Tu mascota también puede estar infectada por COVID-19 (y esto es lo que debes hacer)

De los visones a los gatos: tu mascota también puede estar infectada por COVID-19 (y esto es lo que debes hacer)

Henning Bagger/Ritzau Scanpix/via Reuters

  • El coronavirus ha aparecido en 400 granjas de visones en 8 países de la Unión Europea, probablemente introducido por el ser humano.
  • Ante el riesgo de infección que suponen estos centros para animales y personas, un grupo de expertos ha elaborado estrategias de seguimiento con el objetivo de lograr una detección temprana.
  • Estos planes también son válidos para animales domésticos: si alguien en el hogar está infectado de COVID-19, las mascotas susceptibles de contagiarse "deberían someterse a pruebas", advierte uno de los autores.
  • Así debe actuar una persona si esta o su mascota tiene coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Más de 110 millones de casos de personas contagiadas por coronavirus en el mundo. 2,5 millones de muertes humanas a nivel global. De ellos, 3,16 millones de casos se han diagnosticado en España, y han fallecido más de 68.000 personas.

Cada día la población se levanta con nuevas cifras de incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes, y recuerda las recomendaciones de salud: mascarilla, distancia, lavado de manos, reducir el contacto con otros...

Todo ello constituye la nueva realidad cotidiana, pero se ha quedado fuera de la mirada buena parte de esa realidad. El mundo animal parece haber quedado olvidado, cuando fueron precisamente ellos el origen de todo: la hipótesis más probable es que el coronavirus se haya originado en murciélagos

Ahora, la fauna reclama de nuevo la atención a través de cientos de granjas de visones en los que se ha encontrado el COVID-19. 

El coronavirus en granjas de visones: de los humanos a los animales, ¿y viceversa?

Desde el inicio de la crisis por coronavirus también se ha detectado —en un número menor de casos— el coronavirus en algunos animales. Y ahora se sabe, con cifras hasta el pasado 29 de enero de este año, que hay 400 granjas de visones en 8 países de la Unión Europea en las que se ha encontrado el SARS-CoV-2 (síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2), el virus que causa el COVID-19.

Se trata de 290 explotaciones en Dinamarca, 69 en los Países Bajos, 21 en Grecia, 13 en Suecia, 3 en España, 2 en Lituania y una tanto en Francia como en Italia. En la mayoría de los casos, la causa probable de la introducción del virus en las granjas fue el ser humano, explica un estudio.

Este informe ha sido solicitado por la Comisión Europea y elaborado por expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), con el objetivo de elaborar estrategias de seguimiento y control.

En él afirman que el COVID-19 "se propaga de manera muy eficiente" por contacto directo e indirecto una vez introducido en las granjas. Además, señala que la alta densidad de los animales aumenta la posibilidad de transmisión y que la cercanía entre las granjas es un factor de riesgo.

"Todas las granjas de visones deben considerarse en riesgo de infección", advierte el informe, que señala como animales susceptibles de infectarse al visón americano, los hurones, los gatos, los perros mapaches, el venado de cola blanca y algunos murciélagos

Estos últimos son el origen probable del coronavirus, y un ejemplo de que algunos animales infectados pueden transmitírselo a las personas. Es "poco frecuente", pero puede pasar y sucedió entonces, informan los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.  

11 enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos

"La salud humana puede estar en riesgo por los virus variantes relacionados con el visón", si bien "hasta ahora no han demostrado ser más transmisibles o causar un impacto más severo en comparación con otros SARS-CoV-2 circulantes", señala el estudio.

Ante esta posibilidad de infección, el informe llama a realizar un seguimiento no solo pasivo sino también activo, con el objetivo de lograr una "detección temprana".

Este seguimiento implicaría "pruebas periódicas" (PCR) tanto al personal de la granja como a animales seleccionados al azar, para confirmar si están infectados por SARS-CoV-2. Finalmente, las muestras positivas de cada granja deben secuenciarse para monitorear la evolución del virus y los resultados se deben compartir públicamente, recomiendan.

¿Qué hacer si tu mascota tiene COVID-19?

Los síntomas de coronavirus SARS-CoV-2 en animales como los visones son parecidos a los observados en los humanos. Solo aparecen en parte de los animales infectados y suelen ser poco específicos, como el aumento de la mortalidad, los signos respiratorios leves y una ingesta de comida ligeramente inferior, explica Alessandro Broglia, uno de los autores del informe, en una entrevista a Sinc.

En ella recuerda que los gatos también deben estar incluidos en esos planes de seguimiento desarrollados en el estudio para las granjas, pero amplía estos a las mascotas domésticas.

"Cada vez que se detecte un animal sospechoso (que tenga signos clínicos) o un caso de SARS-CoV-2 en personas en contacto con él, esta mascota debe ser evaluada por PCR para confirmar o excluir la infección", afirma. Entre estas mascotas destaca a los hurones domésticos, pero incluye también a otras como gatos y perros.

En estos casos, las personas en propiedad de la mascota deben acudir a una clínica veterinaria —aunque comunicándose primero con el centro para recibir consejos—. Allí tomarán hisopos y muestras de sangre en caso de sospecha, como ante "la presencia de signos respiratorios o diarrea, muerte o un caso dudoso o confirmado de COVID-19 en el propietario o en el hogar", comenta.

"Si alguien en el hogar está infectado, todos los hurones de propiedad y otras mascotas susceptibles, como gatos o perros, deberían someterse a pruebas", concluye este veterinario, quien trabaja como experto científico en la Unidad de Salud Animal y Vegetal de EFSA.

"El riesgo de que los animales transmitan el virus de la COVID-19 a las personas se considera bajo", analizan por su parte los CDC estadounidenses, a partir de la "limitada" información disponible. 

"Los animales no parecen jugar un papel significativo en la propagación" del coronavirus, si bien los niños pequeños, las personas con un sistema inmune debilitado y las mayores de 65 años "tienen más probabilidades de enfermarse a causa de algunos otros microbios que los animales pueden transportar", indican.

Para evitar que tu mascota se infecte de COVID-19, los centros recomiendan limitar su interacción con personas o animales fuera de la casa. 

Además, si la persona dueña de la mascota se enferma de coronavirus, debe aislarse de esta y reducir al máximo el contacto. Cuando no sea posible evitarlo, debe usar un protector facial de tela y lavarse las manos antes y después de manipular al animal, su comida y sus desechos y objetos.

Si es la mascota la que da positivo, debe tratársela como si una persona se infectara: con aislamiento y cuarentena en casa. Asimismo, la persona debe usar guantes cuando interactúe con esta, y lavarse las manos.

Otros artículos interesantes:

Así saltan los virus desde los animales hasta los seres humanos

Una proteína haría más o menos susceptibles a los animales del coronavirus, según un estudio

Aislamiento domiciliario: qué hay que hacer si tú o tu conviviente tenéis coronavirus

Te recomendamos

Y además