Pasar al contenido principal

He probado Flykube, una plataforma de viajes sorpresa: menos estrés a la hora de organizarlo, pero no te convencerá si eres un viajero experto

He viajado con una plataforma de viajes sorpresa sin conocer el destino
BI España
  • He probado a hacer una escapada con Flykube, una plataforma que ofrece viajes sorpresa.
  • La compañía comercializa varios paquetes, desde viajes de fin de semana a vacaciones de más de 10 días y en todos los casos el destino es sorpresa. 
  • Aunque no es totalmente desconocido. Dos días antes del viaje, recibí un correo informándome de la ciudad a la que viajaba, los detalles de mis vuelos y el hotel en el que me quedaría.
  • Me pareció una experiencia curiosa, en la que desligarte de la obligación de preparativos tediosos puede ayudarte a llegar a tu destino con un ánimo más espontáneo y relajado.
  • Aunque si eres de lo que se se apasiona devorando guías turísticas para tener todo bajo control y no perderse nada, quizá esta modalidad de viaje no sea para ti.
  • Descubre más historias en Business Inisder España.

Viajar sin conocer a dónde se va no solo es posible, también cada vez más frecuente.

El gusto por salir de la rutina y explorar nuevas regiones se ha convertido en un pasatiempo tan popular, que el destino ha dejado de importar. Lo que prima es hacer la maleta e irse.

En este sentido en los últimos años han empezado a aparecer en escenas distintas compañías que ofrecen al viajero la posibilidad de conocer mundo con la particularidad de no saber hasta el último momento que parte de ese mundo va realmente a conocer.

Hablamos de las plataformas de viajes sorpresa, una especie de agencias de viaje que ofrecen distintos paquetes de escapadas pero sin dejarte conocer dónde vas.

En mi caso, el viaje lo realicé con Flykube, una compañía que iniciaba su andadura en 2017.

La startup, con sede en Barcelona, ofrece distintas modalidades, en cuanto a duración, destinos y grado de desconocimiento en lo relativo a la experiencia.

Así es posible escoger desde un viaje donde ignoras el destino pero tú marcas las fechas hasta un viaje sorpresa total donde sólo sabes el mes en el que viajarás.

Para los más exquisitos la web cuenta con un paquete VIP a destinos premium, como Mónaco o Dubái, con estancia en hoteles de 5 estrellas. O incluso vacaciones sorpresas de hasta 15 días. Su paquete "Multidestino", por ejemplo, ofrece la posibilidad de recorrer hasta 5 destinos europeos, saliendo de Madrid o Barcelona, cambiando de una ciudad a otra en avión.

Y todo esto bajo la premisa de desconocer el destino de tu escapada.

Leer más: He viajado dos semanas por Eslovenia y te puedo explicar por qué es uno de los mejores destinos de 2019 en relación calidad precio según Lonely Planet

Aunque, por supuesto no es del todo sorpresa. No pienses en acudir al aeropuerto el día marcado y tener que seguir indicaciones para llegar hasta tu avión y darte cuenta allí del lugar al que vas. Es algo más sencillo que eso.

Cosas a tener en cuenta de los viajes sorpresa

Mi experiencia consistió en una escapada de fin de semana, salí el viernes y regresé el domingo. En cuanto al precio, la escapada de 3 días parte de los 150 euros, e incluye billetes de avión y hotel.

La fecha del viaje la escogí yo. El destino, lo conocí 2 días antes del viaje, a través de un correo electrónico. 

Una pregunta que te puedes hacer al respecto, es qué pasa si te mandan a una ciudad en la que ya has estado. Por supuesto, cuando se viaja sin conocer el destino ese riesgo está ahí, sobre todo si eres un gran amante de la maleta y has recorrido buena parte del mundo.

Pero para tu tranquilidad debes saber que también es posible rechazar algunos viajes a los que no querrías ir. En mi caso Flykube me facilitó la posibilidad de descartar de 3 a 5 destinos de un total de 20. Este es el listado que me llegó:

Ámsterdam, Berlín, Florencia, Roma, Londres, Dublín, París, Tánger, Copenhague, Bruselas, Lyon, Lisboa, Viena, Marsella, Frankfurt, Oporto, Burdeos, Milán, Praga y Toulouse.

Algo que en mi opinión tiene dos caras. Por un lado, la ventaja evidente de evitar que te lleven donde no quieres ir.

Pero, considero que conocer el listado de opciones hace que irremediablemente te des cuenta de que hay ciudades que te apetecería visitar mucho más que otras. Y se corre el riesgo de que al conocer el destino asignado se sienta cierta decepción.

Algo así me ocurrió. Al leer la lista pensé que me encantaría ir a Copenhague. También me pareció apetecible la opción de pasar un fin de semana tranquilo recorriendo Burdeos y practicando mi francés. En definitiva, te pones a visualizar cada una de las opciones.

Leer más: 11 cosas que debes buscar en Google antes de planear un viaje al extranjero

Mi destino fue Frankfurt. No había estado nunca y no suena mal. Pero he de decir que de primeras no me ilusionó demasiado. No hablo alemán y lo primero que me vino a la cabeza fue el Banco Central Europeo y el gran centro financiero que es esta ciudad. La verdad sabía poco más al respecto, y esos datos no me sonaron demasiado atractivos. Y entonces me acordé de la lista y de los destinos que me hubieran ilusionado más.

