Elon Musk no puede insultar a Twitter: los detalles más extraños del acuerdo de compra de la red social

Elon Musk no puede insultar a Twitter, como parte de un acuerdo establece ciertas reglas para asegurar que ambas partes se centren en cerrar el acuerdo de compra.
Elon Musk no puede insultar a Twitter, como parte de un acuerdo establece ciertas reglas para asegurar que ambas partes se centren en cerrar el acuerdo de compra.

Jae C. Hong/AP 

Twitter tendrá que pagar a Elon Musk 1.000 millones de dólares si se retira del acuerdo. Del mismo modo, Musk tendrá que pagar a la compañía la misma cantidad si se echa atrás. 

Elon Musk y Twitter han fijado términos y condiciones para asegurarse de que se atienen a cerrar la oferta de compra del multimillonario de 41.000 millones de euros para excluir a la red social de la bolsa.

Según una nueva presentación ante la SEC ?el regulador estadounidense del mercado de valores? publicada el miércoles, cada parte se compromete a pagar a la otra una penalización de 1.000 millones de dólares en caso de no cumplir el acuerdo. 

Otros detalles incluyen la garantía de que ambas partes no se distraigan con acontecimientos externos que puedan afectar al valor de Twitter antes de que se cierre el acuerdo. 

Estos son algunos de los detalles extraños que aseguran que Musk y Twitter se centren en cerrar una de las adquisiciones empresariales más importantes de los últimos años.

Si cualquiera de las partes se retira del acuerdo, tiene que pagar a la otra parte una comisión de cancelación de 1.000 millones

El acuerdo exige que Twitter detenga las negociaciones con cualquier otro comprador potencial. También tiene que dejar de buscar activamente otros compradores. 

Sin embargo, si un comprador potencial se pone en contacto con Twitter y la empresa está interesada, Twitter tendrá que decírselo a Musk y concederle cuatro días para que haga una oferta mejor. Si Musk lo hace, Twitter tiene la obligación de mantener el acuerdo con él. Si Twitter se decanta por otra oferta mejor, la empresa tendrá que pagar a Musk los 1.000 millones de dólares de rescisión.

La compra de Twitter por Elon Musk representa una nueva y escalofriante amenaza: 'trolls' multimillonarios apoderándose de redes sociales

Elon Musk dijo que quiere comprar Twitter porque cree "en su potencial para ser la plataforma de la libertad de expresión en todo el mundo".

Musk tendrá que pagar la comisión de rescisión si no consigue fondos para financiar el acuerdo o cambia de opinión sobre la compra de la empresa. Hasta la fecha, el multimillonario ha conseguido alrededor de 13.000 millones de dólares en financiación de la deuda, 21.000 millones de dólares de su propio capital y otros 12.500 millones de dólares a través de un préstamo marginal que está garantizado en parte por sus acciones de Tesla.

El acuerdo se cerrará el 24 de octubre, aunque la fecha de finalización podrá prorrogarse seis meses si Musk o Twitter necesitan más tiempo para cumplir ciertas condiciones legales o reglamentarias.

Musk debe abstenerse de insultar a Twitter en Twitter

Perfil de Twitter de Elon Musk

El acuerdo del miércoles exige que Musk se comporte bien en la red social. Sus tuits no deben "desprestigiar a la empresa ni a ninguno de sus representantes", aunque Musk "podrá emitir tuits sobre la fusión o las transacciones contempladas en ella".

Esta medida probablemente se deba a la preocupación por cómo los tuits de Musk a sus 86 millones de seguidores pueden influir sobre la opinión pública acerca de la plataforma. 

Parece que Musk podría haber sabido que esa cláusula se avecinaba: a principios de este mes, borró varios tuits en los que criticaba a Twitter. 

Sin embargo, la declaración aparentemente no impide que Musk se burle de los demás. La semana pasada, el fundador de Tesla tuiteó una comparación burlona de Bill Gates. 

Ni Musk ni Twitter pueden utilizar las críticas públicas contra cualquiera de las partes o el COVID-19 como razones para rescindir el acuerdo

El acuerdo del miércoles establece otras normas para garantizar que tanto el magnate de Tesla como Twitter no se distraigan por cualquier reacción o acontecimiento externo y se comprometan a cerrar el acuerdo. 

El documento dice que las reacciones públicas contra Musk o Twitter no pueden ser razones para salirse del acuerdo.

Los expertos apuntan a un posible éxodo en Twitter tras la compra de Elon Musk: "Todo gira en torno a Elon"

La cláusula tiene implicaciones prácticas; los críticos han alzado la voz sobre los planes de Musk para la red social. Ahora que se espera que él dirija la compañía, esas voces probablemente se harán más fuertes. La senadora estadounidense Elizabeth Warren, del Partido Demócrata, tuiteó el lunes que la compra de Twitter por parte de Elon Musk es "peligrosa para nuestra democracia". 

El acuerdo también dice que el COVID-19 (o cualquier pandemia o epidemia en realidad), los ciberataques o cualquier cambio regulatorio imprevisto, entre otros factores, no pueden utilizarse como excusas para que cualquiera de las partes se salga del acuerdo.

El acuerdo deja claro que Musk fusiona Twitter con otra empresa, no la adquiere

El acuerdo deja claro que Twitter se fusionará con otra empresa que es propiedad de Musk. Esto no es lo mismo que si Musk comprara Twitter directamente, lo que se considera un procedimiento más hostil.

Musk ya ha sentado las bases para la fusión. Ha creado para ello tres sociedades instrumentales distintas llamadas X Holdings I, II y III. Las empresas fueron creadas para adquirir o fusionarse con Twitter, "directa o indirectamente", según los archivos presentados ante la SEC.

Business Insider se ha puesto en contacto con Twitter y Elon Musk para recibir comentarios y detalles sobre la operación.

Otros artículos interesantes:

La compra de Twitter por Elon Musk reaviva el debate de la libertad de expresión en plataformas mientras Europa avisa: "Aquí se cumplen nuestras reglas"

La verdadera historia de Twitter

Qué pueden aprender otros CEO de la agresiva y nada ortodoxa compra de Twitter por parte de Elon Musk

Te recomendamos