Pasar al contenido principal

La corrupción llena las cárceles de China de políticos presos

Una protesta con presos en China.
China Photos/Getty Images
  • Una de las cárceles de élite de China está abarrotada de políticos encarcelados a raíz de la batalla contra la corrupción emprendida por el presidente de China, Xi Jinping.
  • Las noticias sobre la sobreocupación del penal llegan justo en el momento en que se se publica que la cárcel ha suspendido las celebraciones del Año Nuevo chino.
  • El presidente de China comenzó a luchar contra la corrupción poco después de asumir el cargo a finales de 2012.


Una de las cárceles de élite de China se acerca a la sobreocupación por el gran número de políticos encarcelados acusados de corrupción dentro de la batalla emprendida por el presidente de China, Xi Jinping, para luchar contra ella.

La prisión de Qincheng en Pekín (China) estaría por tanto abarrotada de presos, asegura al South China Morning Post (SCMP) una fuente cercana a la organización de la prisión.

Entrada a la prisión de Quincheng en Pekín (China).
Entrada a la prisión de Quincheng en Pekín (China). Ng Han Guan/AP Photo

Algunos de los políticos más destacados del país, conocidos como "tigres", permanecen recluidos en la prisión, la cual se empieza a conocer ya como "la jaula del tigre". El número de políticos presos se ha disparado desde que empezara la lucha contra la corrupción emprendida por el presidente de China, Xi Jinping: en total, más de un millón de políticos y funcionarios han sido castigados de un modo u otro.

Pero mientras que el SCMP describe la cárcel como "infame", la BBC ha informado en el pasado que algunos de los políticos y dirigentes de primer nivel han disfrutado de una serie de beneficios que convertirían la prisión en algo más bien lujoso, desde televisiones hasta permitir que los presos se vistan con su propia ropa.

Las celebraciones del Año Nuevo chino, por las que se suele permitir a determinados reclusos de más de 60 años disfrutar de una pequeña comida con su familia, son en teoría otras de la ventajas. Sin embargo, el número excesivo de presos de este año está provocando más de un problema. Según el SCMP, la cárcel de Qincheng ha tenido que cancelar las celebraciones de este año por la falta  de espacio para acomodar a todos los familiares.

Además, y siempre según el periódico citado, la prisión ha prohibido cualquier visita durante las dos semanas del Año Nuevo chino, el cual comenzó el pasado viernes 16 de febrero.

Leer más: China está construyendo un parque temático de realidad virtual de 1.200 millones de euros

Qincheng es la única cárcel en China administrada por el Ministerio de Seguridad Pública del país. La prisión, según se informó en 2012, se habría ampliado justo unos meses antes de la batalla contra la corrupción de Xi Jinping.

La batalla contra la corrupción de Xi Jinping apunta a la élite del país

El exvicepresidente de la Comisión Militar Central de China, General Guo Boxiong
El exvicepresidente de la Comisión Militar Central de China, General Guo Boxiong, en una imagen de archivo de 2006. Yuri Gripas/Reuters

El actual presidente de China, Xi Jinping, comenzó su particular lucha contra la corrupción poco después de asumir el cargo a finales de 2012.

Algunos dirigentes de renombres como el antiguo ministro de Comercio Bo Xilai y el general militar Guo Boxiong figuran entre los reclusos de Quincheng, asegura SCMP. 

En 2014, las autoridades chinas detuvieron al antiguo jefe de seguridad del país Zhou Yongkang, el miembro de más relevancia del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China en ser investigado por corrupción en décadas. La detención supuso un duro golpe en todo el Partido Comunista.

Finalmente, en 2015, Zhou fue expulsado del partido y condenado por soborno y abuso de poder a cadena perpetua.

La lucha contra la corrupción, sin embargo, va más allá de la esfera política.

En 2015, el conocido como "el Warren Buffett de China", Guo Guangchang, supuestamente "desapareció" durante las investigaciones por corrupción. Él aseguró después, una vez se comenzaron a expandir los rumores sobre su huida, que se encontraba en un viaje de negocios y que no había ningún problema.

Leer más: La última herramienta de propaganda de China es una colección de GIF

El máximo ejecutivo del gigante estatal de las telecomunicaciones China Telecom, Chang Xiaobing, también "desapareció" en 2015. La empresa no tardó en publicar un comunicado en el que aseguraba que Xiaobing había dimitido. El dirigente fue condenado en 2017 a seis años de cárcel por corrupción.  

Xi ha justificado en más de una ocasión la dureza de sus medidas al asegurar que la corrupción entre los altos cargos del partido podría minar y debilitar la autoridad y el poder del Partido Comunista de China.

Te puede interesar