Pasar al contenido principal

El coronavirus pudo expandirse "de forma silenciosa" por Europa ya en el mes de diciembre, según sospechan varios investigadores

Test de coronavirus.
REUTERS/Ints Kalnins
  • La rápida expansión de los contagios en España e Italia han hecho sospechar a investigadores y sanitarios que el virus se pudo expandir antes de que se descubriese en Wuhan (China).
  • "A medida que se iban sucediendo los días observamos que lo que estábamos viendo era una gran ola infectiva, y que para llegar a ella el virus debería haber estado circulando de forma silenciosa", advierte una investigadora española.
  • Dos médicos italianos destacan que hubo un repunte de casos de neumonía a finales del año pasado en el país transalpino, por lo que coinciden en que habrá que investigar cuán lejos pudo llegar el SARS-CoV-2 antes de ser descubierto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las autoridades sanitarias chinas detectaron a finales de diciembre varios casos sospechosos de neumonía en Wuhan. El resto de la historia ya se conoce: el coronavirus avanza imparable en todo el planeta y la enfermedad infecciosa que provoca, la COVID-19, ha contagiado a más de 600.000 personas y provocado unas 30.000 muertes en el momento en el que se escriben estas líneas.

Su rápida expansión ha hecho sospechar a investigadores y sanitarios de toda Europa que el virus se pudo expandir de forma silenciosa por todo el mundo antes de que se descubriese en Wuhan.

"A medida que se iban sucediendo los días observamos que lo que estábamos viendo era ya una gran ola infectiva, y que para llegar a ella este virus debería haber estado circulando de forma silenciosa, expandiéndose bastantes semanas antes". Quien habla es María Luisa Arias, directora del Centro de Investigación en Sanidad Animal, INIA-CISA.

"Los virus no aparecen de repente de forma masiva en una población, con la magnitud que estamos viendo en el mes de marzo. Los virus necesitan en mayor o menor medida, según su contagiosidad, un tiempo para replicarse y multiplicarse en individuos susceptibles. Estos individuos lo van trasmitiendo unos a otros, expandiéndose entre las poblaciones susceptibles", continúa. 

"Aunque el tiempo de expansión depende de cada virus y de su dinámica de infección, parece que el SARS-CoV-2 causante de COVID-19 ha estado diseminándose de forma silenciosa entre nosotros al menos 2-3 meses antes de ser detectado. Esto podrá definirse con exactitud estudiando los casos de neumonía ocurridos en meses anteriores a marzo de 2020, cuando todo esto pase".

Sus sospechas encajan con unas recientes declaraciones a Reuters del epidemiólogo y profesor de estadísticas médicas de la Universidad de Milán, Adriano Decarli. También participó en la noticia el director del Instituto de Investigación Farmacológica Mario Negri, Giuseppe Remuzzi. Según los expertos, cuyas consideraciones también ha recogido Economía Digital, el sistema sanitario italiano detectó un repunte de casos inusuales de neumonía en el país transalpino a finales de 2019.

"Queremos saber si el virus ya estaba en Italia a finales de 2019 y, si es así, por qué no se detectó durante un periodo relativamente largo, para que podamos tener una imagen más clara en caso de que tengamos que enfrentar una segunda ola de la epidemia", recoge Decarli. 

Leer más: Los epidemiólogos llevan años advirtiendo de un brote de coronavirus y creen que habrá más pandemias

"Ninguno de estos casos ha sido documentado como COVID-19 porque todavía no había evidencia de la existencia de COVID-19", detalla Remuzzi, ya que varios médicos reportaron la presencia de cuadros con dificultad para respirar y neumonía bilateral a finales del año pasado.

En contra de las opiniones de Remuzzi y Decarli, un profesor británico, de la Universidad de East Anglia, considera que es algo "extremadamente improbable que el virus estuviera presente en Europa antes de enero". Su nombre, Paul Hunter. De ser así, dice, "es inconcebible que no hubiéramos tenido una epidemia bastante importante en Europa mucho antes". 

De hecho, Remuzzi tuvo que incidir en medios de comunicación chinos que no hay pruebas de que los pacientes de neumonía tuviesen COVID-19. Pero sí enfatizó en que la clave es ver cuán lejos ha podido llegar el virus antes de ser descubierto.

En Italia no se ha detectado el paciente cero, y por ahora la OMS dice tener "pruebas bastante concluyentes de que el brote se originó por exposiciones en un mercado de pescados y mariscos de la ciudad de Wuhan". "Este mercado se cerró el 1 de enero de 2020", detallaba en un comunicado la organización internacional en su página web.

Y además