Todo lo que debes saber de la vuelta de Uber a Barcelona que ha puesto en pie de guerra a los taxistas

Marcha lenta de taxistas en Barcelona en julio de 2017 para protestar contra Uber y Cabify.
Marcha lenta de taxistas en Barcelona en julio de 2017 para protestar contra Uber y Cabify.
REUTERS/Albert Gea
  • Uber anunció en noviembre su intención de volver a Barcelona, algo que asegura que hará este mes de febrero pero de la mano de los taxistas, y no de los coches VTC con los que tradicionalmente ha funcionado.
  • La noticia ha reavivado el conflicto con los taxistas tradicionales. A continuación encontrarás todo lo que ha pasado entre ambos bandos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los taxistas de Barcelona se mantienen en pie de guerra contra Uber y Cabify especialmente ahora, justo antes de que se celebren las elecciones autonómicas que tendrán lugar este domingo, y después de meses de tira y afloja entre el sector y Uber, que anunció en noviembre su deseo de volver a la ciudad, de la que salió el 31 de enero de 2019 tras un año operando allí.

La vuelta busca ser una reconciliación con el sector porque Uber asegura que operará su aplicación en Barcelona solo con taxis mientras la demanda lo permita, y no con coches de empresas de vehículos de transporte con conductor (VTC) con los que tradicionalmente ha funcionado hasta que en 2019 decidió incluir también a taxis tradicionales, pero el conflicto es complejo y largo y dará que hablar durante los próximos meses.

Por eso, a continuación encontrarás una recopilación de todo lo que ha pasado entre los taxistas y Uber en Barcelona, por orden cronológico e incluyendo lo que actualmente opinan ambos bandos sobre el conflicto, tanto Uber como la asociación mayoritaria de taxistas de Barcelona, Élite Taxi.

Uber salió de Barcelona por la obligación, impuesta por el Govern en 2019, de que los usuarios deban esperar 15 minutos entre que piden los coches VTC y son recogidos, ya que la empresa californiana lo consideraba algo "totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda". "Ante las restricciones a las VTC aprobadas por la Generalitat de Catalunya, nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona", dijo entonces Uber en su blog

Desde entonces la empresa no ha operado en la ciudad de ninguna otra forma (intentó desplegar sus bicicletas Jump, que ahora pertenecen a Lime, pero no lo consiguió) pero sí lo ha hecho Cabify, usando un "truco": sus usuarios deben esperar esos 15 minutos solo la primera vez que piden un coche desde su app. Si este método cumple con el reglamento de la Generalitat o si, por el contrario, el gobierno regional ha multado a Cabify por este comportamiento, es un misterio.

Pero Uber ha decidido volver a la región, como anunció este mes de noviembre, de la mano de los taxistas tradicionales, los mismos que provocaron su expulsión de la comunidad autónoma catalana en su día. La compañía lleva un par de años acercándose al sector, incluyéndolos en la aplicación en Madrid. Este verano, el director de Uber en España, Juan Galiardo, decía en una entrevista con Business Insider España que durante el confinamiento se habían disparado los taxistas dados de alta en su aplicación, siendo este "el secreto a voces" del gremio, ya que para los taxistas hasta hace poco Uber era "el enemigo".

En cualquier caso, lo cierto es que la empresa se está movimiento para arrimarse a los taxistas de Barcelona desde hace unos meses. "Hemos iniciado trámites con @AMBtaxi [Área Metropolitana de Barcelona] para abrir nuestra app al taxi en Barcelona. Desde hoy, todos los taxistas que lo deseen pueden darse de alta en la plataforma", anunciaba el propio director Galiardo en Twitter y recogió El Periódico.

"Queremos trabajar de la mano del sector del taxi y de las administraciones públicas en la recuperación del sector en Catalunya", señalaron fuentes de la compañía a La Vanguardia; hasta el punto de que este enero, el director general de Uber debatió en la radio con Tito Álvarez, el portavoz de la asociación mayoritaria de taxistas, en dos ocasiones, y llegaron a reunirse en varias ocasiones.

"En las últimas semanas, hemos escuchado al sector del taxi de Barcelona y cientos de taxistas se han dado de alta para conducir con nosotros", declaraban hace unos días a Merca2. Uber asegura que suma 1.500 taxistas registrados en su app en Madrid (pero no actualiza el dato desde el verano) y que por ahora se han inscrito más de 300 taxistas en Barcelona.

Pero a la vez, medios locales hablan de un clima de crispación de los taxistas con los coches VTC que incluye acoso, persecuciones a los conductores y empapelar los vehículos con grandes pegatinas con frases como "incumple la ley" o "esclavo digital" o palabras como "cucaracha", como designan los taxistas a los coches de Uber y Cabify por su color negro.

Qué dice Uber exactamente

Todo ello lleva a que no esté claro cómo va a avanzar la situación. Desde Uber aseguran, ante las preguntas de este medio, que su intención es inaugurar el servicio en Barcelona este mes de febrero y que lo hará priorizando al sector del taxi siempre que sea capaz de cubrir de forma efectiva la demanda, atendiendo de media al menos el 80% de las peticiones de viaje y que el nivel de demanda no llegue a las 1,25 solicitudes por hora de conexión.

