En defensa de los gruñones: los equipos de trabajo necesitan a los pesimistas para triunfar, según explica este estudio

'Gran Torino'.
'Gran Torino'.
Warner Bros. Pictures
  • Los trabajadores pesimistas son tan claves para triunfar en un proyecto laboral como los optimistas.
  • Un primer estudio sobre el tema concreta que los pesimistas tienen una gran habilidad para adelantarse a problemas que luego resuelven los optimistas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Imagina por un momento que estás al cargo de crear un equipo formado por compañeros de trabajo para un proyecto que liderarás. Es un objetivo ambicioso que requerirá tanto gente con experiencia técnica como personas creativas. Exploraréis un horizonte empresarial nuevo así que habrá imprevistos y obstáculos por el camino.

¿A quién elegirías para que formara parte de tu equipo? Seguramente buscaríais a los trabajadores más apasionados, creativos, optimistas y experimentados. De este tipo de gente que dices "esto va a ser el Infierno, chicos" y te responden con un "pues espera que traigo unos frankfurts para asarlos, ya que estamos".

¿Se te ha ocurrido por un casual incluir en tu equipo al gruñón del departamento? ¿Ese que, durante las reuniones, si levanta la mano es para quejarse de algo o recordar por qué una idea no funcionará? Seguramente no. ¿Quién querría algo así en un proyecto ambicioso y nuevo?

Pues, según un reciente estudio al respecto, habrías cometido un error al no meter dentro al pesimista de la empresa. 

Aunque parezca mentira, sin gente que ve siempre el vaso medio vacío en un equipo, los optimistas no pueden avanzar de forma creativa y productiva, por más vasos medio llenos que vean.

Unos buscan problemas, otros solucionan

'The Office'.
'The Office'.
NBC Universal Television

La investigación en cuestión ha sido todo un esfuerzo internacional: están involucradas las Universidades de Rice (Texas), de Australia Occidental, de Queensland y de Bond. Según cuenta Ladders, es una colaboración pionera por ser la primera en investigar cómo la diversidad de temperamentos puede influenciar en la creatividad y cohesión de un equipo.

Las conclusiones fueron sorprendentes: los pesimistas necesitan a los optimistas y viceversa. Una buena combinación de ambos aumenta la creatividad del grupo de trabajo.

El estudio explica que los pesimistas tienen influencia negativa. No significa que apesadumbren al personal sino que su mirada crítica y persistencia les ayuda a encontrar problemas antes de que ocurran. Es entonces cuando vienen los optimistas con su influencia positiva: usando la información de los pesimistas, buscan soluciones creativas y prácticas.

Otra conclusión interesante del estudio es que es complicado etiquetar a alguien como 100% optimista o 100% pesimista.

"En cualquier momento un miembro del equipo puede experimentar una influencia positiva como dicha o inspiración, mientras que otros pueden experimentar frustración y preocupación", explica Jing Zhou, coautora del estudio y profesora de psicología en Rice. "En lugar de homogeneizar la influencia de los miembros del equipo, hay que heterogeneizar sus sensaciones".

Cuando los miembros de un equipo saben cambiar de rol, se produce un fenómeno conocido como afinación dual. Los unos se complementan a los otros y eso genera más creatividad.

Otras 2 claves del éxito: comunicación y colaboración

'Up'.
'Up'.
Walt Disney Pictures

Para llegar a estas conclusiones, el equipo observó a 59 equipos trabajando durante todo un semestre en un proyecto de curso de gestión de la Universidad de Hong Kong. Cada grupo debía diseñar un plan de negocio desde cero, incluyendo cuál iba a ser el producto y en qué se compararía con la competencia.

Aparte de descubrir cómo diferentes mentes dentro de un equipo conseguían grandes resultados, concretaron una condición indispensable: una comunicación y colaboración efectiva entre sus componentes. 

Cuando eso ocurría, se producía una memoria transactiva, una especie de información grupal que permitía a cada individuo aportar rápidamente su grano de arena si un compañero estaba bloqueado. "Esta memoria se acelera si los miembros pasan tiempo juntos, comparten objetivos, conocen en qué se especializan los demás y entrenan para colaborar".

Así que la próxima vez que te toque trabajar en equipo, ya sabes: busca variedad de opiniones, actitudes y criterios. Sobre la teoría puede parecer que semejante resultado acabará explotando. Detonará, sí, pero lo hará a nivel creativo.

Otros artículos interesantes:

10 señales muy claras que indican que tal vez no deberías aceptar una oferta de trabajo

7 carreras universitarias con las que encontrarás trabajo justo después de graduarte

Los mejores meses del año para tener una búsqueda de trabajo exitosa en España, según los expertos

Te recomendamos

Y además