Pasar al contenido principal

Greta Thunberg tendría que coger 380 veces el tren de Lisboa a Madrid para generar las mismas emisiones que un avión cubriendo el mismo trayecto

Greta Thunberg llega a Madrid
Reuters
  • Greta Thunberg tendría que recorrer su trayecto en tren entre Lisboa y Madrid cerca de 400 veces para causar el mismo impacto que si hubiera venido en avión.
  • Es imposible hacer un cálculo preciso de la huella de carbono de cada transporte, ya que hay muchos factores interviniendo, pero son aproximaciones realizadas con herramientas de la fundación ECODES.
  • La activista climática de 16 años ha llegado a Madrid lista para participar en la gran manifestación que recorrerá la capital española y para acudir a la Cumbre del Clima, la COP25.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es imposible calcular con exactitud la cantidad de carbono emitido que ha provocado la activista Greta Thunberg en su viaje en el tren nocturno desde la estación de Santa Apolonia en Lisboa hasta llegar este viernes por la mañana a Chamartín.

Pero sí se pueden hacer aproximaciones.

El Trenhotel Lusitania que conectan las capitales de España y Portugal recorre los 662 kilómetros de su línea férrea en algo más de 10 horas. Por eso el trayecto se suele hacer de noche y venden billetes para sus pequeñas habitaciones en los vagones donde poder pasar la noche. Dos tercios de su viaje lo hace conectado a otro trenhotel que va al sur portugués y que conecta con el País Vasco.

El problema es que de estos 662 kilómetros, al menos 204 que transcurren entre la localidad portuguesa de Vilar Formoso y el municipio español de Medina del Campo son de vía sin electrificar, motivo por el cual el convoy depende en este trayecto en concreto de locomotoras diésel de la serie 5600 de la CP, Comboios de Portugal, la Renfe del país vecino.

Leer más: Más allá de Greta Thunberg: 6 jóvenes españoles líderes de la lucha contra el cambio climático

Cientos de matices aquí: la cantidad de emisiones por CO2 que pueda despedir un tren como el Lusitania dependerá de la tara —peso—, las cuestas y rampas del trayecto, del número de pasajeros.

La página web Co2nnect ha hecho, en cualquier caso, una aproximación de lo que emite por pasajero cada transporte; desde motos de nieve hasta embarcaciones motorizadas o transbordadores. Los datos son extraídos del Departamento de Medio Ambiente del Reino Unido.

Según este trabajo, un tren diésel emite 0,06 kilos de CO2 por kilómetro recorrido y por pasajero. En el caso del tren eléctrico, la cifra no varía demasiado: 0,065.

En total, por un viaje de 10 horas en tren, Greta Thunberg habrá generado esta noche 42,16 kg de CO2.

Si hubiera ido en coche con tres acompañantes, habría generado más de 400 kg.

Y todavía se le podrían poner peros al viaje de Greta Thunberg en tren: el trenhotel Lusitania recorre buena parte de su trayecto dependiendo de una locomotora de la serie 5600.

Esta locomotora de la operadora de trenes portuguesa es la que menos energía devuelve a la catenaria tras su consumo: solo un 18%, como recoge este informe sobre la viabilidad del tren como transporte sostenible.

Si la adolescente hubiese hecho el trayecto entre Madrid y Lisboa en un avión de apenas 150 pasajeros, tipo Airbus A-319 como los que operan las aerolíneas low-cost, habría generado en un solo viaje 15.937 kg de CO2.

Son cálculos realizados y basados en aproximaciones con la herramienta CeroCO2, de la fundación ECODES.

Ahora bien, ¿en qué se traduce esto? Para generar la misma emisión de CO2 que habría generado en un avión, Greta Thunberg tendría que haber cogido 380 veces el trenhotel Lusitania.

En la actualidad, el tren es uno de los medios de transportes menos contaminantes. Su huella de carbono es mucho menor a los medios diésel o gasolina como el coche, o los aviones. Por este motivo, la famosa activista sueca, que ya ha llegado a Madrid para acudir a la Cumbre del Clima, ha ido y venido de América cruzando el Atlántico en barco.

Leer más: La preocupante alerta de la ONU: el cambio climático puede provocar la desaparición del turismo

De hecho, Thunberg fue a Nueva York en un velero ecológico, el Malizia II. Esta semana regresó a Europa, concretamente a Lisboa, a bordo de un catamarán, La Vagabonde.

Greta Thunberg responde a sus críticos

Precisamente a su llegada al puerto lisboeta, Thunberg fue preguntada por un periodista acerca de las alternativas a viajar. "No todo el mundo va a cruzar el Atlántico en barco", reconoció, pero abordó el problema de este modo: criticando que a día de hoy es "imposible viajar de forma sostenible".

"Yo no digo a la gente cómo tiene que viajar, pero hay alternativas. No puedo decir a nadie qué debe hacer", se limitó a responder.

Greta Thunberg ha llegado a España para acudir a la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. En otras palabras, la COP25 o la Cumbre del Clima, que arrancó el pasado lunes en el recinto ferial de Madrid, el Ifema, y se extenderá hasta el próximo día 13.

Fruto de esta visita, Thunberg acudirá este viernes a la manifestación por el clima que colectivos de Madrid están preparando, por lo que la capital española será foco mundial de la protesta por el clima este fin de semana.

Y además