Pasar al contenido principal

Las 10 personas que están transformando nuestra manera de entender el capitalismo

Better Capitalism
Transformadores: better capitalism
Hollis Johnson/Business Insider

Debido a la convergencia de factores —el legado de la crisis financiera, la llegada de los millennials a la población activa y una sociedad cada vez más polarizada— existe una llamada generalizade y urgente a reexaminar el capitalismo tal y como lo entendemos hoy en día.

Elegimos a 10 líderes que están luchando por mejorar la economía, las finanzas y el lugar de trabajo para el beneficio de todos los ciudadanos y cuyas ideas inevitablemente tendrán impacto más allá de los Estados Unidos.

Es un grupo dispar con diferentes visiones del mundo, pero todos están impulsados por el deseo de reformar nuestro sistema en lo que llamamos "Better Capitalism".

Las 10 personas que transforman nuestra forma de pensar sobre el capitalismo.
Business Insider

Sigue leyendo para ver la lista completa de las 10 personas que están transformando nuestra manera de entender el capitalismo.

Tarana Burke, la fundadora del movimiento Me Too, ha servido de inspiración para que los lugares de trabajo de todo Estados Unidos mejoren su cultura y su funcionamiento

Tarana Burke
Valerie Macon:AFP:Getty Images

Tarana Burke es la activista que acuñó el término "Me Too" en 2006 como una respuesta de empoderamiento frente al acoso y las agresiones sexuales y recientemente ha establecido el Movimiento Me Too como una organización sin ánimo de lucro que le permite continuar con su labor.

Burke quiere que quede claro que su misión no está ligada a la moda de las redes sociales que trajo como resultado la expulsión de prominentes ejecutivos y personalidades de la industria de la comunicación y el mundo del entretenimiento, comenzando con el productor de Hollywood Harvey Weinstein en 2017.

"Creo que en este momento una de las cosas más importantes es que la gente necesita entender que el movimiento Me Too no se trata de señalar y avergonzar", exlica Burke a Business Insider. "Deberíamos pensar en cómo cambiar la cultura, cómo cambiar los sistemas, y cambiar cosas que prevengan la violencia sexual". Su objetivo es que se de más atención a las víctimas que a los perpetradores.

#MeToo también trata de asegurar un ambiente cómodo para todos los empleados en su lugar de trabajo, libre de acosos. Burke explica que las conversaciones sobre el cambio de cultura pueden ser incómodas, pero que no deben hacer que los lugares de trabajo sean más tensos — esa no es la idea.

La manera de hacerlo, dice, es asegurarse de que las discusiones sobre lo que es apropiado en el lugar de trabajo "no sean conversaciones a puerta cerrada". Burke añade: "Tienen que ser muy abiertas y transparentes".

Larry Fink, el CEO de BlackRock, está exigiendo que los CEO generen valor a largo plazo guiados por un propósito

Larry Fink
Mat Szwajkos/Getty Images

Lo que dice Larry Fink importa.

El CEO de BlackRock —el mayor gestor de activos del mundo, con 6,4 billones de dólares en activos bajo gestión — generó mucha polémica en 2018 cuando en su carta anual al resto de directivos dijo: "Para prosperar con el tiempo, todas las empresas no solo deben ofrecer resultados financieros, sino también mostrar cómo contribuyen positivamente en la sociedad". A continuación, anunció que BlackRock solo haría negocios con determinadas empresas.

La carta de este año ha reforzado esa promesa.

Fink ha escrito lo siguiente a los directores ejecutivos: "El mundo depende de vosotros para que los negocios adopten y aboguen por un enfoque a largo plazo. En un momento de grandes trastornos políticos y económicos, vuestro liderazgo es indispensable".

Ahora existe un movimiento que cree que es momento de encontrar alternativas al cortoplacismo que ha reinado durante décadas, y Fink no es solo su mayor defensor, sino que se ha convertido en una de las principales voces de cómo podrían ser esas alternativas.