Para eso, "Uber se compromete a compartir con el sector los datos necesarios para evaluar conjuntamente los resultados del lanzamiento", recoge la compañía en un documento compartido recientemente con los agentes de la industria al que ha tenido acceso Business Insider España y que publicó íntegramente OKDIARIO.

Cabify y Uber redoblan su esfuerzo por sumarse al taxi pese al rechazo del sector: "Su modelo se basa en incumplir las normas que los demás seguimos"

En el mismo documento Uber asegura que va a invertir hasta 300 euros durante los 3 primeros meses de servicio y hasta 150 en adelante por taxi activo en mes en campañas para estimular la demanda y hace una oferta de 300 euros al mes los 3 primeros meses para los primeros 100 taxistas que instalen publicidad de Uber en sus vehículos, así como otra de 300 euros durante esos mismos meses por recomendar a otro taxista que haga 25 viajes con Uber, entre otros descuentos como de combustible y en el renting de vehículos, todo como parte de su compromiso para "priorizar en 2021 al sector del taxi de Barcelona como socio estratégico".

¿Por qué lo hace? La empresa asegura que su "visión para el sector del transporte en coche con conductor" en España "pasa por una convivencia ordenada de taxis y VTC en el segmento de precontratación. "Con este objetivo en mente, hemos decidido reabrir nuestro servicio de movilidad en Barcelona primero al sector del taxi y trabajar juntos para demostrar - con hechos, no solo con palabras -que hay demanda para todos y que solo sumando fuerzas vamos a poder construir una alternativa real al modelo de movilidad basado en el coche propio".

El tema de la demanda no es baladí porque Uber estaría llegando a Barcelona en un momento complicado para los taxistas, en el que han caído en picado los usuarios de los taxis a consecuencia de la pandemia del coronavirus, que aún mantiene los desplazamientos en niveles muy inferiores de los habituales, con parte de la población teletrabajando y las ferias de negocios y los turistas, usuarios históricos del taxi, bajo mínimos.

Ahora mismo las asociaciones del sector y el Institut Metropolità del Taxi (Imet) han acordado que solo circule el 60% de los taxis entre semana y el 25% los fines de semana para conseguir que la oferta se ajuste a la demanda, cuentan desde Élite Taxi, así como que sus ingresos han caído entre un 60 y un 80%.

Qué dicen los taxistas exactamente, representados por Élite Taxi

Alberto Álvarez, más conocido como Tito Álvarez, coordinador del colectivo Taxi Project y de Élite Taxi, la principal asociación de taxistas de Barcelona y la que ha liderado las protestas en Barcelona y Madrid durante los últimos años contra los reglamentos de las VTC, opina que Uber busca aprovechar la crisis para hacerse con "el monopolio de la movilidad urbana".

"Pero no se lo vamos a permitir. Vamos a meter tanta presión que Uber no va a poder atender su demanda", explica en conversación con Business Insider España, asegurando que el 90% del sector está contra la llegada de la empresa estadounidense, según una encuesta elaborada por Élite. También desde la Unión de Barcelona del Stac, sindicato del taxi en Cataluña, y su secretario Jaime Sau, creen que la vuelta de Uber a Barcelona tendría a "la mayoría" de taxistas en contra.

Uber asegura que durante el confinamiento se han disparado los taxistas registrados en su aplicación: "Es un secreto a voces"

Sobre si cree que llegarán a desplegar en la ciudad, Álvarez opina que sí lo harán: "Entrarán, pero los vamos a asfixiar. Tenemos memoria y nos han hecho pasarlo muy mal". Asimismo, opina que este movimiento de Uber busca "conseguir voz dentro del sector": "Pero no les vamos a dejar". También recuerda que la compañía "nació para que desaparecieran los taxis, pero lo que no pueden es destruir un servicio público", y asegura que la app de Uber no cumple con los requisitos estipulados para operar en Barcelona.

"Desde el 2014 hemos luchado siempre contra Uber y todo el mundo sabe lo que ha pasado. No vamos a parar a nadie. Para nosotros, el taxista que trabaje para Uber es peor que una VTC", insiste el taxista.

De lo que no cabe duda es de que los taxistas barceloneses ahora se enfrentan a un dilema: trabajar con su antiguo enemigo, contra el que se manifestaron fuertemente a principios de 2019 hasta que el Govern aprobó algunas de sus reivindicaciones, o abrazar a la aplicación en un momento de caídas históricas de la demanda y en que falta trabajo a muchos.

Otros artículos interesantes:

El CEO de Uber en España responde a Cabify que su negocio de coches lleva años siendo rentable

Cabify descarta cambiar su sede de Delaware a España como prometió en 2018: "No hay ninguna ventaja fiscal"

El principal socio de Uber en Andalucía amenaza con un traslado colectivo a Madrid que afectaría a más de 400 conductores