Pasar al contenido principal

Los esports sacan provecho al jugar en casa durante la pandemia, pero algunos expertos advierten de la posible burbuja: "Es complicado que todos puedan sobrevivir"

Una gamer haciendo streaming.
Una gamer haciendo streaming.

Getty/gorodenkoff

  • El sector de los deportes electrónicos, más conocido como esports, ha sido uno de los pocos en sobrevivir a la pandemia de coronavirus y en mejorar sus cifras de audiencia durante el confinamiento.
  • A su favor han jugado la incomparecencia de otros deportes y la tendencia a pasar más tiempo pegados a la pantalla del ordenador y del móvil, pero su futuro es todavía incierto.
  • Business Insider España se ha puesto en contacto con tres expertos de diferentes esferas del sector para saber cómo la pandemia podría afectar a los esports en España, pero parece que todavía hay más preguntas que respuestas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Lo normal, cuando todo aún lo era, consistía en que la semana fuera un largo camino lleno de piedras, rutinas y espinas atajado, de vez en cuando y si había suerte, por un oasis deportivo. Llegaba la salvación y esta, dependiendo de a quién se le preguntara, podía llamarse Champions, NBA, Grand Slam o Fórmula 1, entre otros muchos. Lo normal ahora, y a ver hasta cuándo, es bien distinto.

Los esports han resultado los claros vencedores de la batalla deportiva durante la cuarentena, convirtiéndose en el único deporte en ganarle la partida al coronavirus, principalmente a nivel de audiencias. Al final, como pasa en cualquier competición, el que juega en casa parte con ventaja.

Leer más: Así han evolucionado los eSports hasta convertirse en una industria millonaria

Bien sea por incomparecencia, bien por estar más tiempo pegados a las pantallas, los videojuegos se han convertido en uno de los principales entretenimientos para sobrellevar el coronavirus, y su vertiente competitiva no podía ser menos como alternativa al cierre de los estadios tradicionales.

Si miramos sólo a España, el consumo de juegos online ha crecido en un 75% sólo durante el mes de abril, según datos de AcuityAds. Por su parte los usuarios de League of Legends, el título más poderoso de la industria, han alcanzado su pico de los últimos 3 años y su audiencia se ha disparado en más de un 13,6% el último mes.

Leer más: Diccionario de términos para entender los deportes electrónicos

Lo que no dicen los datos

Claro que no es oro todo lo que reluce. Profesionales y expertos de dentro y fuera de la industria son todavía renuentes a asegurar que los números estén aquí para quedarse, al menos en el largo plazo. Fernando Cardenete, analista y especialista en esports, comenta a Business Insider España que los usos de todas las plataformas han subido en las últimas semanas, aunque podría tratarse de un espejismo.

"Es cierto que ahora mismo hay un boom de visibilidad en la industria, pero sobre todo está cimentado en un público poco acostumbrado a los esports y que será poco fiel una vez acabe [la cuarentena]", señala Cardenete. "Pongamos el ejemplo de FIFA, que está teniendo unas cifras de audiencia increíbles: es fácil explicarlo porque futbolistas profesionales se han dedicado a hacer streaming y claro, atraen a mucha audiencia [...] que no volverá dentro de unos meses".

Leer más: La vida de las estrellas de los eSports detrás de las pantallas: formación, comida sana y deporte

Precisamente una estrella del fútbol, Sergio "El Kun" Agüero, lleva varias semanas dedicándose a stremear en Twitch y promocionar videojuegos como el propio FIFA o Valorant, el próximo shooter de Riot Games —desarrolladora de League of Legends— que saldrá en abierto durante las próximas semanas. Las audiencias que atraen estos personajes, dice Cardenete, serán muy difíciles de mantener en el futuro.

Este mismo problema plantea José Díaz, CEO del club de esports español Vodafone Giants. El ejecutivo, que acaba de cerrar una ronda de financiación de más 3 millones de euros, la más alta de la industria en la historia España, señala que "todo el mundo está encerrado en casa buscando formas de entretenerse, y nosotros al fin y al cabo somos generadores de entretenimiento". 