Diane Gherson, vicepresidenta senior de recursos humanos de IBM, está abordando la "brecha de habilidades"

Diane Gherson
Hollis Johnson/Business Insider

A medida que la automatización sustituya a millones de puestos de trabajo, necesitaremos replantearnos a fondo la educación profesional y la formación profesional. La directora de Recursos Humanos de IBM, Diane Gherson, está ofreciendo un claro ejemplo de lo que es posible.

Desde que asumió el cargo en 2013, Gherson ha supervisado la propia transformación de IBM, utilizando la misma tecnología que sustituirá a los puestos de trabajo para ayudar a los empleados de la empresa.

Por ejemplo, el programa Blue Matching potenciado por inteligencia artificial utiliza análisis predictivos para determinar las oportunidades de crecimiento, y el sistema CogniPay utiliza inteligencia artificial para proporcionar recomendaciones salariales a los gerentes.

El cambio a una empresa basada en las competencias en lugar de basarse únicamente en los currículums y el número de empleados, permite una mayor reserva de talentos. Si un puesto es eliminado, esos empleados no necesariamente necesitan ser despedidos. Además, no todos los solicitantes de empleo necesitan títulos universitarios.

"¿Qué vamos a hacer? ¿Dejar a toda esta gente atrás?", explica a Business Insider. "Esa es nuestra base de talento. Así que tenemos que encontrar maneras de prepararlos para trabajar y el hecho de que no tengan un título no es el fin del mundo, pero sí necesitan ponerse en camino para conseguir buenos trabajos".

Jay Coen Gilbert, cofundador de B Lab, quiere llevar al mundo más allá de las prioridades de los accionistas

Jay Coen Gilbert
Courtesy of B Lab

A finales de 2001, Jay Coen Gilbert tuvo una serie de semanas emocionalmente difíciles, incluyendo que su hermana fue una de las supervivientes de los ataques del 11 de septiembre. Todas esas experiencias personales le hicieron darse cuenta de que quería hacer algo más que simplemente crear empresas.

Después de vender una empresa de ropa que ayudó a formar, Coen Gilbert se puso a trabajar en B Lab en 2005 como una forma de contrarrestar lo que él veía como los efectos tóxicos de la primacía de los accionistas.

B Lab es una organización sin fines de lucro que otorga la certificación de "B Corp" a empresas socialmente responsables. Sus esfuerzos y los de su equipo han llevado a más de 30 estados americanos y a otros dos países a aprobar leyes que permiten a las compañías registrarse como "empresas socialmente responsable", inculcando los valores de las partes interesadas en sus estatutos.

Coen Gilbert quiere que grandes empresas, también entre las cotizadas en bolsa, asuman estos compromisos. Ahora hay 2.800 corporaciones con la certificación de B Corp y 8.000 empresas "socialmente responsables".

"No podemos crear una economía que funcione para todos si las empresas más grandes de la economía se mueven en una dirección diferente", dijo. "Eso no funciona".

Sarita Gupta, co-directora ejecutiva de Jobs with Justice, se asegura de que 'el futuro de los trabajadores' no se pierda en 'el futuro del trabajo'

Sarita Gupta
Jobs With Justice

Estamos hablando constantemente sobre "el futuro del trabajo", pero Sarita Gupta se está asegurando de que "el futuro de los trabajadores" no se pierda en esa discusión.

Como directora durante mucho tiempo del grupo de derechos sindicales Jobs with Justice, Gupta ha utilizado su red para presionar con éxito para que se proteja el salario mínimo y las horas extras2 millones de trabajadores de cuidados en el hogar, consiguiendo que San Francisco aprobara una carta de derechos de los trabajadores de las tiendas de venta al por menor, y aumentando el salario mínimo en Nueva York y Massachusetts.

En la actualidad, Gupta se centra sobre todo en encontrar formas de capacitar a los empleados para negociar con los que están a cargo de sus puestos de trabajo, especialmente si son subcontratados. Esto es una prolongación de su visión sobre el futuro del trabajo. Quiere que nos demos cuenta de que estamos a cargo de cómo se desarrolla esta "cuarta revolución industrial".

