Pasar al contenido principal

Las diferencias clave entre paracetamol y el ibuprofeno que debes saber

Descubre en qué se diferencian el paracetamol y el ibuprofeno.
Getty Images
  • El paracetamol e ibuprofeno son dos analgésicos que se utilizan de forma habitual e indistintamente en los hogares españoles, pero no son lo mismo.
  • El paracetamol permite aliviar el dolor y disminuir la fiebre mientras que el ibuprofeno también tiene un efecto antiinflamatorio y su uso no está recomendado durante el embarazo.
  • Ambos medicamentos son seguros en un principio, pero pueden llegar a comportar ciertos riesgos ante diversas patologías.

La automedicación está a la orden del día y el paracetamol e ibuprofeno son los reyes del cóctel de pastillas que es habitual encontrar en los botiquines de los hogares españoles. Dos de los analgésicos de uso más común a escala mundial con los que la gente trata de paliar diferentes tipos de dolor. Aunque la gente a veces los utilice indistintamente, no son lo mismo.

El paracetamol se comercializa bajo diferentes nombres, como Gelocatil o Efferalgan, y tiene propiedades analgésicas y antipiréticas, según las cuales permite aliviar el dolor y disminuir la fiebre. "Es completamente seguro durante el embarazo y la lactancia materna siempre que no existan problemas de alergia al mismo", asegura la doctora de Sanitas, Sofía Rodríguez García.

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo que comparte las funciones de antipirético y analgésico con el paracetamol. A diferencia de este, el ibuprofeno también tiene un efecto antiinflamatorio y su uso no está recomendado durante el embarazo "debido al riesgo potencial de inhibir la síntesis de prostaglandinas en el neonato", cuenta la doctora Rodríguez.

Leer más: Medicamentos que debes evitar en vuelos de larga distancia

De este modo, ante estados febriles, dolores de una intensidad de leve a moderada (dental, óseo, postquirúrgico y cefaleas no migrañosas) o artromialgias asociadas a procesos infecciosos agudos (equivalente a un dolor a nivel muscular y articular de carácter inespecífico) se recomienda el uso del paracetamol.

El ibuprofeno también se puede utilizar para estados febriles y dolores de una intensidad de leve a moderada. También permite tratar los síntomas de la artritis, artrosis y espondilitis anquilosante (artritis de la columna vertebral), de la inflamación no reumática y del dolor menstrual. 

Ambos medicamentos son seguros pero conllevan ciertos riesgos ante diversas patologías. Se desaconseja el ibuprofeno en pacientes con problemas gástricos, insuficiencia renal o hepática o en aquellos que estén tomando medicación antihipertensiva o anticoagulante por alto riesgo de interacción. El paracetamol no es recomendable en el caso de que exista una insuficiencia hepática o renal, cuenta la doctora.

Sea como sea, los expertos recomiendan no abusar de estas medicinas y consultar al médico de cabecera acerca de su uso en caso de que los dolores no remitan o se intensifiquen. 

Te puede interesar