Pasar al contenido principal

Desarrollan una réplica del ojo humano en un chip para investigar nuevos tratamientos de problemas oculares

Ojo azul
Wikimedia Commons
  • Este laboratorio especializado en crear órganos en chips ha desarrollado una imitación del ojo humano que permite avanzar en la investigación de un tratamiento del síndrome del ojo seco (DED, por sus siglas en inglés). 
  • La réplica ha permitido profundizar en la función del parpadeo en el ojo humano y descubrir el potencial de un lubricante para el tratamiento del DED. 
  • El trabajo de Dan Huh, líder del estudio, le ha valido el Premio Lush 2018, que reconoce proyectos que no realizan pruebas en animales. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Un laboratorio especializado en la creación de órganos artificiales en un chip ha permitido avances en la investigación del síndrome del ojo seco (DED por sus siglas en inglés), según explica un estudio publicado en Nature Medicine

La investigación ha sido realizada por un grupo de científicos de la Universidad de Penn liderados por Dan Huh. El laboratorio de Huh se especializa en la creación de órganos en un chip que proporcionan plataformas in vitro de microingeniería para imitar a sus contrapartes in vivo, según explica la propia universidad. 

El modelo de Huh ha permitido probar fármacos experimentales sin riesgo y sin las preocupaciones éticas que despiertan los experimentos en animales. De hecho, la réplica del ojo humano le valió al laboratorio el Premio Lush 2018 que reconoce proyectos que no realizan pruebas en animales. 

En la investigación, un modelo imitaba un ojo sano y otro con el síndrome del ojo seco. La réplica también imitaba el parpadeo del ojo humano, más reducido en las personas afectadas por el síndrome del ojo seco.

Leer más: Japón aprueba la creación de embriones híbrido entre roedores y humanos en una decisión sin precedentes sobre uno de los temas más polémicos de la ciencia

El DED afecta a cerca del 14% de la población mundial, pero ha sido muy difícil desarrollar nuevos tratamientos, con 200 ensayos clínicos fallidos desde 2010 y sólo dos medicamentos actualmente disponibles aprobados por la FDA para su tratamiento.

El chip se ha utilizado para probar un lubricante que se encuentra ahora mismo en la fase de ensayos clínicos y con el que se ha podido demostrar el potencial del fármaco como tratamiento. 

Además, la réplica del ojo humano también ha permitido a los científicos profundizar en el funcionamiento de las células y la importancia del parpadeo para el mantenimiento de la salud de la córnea. "Este tipo de avances conceptuales, junto con el descubrimiento de aplicaciones de fármacos, ponen de relieve el valor multifacético que la ingeniería de los órganos en un chip puede aportar a la ciencia", ha asegurado Huh. 

Leer más: Un nuevo análisis de sangre detecta los síntomas del alzhéimer con antelación y podría solucionar uno de los grandes problemas que impide desarrollar su cura

Para los científicos, esto es solo el primer paso de lo que esperan que se convierta en una nueva forma de investigar. Jeongyun Seo, científica que ha colaborado en la investigación, asegura que espera "que nuestra plataforma de ojo en un chip sea más avanzada y se utilice para una variedad de aplicaciones además de la detección de fármacos, como probar lentillas y realizar cirugías oculares en el futuro".

El laboratorio de Huh ya ha puesto sus órganos — chip al servicio de otras empresas. En mayo, los científicos desarrollaron un pulmón y médula ósea, entre otros, que fueron lanzados al espacio para estudiar las enfermedades en astronautas.  Además, también ha recibido financiación para crear imitaciones de células cancerígenas con las que se pueda avanzar hacia un tratamiento mejorado de la enfermedad. 

Y además