"No deberíamos tener la inevitabilidad incorporada", nos dijo. "En realidad, deberíamos estar en una investigación activa entre todas las partes interesadas, pensando en cómo garantizar que los cambios que están ocurriendo en nuestra economía también garanticen que los trabajadores puedan tener dignidad en su trabajo, además de poder vivir una vida digna".

Leer más: Que no te engañen: en realidad, los ricos no crean los puestos de trabajo

Nick Hanauer, fundador y CEO de Civic Ventures, ha ayudado a impulsar los aumentos del salario mínimo en los Estados Unidos

Nick Hanauer
John Vicory

Nick Hanauer es un inversor rico que piensa que el capitalismo es la mejor herramienta que tenemos para aumentar la prosperidad.

"Pero es completamente deshonesto mantener ese punto de vista — como todos mis amigos capitalistas — y también creer que todo el sistema se derrumbará si a los capitalistas se nos exige que paguemos a nuestra gente lo suficiente para vivir dignamente sin depender de los cupones de alimentos y el EITC (crédito tributario por ingresos obtenidos)", dijo a Business Insider.

"En mi opinión, cualquier compañía o industria que no pueda cumplir con ese estándar es parasitaria e ilegítima — o los líderes son incompetentes y deberían encontrar otras líneas de trabajo".

Hanauer hizo su fortuna invirtiendo en Amazon en sus primeras etapas y vendiendo su compañía a Microsoft por 6.400 millones de dólares en 2007. Siempre ha sido políticamente activo, pero tras la crisis financiera decidió que usaría su dinero para empujar contra las políticas neoliberales que se convirtieron en ortodoxas en los años ochenta.

Formó un think tank, Civic Ventures, en su ciudad natal de Seattle, y logró presionar para que se aumentara el salario mínimo y se fortalecieran las leyes sobre armas en el estado de Washington.

Hanauer está adoptando un enfoque más nacional, difundiendo su mensaje a través de su popular podcast "Pitchfork Economics".

Rose Marcario, CEO de Patagonia, ha logrado priorizar las políticas ambientales mientras hace crecer el negocio

Rose Marcario
Tommaso Mei/Patagonia

Rose Marcario ha llevado la alineación de las ganancias de Patagonia con el propósito de aspirar a un nivel superior, abarcando tanto su papel de "la empresa activista" como el de líder en las mejores prácticas de sostenibilidad.

Marcario se incorporó a Patagonia como jefa de operaciones y directora de finanzas en 2008 y se convirtió en CEO en 2013; en ese tiempo, la compañía cuadruplicó sus ingresos y duplicó sus decisiones de beneficio ambiental.

Hizo que Patagonia demandara a la administración Trump después de que esta redujera drásticamente el tamaño de un monumento nacional, y antes había encabezado con éxito un boicot a un recinto ferial cuando el gobernador de Utah apoyó esa reducción. En las mid-terms Patagonia se asoció con Levi's para conseguir que 400 empresas dieran tiempo libre a sus empleados para votar.

Marcario ha supervisado los cambios en las cadenas de suministro y producción de Patagonia, reduciendo los residuos y desarrollando tanto materiales para prendas de vestir sostenibles como prácticas agrícolas regenerativas. Patagonia sigue siendo privada, pero ha compartido sus hallazgos con una red de grandes corporaciones públicas como Walmart, Nike y Adidas.

"Todos con los que trabajo, desde los CEOs de grandes empresas públicas hasta empresas privadas, reconocen que las cosas necesitan cambiar", explica Marcario a Business Insider. "Y el capitalismo necesita evolucionar si queremos tener un planeta sano y gente sana en el planeta".

Anna Mason, socia de Revolution's Rise of the Rest Seed Fund, está estimulando la puesta en marcha de las incipientes startups en los Estados Unidos

Anna Mason
Courtesy of Revolution

Desde que Revolution se unió a la empresa de capital de riesgo de Steve Case en 2016, Anna Mason ha ayudado a llevar su iniciativa "Rise of the Rest" al siguiente nivel.

