Cómo y cuándo ver las perseidas o Lágrimas de San Lorenzo de 2020

Perseidas
Reuters
  • Las perseidas, o también conocidas como "Lágrimas de San Lorenzo", son una de las lluvias de estrellas más espectaculares que los aficionados a la astronomía pueden ver.
  • Este año, el momento de mayor actividad tendrá lugar en las noches del 11 al 13 de agosto.
  • La luna estará en fase menguante, por lo que 2020 es un buen año para observar este fenómeno astronómico. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Todos los veranos ocurre uno de los fenómenos estelares más populares entre los aficionados a la astronomía. Las perseidas, comúnmente conocidas como "Lágrimas de San Lorenzo" por su proximidad a la festividad del mártir español del mismo nombre, se podrán observar desde el 17 de julio al  24 de agosto. 

Esta lluvia de estrellas goza de gran prestigio porque son la más fácil de observar de todas las que se suceden a lo largo del año. 

Leer más: Esta infografía muestra toda la historia del universo y su evolución: aquí tienes el mejor resumen

¿Qué son? 

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) las define como una lluvia de meteoros (comúnmente llamados "estrellas fugaces"). Las velocidades de estos meteoros pueden superar los 50 kilómetros por segundo y su tasa de actividad puede llegar a los 200 meteoros por hora. 

Los cometas, según describen sus órbitas alrededor del Sol, van arrojando al espacio un reguero de gases, polvo y escombros (materiales rocosos) que permanece en una órbita muy similar a la del cometa progenitor.

Cada cometa va formando así un anillo en el que se encuentran distribuidos numerosos fragmentos cometarios. Cuando la Tierra, en su movimiento en torno al Sol, encuentra uno de estos anillos, algunos de los fragmentos rocosos (meteoroides) son atrapados por su campo gravitatorio y caen a gran velocidad a través de la atmósfera formando una lluvia de meteoros. La fricción con los gases atmosféricos calcinan y vaporizan los meteoros que aparecen brillantes durante una fracción de segundo formando lo que popularmente denominamos estrellas fugaces. No se trata por tanto de una estrella sino de una partícula de polvo incandescente.

Leer más: Una misteriosa ráfaga rápida de radio proveniente de una galaxia cercana parece repetirse cada 157 días

Cada año a principios de agosto nuestro planeta cruza la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tiene un período de 133 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Esta órbita está llena de partículas pequeñas, como granos de arena o menores, que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores. Cuando una de estas partículas, que formaron en su día la cola del cometa, entra en la atmósfera terrestre a gran velocidad, la fricción la calienta hasta vaporizarla a gran altura.

La correspondiente lluvia de meteoros parece tener un único centro de origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces. Ese punto se denomina "radiante" y su localización se utiliza para nombrar a la lluvia de estrellas. Así pues, las perseidas tienen su radiante en la constelación de Perseo.

¿Cuándo son las perseidas? 

Las perseidas son visibles desde todo el hemisferio norte en pleno verano.

Se pueden observar entre el 17 de julio y el 24 de agosto, aunque el momento de mayor actividad de las perseidas tiene lugar en las noches del 11 al 13 de agosto. 

Aunque no será perfecto, 2020 será un buen año para observar las lágrimas de San Lorenzo, pues sucederán cuando la Luna esté en fase menguante.

El pico máximo, según el IGN, tendrá lugar el 12 de agosto entre las 15 y 18 horas peninsular. Si se quiere evitar la Luna, es mejor observar en la primera parte de la noche, una vez que el cielo esté oscuro y antes de la salida de nuestro satélite.

Leer más: El espacio y la astronomía tienen hueco en la lucha contra el coronavirus: esto es lo que opinan varios expertos sobre los nuevos modelos sanitarios en la era del COVID-19

¿Cómo ver las perseidas? 

El lugar de observación puede ser cualquiera con tal de que proporcione un cielo oscuro. La contaminación lumínica de las grandes ciudades puede generar una "nube de luz" que impide apreciar con todo su esplendor la lluvia de meteoros.

Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión. 

No hay que mirar ninguna parte específica del cielo, simplemente observar el cielo y esperar a que aparezcan. Si vas a observarlas antes del ocaso de la Luna, es recomendable que mires hacia el lado opuesto. 

LEER TAMBIÉN: 8 aplicaciones para aprender y disfrutar de la astronomía

LEER TAMBIÉN: Los astrónomos descubren la supernova más brillante hasta la fecha

LEER TAMBIÉN: Una estudiante de astronomía ha descubierto 17 nuevos planetas y uno de ellos potencialmente habitable y con un tamaño similar a la Tierra

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”