Si te has aficionado al entrenamiento HIT cuidado, un nuevo estudio afirma que demasiado ejercicio de alta intensidad puede ser malo para tu salud

gente haciendo ejercicio en el gimnasio

Reuters/  NACHO DOCE

  • El entrenamiento de alta intensidad HIT ofrece numerosos beneficios para la salud, entre ellos quemar grasa de manera efectiva, sin requerir mucho tiempo.
  • Pero si te has aficionado a estos ejercicios, no te extralimites. Un estudio ha encontrado que practicar HIT de manera excesiva puede conllevar daños en tus mitocondrias, generadoras de energía de tus células.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El entrenamiento de alta intesidad, conocido como HIT, es el nuevo fenómeno de moda para ponerse en forma.

Consiste en alternar repeticiones breves de ejercicio intenso con minutos de menor ritmo o descansos. Y es perfecto para aquellos que se escundan en la falta de tiempo para no hacer deporte: con 10 minutos de entrenamiento es suficiente. Los beneficios que aporta además, no son pocos: mejora la aptitud aeróbica, la presión arterial, la cantidad de azúcar en sangre y quema grasas como pocos.

No es de extrañar que mucha gente se haya decidido por este tipo de cardio para tonificar su cuerpo y mantenerse en forma. Pero puede que el escaso tiempo que requiere (aunque también suponga llevar a tu cuerpo al límite) te haya llevado a ponerlo en práctica casi de manera diaria.

Si es así cuidado, que el entrenamiento HIT conlleve beneficios para la salud no significa que por hacerlo más obtengas mejores resultados. Es más, podría ser incluso contraproducente para tu salud, según las conclusiones de un reciente estudio.

Investigadores de la Escuela Sueca de Ciencias del Deporte y la Salud y el Instituto Karolinska, de Estocolmo, han detectado que aquellas personas que practicaban un entranamiento HIT casi todos los días mostraban daños en sus mitocondrias, elementos que actúan como generadores de energía de cada una de tus células.

Estos problemas mitocondriales comenzaban a revertir cuando descendía el ritmo de entrenamiento, pero sin llegar a estados previos al cambio. Es decir, cierto daño persistía.

Para el estudio, publicado en Cell Metabolism, se contó con la participación de 11 voluntarios (de ambos sexos) sanos que hacían ejercicio pero no de manera profesional. 

14 beneficios del ejercicio de cardio que demuestran por qué deberías realizarlo

Todos ellos fueron sometidos a un programa de ejercicios en el cual la primera semana debían realizar dos sesiones de HIT — consistía en intervalos de cuatro minutos cinco veces en una bicicleta estática, con tres minutos de descanso en el medio—.

La segunda semana se sumó una sesión más de entrenamiento y se amplió a 8 minutos la duración de los intervalos. En la tercera semana entrenaros durante 5 días con ráfagas de ejercicio entre 4 y 8 minutos. Por último la cuarta semana se redujeron a la mitad las sesiones y la intensidad. Durante todo este tiempo los investigadores llevaron a cabo pruebas de estado físico de los participantes.

Los resultados mostraron que en la segunda semana los voluntarios estaba en mejor forma: pedaleaban más fuerte, mostraban mejor nivel de azúcar en sangre y tenían más mitocondrias en sus células musculares que producían más energía.

Pero a partir de la tercera semana, cuando el entrenamiento HIT era de 5 sesiones diarias,  la capacidad de pedaleo disminuyó y las mitocondrias de los voluntarios mostraban un descenso en su capacidad de producir energía del 60%. También se redujo el control del azúcar con picos y caídas oscilantes a lo largo del día.

La guía perfecta para hacer sentadillas: consejos que debes seguir y diferentes tipos

Tras la semana siguiente, en la que se redujo la intensidad y sesiones del entrenamiento, las mitocondrias mostraron una mejora, pero aún eran un 25% menos eficientes que en su punto óptimo alcanzado la segunda semana. 

Los niveles de azúcar en sangre también se estabilizaron, no en la misma medida que antes. Aunque los voluntarios podían pedalear incluso con más energía que en la segunda semana.

Aunque se trata de un estudio muy pequeño y centrado en el corto plazo, los hallazgos pueden indicar que un exceso de ejercicio de elevada intensidad no es lo adecuado cuando se quiere mejorar la salud.

Estas conclusiones van en la línea de un estudio anterior que encontró que aquellas personas que llevaban a cabo rutinas HIIT tres veces a la semana no mejoraron su presión arterial o su grasa corporal al mismo nivel que  quien llevaron a cabo ejercicio más moderado cinco veces a la semana.

Por ello, si estás pensando en empezar con el entrenamiento HIT, quizá te compense no pasarte, prueba a practicarlo un par de veces a la semana y el resto haz actividades menos intensas como salir a pasear o cuidar el jardín si no quieres quedarte en el sillón.

Otros artículos interesantes:

7 canales de Youtube para hacer ejercicio en casa

La mejor hora del día para hacer deporte, según la ciencia

Cómo andar 10.000 pasos al día: consejos para conseguir la cifra diaria que aconsejan los expertos

Te recomendamos

Y además