Pasar al contenido principal

La desigualdad salarial se dispara: un CEO ya cobra 278 veces más que sus empleados y en 1965 cobraba "solo" 20 veces más

Elon Musk, CEO de Tesla
Elon Musk, CEO de Tesla. REUTERS/Mike Blake
  • Los CEO de las 350 compañías más grandes del mundo reciben salarios 278 veces más altos que la media de sus empleados, según un reciente estudio del Economic Policy Institute.
  • El informe señala que la desigualdad salarial se ha disparado en los últimos años; así, un CEO ganaba 20 veces más que un empleado en 1965, 58 veces más en 1989, 120 veces en 1995 y 278 veces en 2018.
  • Ese dato supone una leve disminución respecto a 2017, cuando el sueldo de un CEO superaba en 280,8 veces el de un empleado, y una bajada algo mayor respecto a 2007, cuando el salario de los directivos multiplicaba por 345 el de sus trabajadores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La concentración de la riqueza mundial cada vez en menos manos tiene su reflejo en el mundo corporativo. Así, los salarios que reciben los CEO de las principales compañías del mundo no dejan de crecer, mientras que los sueldos de sus empleados en muchos casos apenas consigue seguir el ritmo de la inflación.

Además, esta desigualdad salarial parece estarse agravando en los últimos años. Así lo confirma el último estudio del Economic Policy Institute, el que se calcula que los CEO de las 350 compañías más grandes del mundo reciben salarios 278 veces más altos que la media de sus empleados. El informe se ha realizado en EE.UU., pero arroja cierta luz sobre el desequilibrio mundial en el reparto de la riqueza.

Los responsables del estudio han calculado que el salario medio de los CEO en esas 350 grandes corporaciones se situó en 2018 entre los 14 y los 17,2 millones de dólares (entre 12,6 y los 15,5 millones de euros), dependiendo de si se tiene en cuenta las formas menos comunes de retribución, como las stock options. De este modo, al cruzar esa media con la de sus empleados, sale a la luz una diferencia escandalosa entre el líder y sus empleados.

Leer más: Quiénes son los 15 CEO mejor pagados del mundo

La desigualdad se ha disparado en los últimos 20 años

El Economic Policy Institute ha analizado la evolución de la relación entre el sueldo de los CEO y sus empleados desde hace más de 50 años, y los resultados evidencian que este es un fenómeno relativamente contemporáneo. Así, un CEO ganaba 20 veces más que un empleado en 1965, 58 veces más en 1989, 120 veces en 1995 y 278 veces en 2018.

Sin embargo, el aumento de la desigualdad entre la cúpula de una empresa y su plantilla no es lineal. De hecho, el dato correspondiente a 2018 supone una leve disminución respecto a 2017, cuando el sueldo de un CEO superaba en 280,8 veces el de un empleado, y una bajada algo mayor respecto a 2007, cuando el salario de los directivos multiplicaba por 345 el de sus trabajadores.

Leer más: Es hora de un 'better capitalism'

El Economic Policy Institute asegura que los altos directivos han aumentado más sus ingresos que otros miembros de la clase más privilegiada. De hecho, los sueldos de los CEO entre 1978 y 2018 han crecido más de un 1,000%, los de los trabajadores en lo más alto de la escala salarial un 339% y el índice bursátil S&P 500 se ha revalorizado un 706.7%. Mientras, el salario laboral medio de EE.UU. apenas se ha incrementado un 12%.

Cómo revertir esa desigualdad ayudaría a toda la economía

El instituto estadounidense asegura que "el pago desorbitado a los CEO son el principal contribuyente a la creciente desigualdad, pero podríamos eliminarlo de manera segura". De hecho, el estudio señala que la desigualdad priva a los trabajadores de los frutos de la prosperidad que crean y afirma que "la economía no sufriría ningún daño si los CEO cobraran menos o pagaran más impuestos".

Leer más: Las 10 personas que están transformando nuestra manera de entender el capitalismo

Así, el Economic Policy Institute propone "promulgar soluciones políticas que reduzcan los incentivos a los CEO para que negocien concesiones económicas", apostando por impuestos más altos para los ingresos más altos, por elevar el impuesto de Sociedades a las empresas con mayor desigualdad salarial entre jefe y empleados o crear la "tasa de un dólar", en la que la empresa paga un dólar en impuestos por cada dólar de más que paga a su CEO.

Además, apuesta por "reformar el gobierno corporativo para dar a otras partes interesadas mejores herramientas para ejercer un poder compensatorio contra las demandas salariales de los CEO", lo que se traduce en dar más poder a los accionistas de las empresas para decidir sobre la compensación de los altos ejecutivos.

Y además