El ejercicio intenso y frecuente puede aumentar el riesgo de ELA en personas predispuestas a desarrollar la enfermedad, según un estudio

personas haciendo ejercicio
Unsplush/GRAHAM MANSFIELD
  • Investigadores británicos han encontrado que el ejercicio intenso y regular puede aumentar el riesgo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en personas genéticamente predispuestas a desarrollar la enfermedad.
  • El estudio también evidenció que los genes que aumentan el riesgo de este daño en la neurona motora cambian su comportamiento en respuesta al ejercicio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Como alguna vez has podido comprobar, pasarse con el ejercicio no es bueno

No solo por el agotamiento y las agujetas que tendrás días después. Además variados estudios han apuntado ya que excederse en la intensidad de la actividad física no reporta beneficios extra en lo que se refiere mejorar tu salud.

En línea con esta idea, un reciente estudio ha vinculado el ejercicio regular e intenso con mayores riesgos de daño en las neuronas motoras en personas genéticamente predispuestas a desarrollar esta enfermedad.

La esclerosis lateral amiotrófica ( ELA) es un tipo de enfermedad neuromusculares, que puede producir una parálisis muscular progresiva.

Se caracteriza por una degeneración gradual de las neuronas motoras en la corteza cerebral, tronco del encéfalo y médula espinal, como explica la Asociación Española de ELA. La consecuencia es una debilidad muscular que puede avanzar hasta la parálisis. "Amenaza la autonomía motora, la comunicación oral, e incluso la respiración, haciendo que el paciente necesite cada vez más ayuda para realizar las actividades de la vida diaria, volviéndose más dependiente".

El papel del ejercicio físico en el desarrollo de esta enfermedad es actualmente controvertido. Si bien se sabe que en su aparición entran en juego factores genéticos y ambientales, aún no sé conoce con claridad en qué manera esto influye.

Científicos de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) han llevado a cabo una investigación centrada en avanzar en el entendimiento de estas interacciones genéticas y ambientales, con el foco puesto en el deporte.

"Hemos dicho de manera concluyente que el ejercicio es un factor de riesgo para la enfermedad de las neuronas motoras. El número de atletas de alto perfil afectados con ELA no es una coincidencia", afirma a la BBC, Johnathan Cooper-Knock, uno de los investigadores.

El estudio, publicado recientemente en EBioMedicine, se basó en datos genéticos relativos a medio millón de personas de UK Biobank, —una enorme base de datos de Reino Unido diseñada para ayudar a los científicos a decodificar los factores genéticos y ambientales que llevan a algunas personas a desarrollar enfermedades mientras que otras no—.

El análisis evidenció una relación causal entre la predisposición genética al ejercicio frecuente y extenuante en el tiempo libre y la ELA. —Regular y extenuante se definió como más de 15-30 minutos en más de 2-3 días a la semana—. 

Asimismo, el estudio también detectó que muchos de los genes que se sabe que aumentan el riesgo de enfermedad de la neurona motora cambian su comportamiento en respuesta al ejercicio.

"Nuestro enfoque de RM sugiere una relación causal positiva entre la ELA y el ejercicio físico. Es probable que el ejercicio cause daño a las neuronas motoras solo en pacientes con un genotipo de riesgo. De acuerdo con esto, hemos demostrado que los genes de riesgo de ELA se activan en respuesta al ejercicio", escribieron los autores.

Entre otras de las conclusiones también está que las personas con la mutación más común relacionada con la aparición de la enfermedad parecen aumentar el riesgo de desarrollar esta a una edad más temprana si hacen ejercicio intenso.

Pero, obviamente, esto no significa que hacer ejercicio conduzca directamente a dañar las neuronas motoras.

El punto de vista de los científicos está encaminado en poder avanzar hacia una medicina personalizada más eficaz. No recomiendan, por tanto, dejar de hacer actividad física de forma generalizada "eso haría más daño que bien", remarcan en la BBC.

Más bien se trata de promover la investigación hacia formas de evaluar a las personas que pueden estar en mayor probabilidad de ELA para brindarles consejos más concretos que puedan minimizar estos riesgos.

Otros artículos interesantes:

Si te has aficionado al entrenamiento HIT cuidado, un nuevo estudio afirma que demasiado ejercicio de alta intensidad puede ser malo para tu salud

10 errores que jamás debes cometer en el gimnasio

Adiós al mito: sudar mucho durante el ejercicio físico podría significar que estás en mejor forma física, según una experta en sudoración