Un médico de urgencias que sobrevivió al ébola comparte la desgarradora realidad del coronavirus

Dr. Craig Spencer.
Dr. Craig Spencer.
Spencer Platt/Getty Images
  • En Twitter, el Dr. Craig Spencer compartió cómo es un día en la vida de un médico de urgencias durante la pandemia de coronavirus.
  • Su jornada comienza alrededor de las 6:30 horas, preparando suficiente café para todo el día, y termina con él desnudándose en el pasillo antes de ducharse y reunirse con su familia.
  • "Sobreviví al ébola. Temo al #COVID-19", comenta.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 
Cintillo especial Coronavirus

A las 6:30, el Dr. Craig Spencer se levanta y prepara suficiente café para aguantar todo el día.

Después, se dirige al trabajo, donde está en primera línea de batalla contra el coronavirus.

Spencer es médico de urgencias y director de Salud Global en el Centro Médico de la Universidad de Columbia de Nueva York-Presbyterian.

Su turno comienza a las 8:00 horas, tal y como explica en un hilo de Twitter. El café tiene que durarle todo el día porque las tiendas cercanas al hospital están cerradas.

Spencer tiene una perspectiva única sobre la pandemia de coronavirus. Y es que, después de atender a pacientes con ébola en Guinea, se convirtió en el primer y único infectado de esta enfermedad en Nueva York en 2014.

De hecho, Spencer advierte que hay que tomarse esta enfermedad con la misma seriedad que el ébola.

En Twitter compartió cómo fue para él el lunes 23 de marzo en urgencias. A partir de ese día, hubo 12.305 casos de coronavirus en Nueva York. En total, el estado representa casi el 6% de los casos en todo el mundo, lo que lo convierte en uno de los focos de la pandemia.

Mientras que las calles están muy tranquilas a primera hora de la mañana, dentro del hospital todo es diferente

"Hay una cacofonía de tos. Paras. Te pones la mascarilla. Entras", tuiteó.

Casi todos los pacientes experimentan los mismos síntomas, independientemente de la edad, escribió: "Tos, falta de aire, fiebre".

Antes de las 10:00 horas, dos pacientes a los que supervisa necesitan usar ventiladores para poder respirar. Y así sigue el día. 

Es entonces cuando se dio cuenta de que aún no ha bebido agua, pero no quiere quitarse la mascarilla. Recuerda su experiencia en el tratamiento del ébola en África occidental, cuando pasó horas sin ingerir ningún tipo de líquido. "Seguro que puedas aguantar un poco más", tuiteó.

Leer más: Un enfermero de urgencias en plena crisis del coronavirus: "Los pacientes mueren solos o de la mano de un sanitario, es muy triste"

La hora de la comida llega al final de la tarde. Después de lavarse las manos 2 veces y quitarse la mascarilla, come rápidamente en la cafetería del hospital.

Spencer lleva puesto el equipo de protección todo el día.

"Casi todos los pacientea que vemos hoy son iguales. Asumimos que todos son #COVID-19. Llevamos equipos de protección, gafas y mascarilla todo el día. Es la única forma de estar a salvo", escribió.

"¿Dónde están todos los pacientes con infartos y apendicitis? Solo hay casos de COVID-19", se pregunta.

Cuando llega el cambio de turno, la conversación trata sobre compañeros que no tienen suficientes equipos de protección y hospitales que se están quedando sin respiradores.

Spencer escribió que antes de salir del hospital limpia todo: la taza, la cartera, y todo lo que se lleve a casa, etc.

Una vez fuera, nota un contraste con lo que está sucediendo dentro del hospital.

"Las calles están vacías. Esto no se parece en nada a lo que está sucediendo dentro. ¿Quizás la gente no lo sabe?", tuiteó.

En casa, se quita la ropa en el pasillo e, inmediatamente, se va a la ducha.

"Mi mujer trata de mantener alejado a mi hijo, pero ni siquiera ella me ha visto en los últimos días. Es muy duro", escribió en Twitter.

El médico destaca que la diferencia entre el mundo exterior y el interior del hospital hace que sea difícil que la gente comprenda el verdadero efecto de la pandemia dentro de los hospitales.

"Reflexionas sobre el hecho de que es realmente difícil entender lo malo que es esto si todo lo que ves son calles vacías", escribió en Twitter. "Los hospitales están alcanzando su capacidad máxima. Nos estamos quedando sin respirdores. Las sirenas de las ambulancias no cesan".

Spencer terminó el hilo de Twitter pidiendo a sus lectores que ayuden a frenar el virus.

"Llegamos demasiado tarde para detener el virus, pero podemos retrasar su propagación. El virus no puede infectar a los que no encuentra. Quédate en casa", tuiteó. "El distanciamiento social es lo único que nos salvará. No me importa tanto el impacto económico como la capacidad de salvar vidas".

"Puedes que oigas a algunos decir que esto no es real y que no es malo. Puede que escuches a gente decir que esto no podrá contigo. Pero sí puede", escribió.

"Sobreviví al ébola. Temo al #COVID-19."

Otros artículos interesantes:

De prepararse para la guerra a llenar la despensa con patatas fritas y chocolate: así cambia la cesta de la compra en la segunda semana de cuarentena

Compra online en supermercados: qué cadenas mantienen el reparto a domicilio y cuáles lo han suspendido por el coronavirus

Compra online en Carrefour con reparto a domicilio: así funciona cola virtual y servicio Drive

Te recomendamos

Y además