Una vez que conoce el destino de tu viaje sorpresa, así es el resto de la experiencia.

Como ya he dicho, el destino lo conocí 2 días antes de viajar. Exactamente me llegó un correo en torno a las 21 horas, que vi de camino a casa

Cómo es hacer un viaje con destino sorpresa
Flykube/Business Inisider

Esa noche no le presté mucha atención y después, entre el trabajo y otros asuntos, prácticamente llegó el día del viaje sin que supiera demasiado sobre el destino al que iba.

Y lo que me ocurrió, puede que sea bastante frecuente. A poco que tengas tareas pendientes, dos días para gestionar un viaje del que no sabes demasiado, no es mucho tiempo.

Para ayudarte en eso, Flykube te manda un pequeño listado con cosas que no deberías perderte en tu destino

He probado una plataforma de viajes sorpresa
Esta es parte de la guía de viaje que me hizo llegar Flykube. Flykube/Business Inisider

La guía para tu viaje sorpresa incluye información sobre transporte público, teléfonos de emergencia y por supuesto aquello que no debes perderte en la ciudad que te ha sido asignada.

Por ejemplo, me aconsejó cosas como "Admirar la plaza Römerberg, descubrir la casa donde nació Goethe o comer las típicas Frankfurten Würstchen en cualquier restaurante!"

Si eres como yo y no has mirado mucho qué hacer en tu destino, con esto tienes algo de lo que partir.

En el mismo correo en el que se da a conocer el destino, la compañía te hace llegar la reserva de tus vuelos y el hotel en el que te vas a alojar

He probado una plataforma de viajes sorpresa
Flykube/Business Inisider

En cuanto a los vuelos, la compañía me consultó sobre franjas horarias en las que prefería volar. La aerolínea con la que volé fue LATAM Airlines

He viajado con una plataforma de viajes sorpresa sin conocer el destino
Business Insider España

Tanto para la ida como para la vuelta se trataba de un vuelo de larga distancia que hacía escala.

Entre las cosas que más me gustaron, es que por ello era un avión enorme, con asientos bastante cómodos, una pantalla para poder ver películas y series, y con un pequeño almuerzo gratuito durante el viaje.

En ambos trayectos fui sentada en ventanilla, pero la compañía no me pidió opinión sobre preferencias de asientos.

En lo que respecta al hotel, me alojaron en el Ramada Hotel Frankfurt City Center. No era nada glamuroso, más bien correcto, pero se encontraba bastante bien localizado, en mi opinión

He viajado con una plataforma de viajes sorpresa sin conocer el destino
Business Insider España

La habitación contaba con una cama doble, baño completo, televisión y la clásica bandeja para prepararte café o té en tu cuarto. Pero, nada instagrameable si es lo que vas buscando.

Eso sí, el hotel estaba cerca de la estación en la que me dejó el tren desde el aeropuerto, (tardé como unos 10 minutos andando desde ella), era una zona repleta de restaurantes y bares que estaba siempre muy animada y pude ir caminando a casi todo lo que visité, lo cual siempre es de agradecer.

Si bien la ciudad no me emocionó al principio, sí me dejó buen sabor de boca. Era animada, hermosa y ofrecía un buen contraste entre modernidad y tradición. En cuanto a la experiencia en general puedo decir que valió la pena

He viajado con una plataforma de viajes sorpresa sin conocer el destino
BI España

No creo que viajar a un destino sorpresa sea algo para todo tipo de personas o una forma habitual de recorrer mundo.

Viajar sin saber dónde se va acaba con esa parte emocionante de escoger lugar, de acuerdo a las preferencias y gustos de cada uno. El destino en sí deja de tener sentido aquí y lo que prima es la mera experiencia de viajar. 

Por lo que si eres de los que se pasa meses pensando y organizando cada destino que visita, esto te puede saber a poco o incluso desquiciarte.

Conocer un destino con dos días de antelación te deja poco margen para hacer una tesis doctoral sobre todo lo que esconde ese lugar. Más bien deberás basarte en la guía que te facilita Flykube, curiosear un poco por internet o preguntar a conocidos, si no sabes mucho sobre él.

Pero sí que hay aspectos que me han gustado bastante de hacer un viaje sorpresa.

Por ejemplo, no haber tenido que invertir el más mínimo tiempo en buscar y reservar vuelos y alojamiento.

Leer más: 12 trucos para comprar un billete de avión para un vuelo barato que realmente funcionan

Todo eso te viene hecho por Flykube, así que si lo miras por ese lado, todo lo "aburrido" de viajar sale de la ecuación. Solo te queda la parte del disfrute. Y cuando recibes un email con tus billetes de avión y tu hotel, descubres el gusto que da que, a veces, las cosas te vengan hechas.

Llegar a un destino que no has escogido tú, del que puede que sepas poco o que incluso ni te apetezca, en mi opinión también te hace viajar con otra perspectiva.

En mi caso, sentí que me lo tomaba como una especie de juego. "Vale, quizá nunca hubieras pensado en viajar a esta ciudad, pero estás aquí, así que vamos a disfrutar".

Como no había tenido mucho tiempo para documentarme, y se trataba de una escapada de un par de días, no quise complicarme. 

Pude librarme de esa tensión que a veces genera viajar, con la obligación de ver, catar y experimentar todo lo que promete ese lugar que has escogido. Y esa es una experiencia que merece la pena experimentar.

Y además