Mason planea la gira anual del autobús "Rise of the Rest" por ciudades estadounidenses que tienen mesas redondas y reuniones con startups emergentes y ayuda a determinar cómo gastar su fondo semilla de 150 millones de dólares.

"A veces me refiero a mí misma como la red social humana", nos explica. Se reúne personalmente con 400 a 500 personas en cada ciudad dentro de la red de la iniciativa, y examina a casi el mismo número de empresas.

Ha establecido conexiones entre startups, grandes corporaciones, políticos y otros líderes comunitarios de todo el país, tanto dentro de una región en particular como en toda la familia "Rise of the Rest". Mason suele pasar cuatro o cinco meses en cada ciudad antes de una gira y continúa buscando oportunidades de inversión en todo el país.

El tiempo extra que invierte en ello, dijo, hace que el equipo Rise of the Rest sea un aliado en lugar de un grupo de forasteros que se abalanzan sobre él. "Hay algo realmente poderoso en conocer a la gente donde están".

Peter Scher, director de responsabilidad corporativa de JPMorgan Chase, está invirtiendo en ciudades subdesarrolladas de todo el mundo

Peter Scher
Hollis Johnson/Business Insider

Todas las grandes corporaciones tienen un brazo filantrópico, pero desde 2014 JPMorgan Chase ha desarrollado uno propio que compite con las principales fundaciones en escala.

Peter Scher supervisa estas inversiones, que van camino de pasar de los 250 millones de dólares del año pasado a 350 millones de dólares en 2019.

Entre ellas se incluye la iniciativa AdvancingCities, que desarrolla sectores empresariales en regiones subdesarrolladas de todo el mundo a través de subvenciones y préstamos para pequeñas empresas, y una inversión de 350 millones de dólares anunciada recientemente a lo largo de cinco años en programas de capacitación en todo Estados Unidos.

"Parte de lo que se dice es de acuerdo, el sector público tiene sus planes, el sector privado tiene los suyos. ¿Cómo haces para que todas esas cosas funcionen juntas de una manera impactante?" Scher le dice a Business Insider.

"El financiamiento asequible de la deuda y las políticas públicas son dos áreas que creemos que podemos usar para escalar algunos de los modelos que funcionan".

Elizabeth Warren, la senadora estadounidense por Massachusetts (Demócrata), está luchando por mejorar el capitalismo

Elizabeth Warren
Hollis Johnson/Business Insider

Elizabeth Warren tiene un sentimiento de urgencia.

La senadora demócrata de Massachusetts, de 69 años, ha luchado por una economía más justa desde que entró en la esfera política tras la crisis financiera. Ahora, ella ha hecho toda una apuesta presidencial alrededor de esa cruzada.

"Durante los últimos 30 años hemos puesto el sello de aprobación estadounidense a las corporaciones gigantescas, incluso cuando han ignorado los intereses de todos los estadounidenses, salvo en una pequeña porción", escribió en el Wall Street Journal el año pasado. "Deberíamos insistir en un nuevo pacto".

Su Ley de Capitalismo Responsable, presentada el año pasado, es un modelo para sus valores fundamentales. El proyecto de ley requeriría que las corporaciones más grandes soliciten un acta constitutiva que reconozca su mayor compromiso con todas las partes interesadas (como una certificación B Corp reconocida federalmente), y que los empleados elijan al 40% de los miembros de la junta directiva.

También está a favor de que las compañías revelen públicamente sus emisiones de gases de efecto invernadero, y de que los reguladores refuercen las leyes antimonopolio de Estados Unidos (esto obligaría a las compañías tecnológicas más grandes a dividir algunos de sus negocios).

"Miro a mi alrededor y veo que este gobierno funciona muy bien para los de arriba", explicó en "Pod Save America" en febrero. "Quiero hacer que este gobierno funcione bien para todos los demás. Por eso estoy en él".

 

Y además