromiso común, que ha liderado uno de sus fundadores, Jack Dorsey, y el nuevo CEO, Parag Agrawal. Elon Musk, que ayer se hacía con el control de la compañía, no encaja en este molde y algunos empleados ya están buscando una salida.

Un exejecutivo de Twitter que ahora dirige otra empresa asegura que los mensajes y las llamadas de los empleados de Twitter preguntando por oportunidades de trabajo se han convertido en algo cotidiano.

"Cualquier sensación de que se está produciendo un éxodo es correcta", apunta esta persona. En cuanto a lo que ocurra con Agrawal, que es visto internamente como alguien seleccionado por su capacidad para continuar esa "misión" de Twitter, el exejecutivo está convencido de que Musk no lo va a mantener al frente de la red social.

Una de las principales preocupaciones sobre un Twitter controlado por Musk entre los empleados y ejecutivos, asegura esta persona, es el estilo de liderazgo impulsivo de Musk y que obligará a la empresa a actuar en "sus decisiones impulsivas" y "reacciones instintivas"

Qué pueden aprender otros CEO de la agresiva y nada ortodoxa compra de Twitter por parte de Elon Musk

Elon Musk

Otra preocupación: su falta de comprensión de los "matices y la complejidad" detrás de la moderación de contenidos y los años de trabajo que Twitter ha dedicado a limitar el acoso, los mensajes de odio y el contenido tóxico dentro de la plataforma, ya que trabaja hacia una mejor monetización de la aplicación y el crecimiento de su base de usuarios.

"Que Musk se haga cargo es un mal resultado", critica este exejecutivo. "No lo entiende y a los empleados les preocupa que no lo entienda".

Tres empleados actuales confiesan que entre los compañeros de trabajo se habla de forma relativamente abierta sobre la búsqueda activa de otros puestos de trabajo y la preparación de cara a entrevistas en otras empresas.

"Se ha incorporado mucha gente nueva y seguimos creciendo", dice un empleado. "Sin embargo, estoy seguro de que algunas personas se irán. Parece que la gente exagera en internet la probabilidad de irse y en la vida real subestima la probabilidad de efectivamente marcharse."

La verdadera historia de Twitter

Este empleado añade que muchos probablemente se quedarían si Musk hubiera sido repelido de alguna manera. El deseo de irse se reduce a Musk, explica el trabajador, a sus comentarios sobre la moderación de contenidos en la plataforma y a sus motivos por los que quiere la empresa, además de su reputación de adicto al trabajo.

"Todo tiene que ver con Elon", señala el empleado. "Habrá algún tipo de éxodo de aquellos que no le ven con buenos ojos".

Greg Selker, jefe de la división de Tecnología en Norteamérica de la empresa de contratación de ejecutivos Stanton Chase, asegura que ha estado "muy ocupado" en las últimas semanas y que está recibiendo noticias de empleados de Twitter a los que su empresa había contactado previamente y le habían ignorado, incluidos varios de un nivel "muy alto". 

Otro reclutador del sector tecnológico cuenta que también han visto un aumento en las respuestas de los trabajadores de Twitter desde los esfuerzos de compra por parte de Elon Musk.

"Twitter ha tenido una cultura bastante buena y a la gente le gustaba trabajar allí; ha hecho un buen trabajo de retención de su base de empleados", dice Selker. "Ahora, la gente definitivamente está considerando irse".

La compra de Twitter por Elon Musk representa una nueva y escalofriante amenaza: 'trolls' multimillonarios apoderándose de redes sociales

Elon Musk dijo que quiere comprar Twitter porque cree "en su potencial para ser la plataforma de la libertad de expresión en todo el mundo".

Selker asegura que ha habido cierta preocupación por los cambios una vez que Elon se haga con la compañía que podrían afectar a la forma en que la plataforma opera, así como la preocupación por su "relevancia a largo plazo."

Aun así, la probabilidad de que Musk llegue al día uno como propietario y se produzca una salida masiva de trabajadores es pequeña.

Casi todos los empleados de Twitter tienen parte de su remuneración ligada a acciones que dependen de los calendarios de adquisición de derechos individuales, por lo que la forma en que se traten sus acciones o se paguen jugará un papel importante en la mayoría de las personas que quieran irse.

"Habrá muchas salidas entre aquellos que tengan preocupaciones morales", añade Aaron Solomon, analista jurídico jefe de Esquire Digital. "Pero en realidad se reducirá a la adquisición de derechos".

VIDEO

Así vive y gasta su dinero ELON MUSK, la persona más rica del mundo

Aunque Musk parece estar interesado en sacar a Twitter de bolsa, lo que significa que sus acciones ya no estarán disponibles para su compra, a los empleados no se les ha dicho hasta ahora qué pasará con las acciones que se les concedieron en su día. 

El New York Times explica que Sean Edgett, asesor jurídico de Twitter, ha dicho a los empleados que cualquier comprador potencial probablemente tendría que mantener las acciones de los empleados "tal cual" o proporcionar una compensación equivalente, como un premio en efectivo.

Solomon asegura que si Twitter acaba saliendo de bolsa, la diferencia es que no podrá ofrecer acciones de manera pública. Eso sí, todavía podrá mantener e incluso emitir acciones adicionales para sus propios empleados. Y esos trabajadores podrán mantener sus acciones incluso con una oferta de compra, aunque los derechos de adquisición podrían cambiar en función de los términos finales de la operación de compra protagonizada por Musk.

Dado que las acciones han estado subiendo, Solomon cree que muchos empleados de Twitter, incluso aquellos a los que no les gusta Musk, tienen derechos adquiridos y quieren marcharse, pueden querer mantener sus acciones, si es posible, y "subirse a la ola de Musk".

En cuanto a Agrawal, Solomon no ve un escenario en el que se quede en la empresa. "Toda la junta directiva se irá".

Otros artículos interesantes:

Elon Musk dice que no le importa el precio de adquirir Twitter, pero quiere crear una plataforma pública que sea "máximamente fiable y ampliamente inclusiva"

Jeff Bezos especula sobre si los lazos de Tesla con China podrían dar al gigante asiático influencia sobre un Twitter propiedad de Elon Musk

Dogecoin se dispara un 26% con la compra de Twitter por parte de Elon Musk, lo que aumenta las esperanzas de que la 'moneda meme' se utilice como método de pago en la plataforma

Te recomendamos