"También es cierto que se han acercado muchos deportistas de élite, cantantes, etc. Todo esto ayuda a que mucha audiencia que no era habitual de los esports se acerque a nosotros [...] Ahora lo que nos toca es mantener el nivel y que el público se mantenga", indica Díaz en conversación con Business Insider España.

Leer más: Vodafone Giants levanta 3 millones de euros en la mayor ronda de financiación de un club español de esports y prepara su internacionalización

Tanto Cardenete como Díaz hacen referencia a la audiencia de Twitch.tv y el resto de plataformas de streaming online, la principal fuente de visualizaciones de videojuegos. En datos españoles, la final de la Superliga Orange de League of Legends congregó a más de 238.000 espectadores el mes pasado y se convirtió en la más vista de la historia aún a pesar de no contar con el formato presencial. El sector suma y sigue, pero con precaución.

"Los datos han mejorado, eso es innegable, pero hay que andarse con cuidado. Sin duda es una buena punta de lanza para que más marcas se fijen en los esports y los clubes, pero no hay olvidarse de que una crisis es una crisis para todos y habrá que ver cómo evoluciona", resalta una fuente de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), empresa que reúne las principales competiciones del país.

El equipo de Vodafone Giants, campeón de la competición League of Legends Tenerife 2019
El equipo de Vodafone Giants, campeón de la competición League of Legends Tenerife 2019

Vodafone Giants

La incertidumbre después de la pandemia

Entre un 60 y un 70% del sector de los esports vive de los patrocinios de las marcas, por lo que muchos esperan que las inversiones puedan cortarse en un futuro a medio/largo plazo. Al respecto, Díaz es optimista, y aunque admite que va a haber una caída, espera que esta será leve. Cardenete no lo es tanto. 

"Al final, con las marcas tan presentes, si ellas pierden pierde el sector. Sobre todo hay que tener en cuenta que los esports están en la lucha por la economía de la atención y compiten no sólo con el fútbol, sino por ejemplo con Netflix, que también ha subido en la pandemia", detalla Cardenete. "Al final, si los inversores se fían es porque creen que el sector puede pelear de tú a tú con ellos y eso les da exposición y un posible retorno a largo plazo, pero todavía es muy pronto para saberlo".

Leer más: Qué son las 'loot boxes', por qué han cambiado la economía de los videojuegos y qué hacen los países de todo el mundo para regularlas

A ojos del experto, muchas marcas han descubierto el mercado de los esports durante la pandemia por la incomparecencia de sus competidores directos, "pero puede que salgan escaldadas". Ya ha pasado antes que quiebre la famosa burbuja de las valoraciones, una de esas pesadillas que nunca termina por hacerse realidad pero que atemoriza al sector desde hace años.

Uno de los casos más sonados fue el del club estadounidense Echo Fox, que en apenas año y medio pasó de estar valorado en 150 millones de dólares a desaparecer completamente por —dicen— una rectificación del mercado.

"Con el COVID podría pasar algo parecido, aunque todavía es pronto para saberlo", resume.

Leer más: Amazon entra de lleno en el mercado de los videojuegos con 'Crucible', un shooter gratuito que busca plantar cara a 'Fortnite'

"No es que sea difícil, es que es imposible saber cómo va a evolucionar", recalcan desde la LVP. "Ahora mismo las cifras en España son las mejores de Europa en ligas nacionales, y en varios países de Latinoamérica crece como nunca. También van bien los contratos con las marcas, pero ahí ya nunca se sabe qué puede pasar mañana".

En lo que respecta a los clubes, Díaz, como directivo del equipo hegemónico en el panorama nacional, tiene su propia visión. "Hay muchos actores, muchos clubes, y con todo tan nuevo a lo mejor el sector no da para todos a nivel de inversión, de patrocinios, etc", detalla.

"Es complicado que todos puedan sobrevivir".

Y además