Pasar al contenido principal

La energía nuclear es demasiado lenta y poco eficiente para luchar contra el cambio climático, según un informe

Central nuclear
Gettyimages
  • La energía nuclear pierde fuerza en favor de las renovables, que son mas eficientes en capacidad y coste, según el informe anual World Nuclear Industry Status Report.
  • El coste de generación de energía solar oscila entre los 36 y los 44 dólares por MW/h, el de la eólica terrestre entre 29 y 56 dólares por MW/h y el de la energía nuclear asciende a entre 112 y 189 dólares por MW/h.
  • China, el país que más invierte en nuclear destinó a esta fuente de energía 6.500 millones de dólares en 2018, mientras que en renovables invirtió 91.000 millones de dólares.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La energía nuclear pierde fuerza como fuente alternativa a los combustibles fósiles y lo hace, como se puede prever, en favor de las renovables. Los reactores nucleares resultan menos competitivos en términos de costes y capacidad y cada vez son más lentos a hora de revertir las emisiones de gases de efecto invernadero frente a las energías renovables.

Según el informe anual World Nuclear Industry Status Report, las nuevas plantas eólicas y solares compitieron, en lo que va de año, contra las nucleares y demostraron ser eficientes en términos de costes. “Las alternativas no nucleares supusieron un ahorro superior en emisiones de carbono por dólar”, afirma el informe. 

Parece que todo son ventajas para las energías verdes pues el coste de la nuclear es mucho mayor, apunta el documento. De hecho, el coste generación de energía solar oscila entre los 36 y los 44 dólares por MW/h, mientras que el de la eólica terrestre se encuentra entre los 29 dólares y los 56 dólares por MW/h y el coste de la energía nuclear asciende a una cifra entre 112 y 189 dólares por MW/h. 

Leer más: Así será la mayor granja eólica marina del mundo que estará lista en 2020 y abastecerá a 1 millón de hogares

Además, mientas que el precio de construcción y mantenimiento de una planta solar durante su tiempo de vida cayó drásticamente en el caso de la solar, hasta un 88%, y en el de la eólica, un 69%; no sucede lo mismo con la nuclear, cuyo coste aumentó un 23%. 

Lo mismo apuntan las tendencias globales. El pasado año la capacidad nuclear alcanzó un nuevo máximo histórico: con un crecimiento de un 3,4%  alcanzó los 370 GW. Aún así, la curva de crecimiento de las renovables es más alta y la nuclear representa sólo un 10% de la tarta energética. 

Los flujos del capital respaldan todas esas tendencias. Si bien China es el  inversor más agresivo en energía nuclear del mundo e invirtió en esta fuente de energía 6.500 millones de dólares en 2018, la cifra que destinó a renovables asciende a 91.000 millones de dólares. Algunas plantas nucleares están todavía en construcción en China, sin embargo, no se ha arrancado ningún nuevo proyecto desde 2016. 

Leer más: La primera carretera solar de Francia es un fracaso, poco eficiente, ruidosa y frágil: así se compara con otros proyectos alrededor del mundo

En Estados Unidos se espera que la capacidad de potencia renovable aumente en 45 GW en los próximos tres años mientras que la nuclear y la generación tradicional se reducirá en 24 GW netos. 

Además, señala el documento, en muchos países el cierre de reactores que no eran rentables no supuso directamente reducir las emisiones de CO2 pero, indirectamente, podría suponer un ahorro en emisiones de carbono que cerrar una planta de generación tradicional.

Construir una planta nuclear requiere entre 5 y 17 años más que construir una instalación solar o eólica terrestre, por tanto, las plantas de generación tradicionales emiten mucho más CO2 mientras esperan a ser sustituidas por la opción nuclear, analiza el informe. Desde 2009, el tiempo medio de construcción de nuevos reactores estuvo por debajo de los diez años, frente a los entre 5 y 8,5 que estima WNA. El tiempo extra, explica el informe, tiene efectos directos en los objetivos climáticos. 

Y además