Estas ventanas inteligentes no necesitan electricidad para mantener el calor dentro en invierno y dejarlo salir en verano

Ventanas aislamiento térmico

Getty Images

  • Imagínate tener unas ventanas que automáticamente conserven el calor de tu hogar en invierno y lo dejen salir en verano para mantener la casa fresca, con el correspondiente ahorro energético y medioambiental.
  • Aunque no están en el mercado todavía, ya existen. Son las ventanas inteligentes creadas por la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur y ofrecen una forma rentable y escalable de reducir la factura energética. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Si tienes unas malas ventanas o tu edificio no tiene un buen aislamiento, gastarás mucho más a final de mes en calefacción y aire acondicionado y además, el uso de estos aparatos resultará menos eficiente. 

De hecho, las ventanas representan hasta el 60% de la pérdida de energía en los edificios, siendo uno de los elementos estructurales menos eficientes

Las tecnologías de aislamiento, así como las de enfriamiento y calentamiento pasivo, los jardines verticales o el aprovechamiento de nuevas fuentes limpias de energía son algunas propuestas ante los desafíos que plantean ciudades cada vez más superpobladas y un calentamiento global que no da tregua

Una ventana que conserva el calor en invierno y lo libera en verano

En New Sciencist recogen un invento muy útil que podría estar presente en futuras edificaciones y ahorrar un buen pellizco de la factura energética a sus inquilinos. Se trata de una ventana inteligente que automáticamente conserva dentro el calor durante en invierno y lo libera en verano, refrescando el habitáculo. 

En los climas cálidos, sucede que las ventanas se calientan desde el exterior e irradian energía térmica hacia los edificios. Cuando hace frío afuera, las ventanas se calientan adentro e irradian calor al ambiente exterior. El proceso se conoce como enfriamiento radiativo.

Lo que precisamente logra este nuevo invento, desarrollado por Yi Long y su equipo de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur es activar o desactivar este efecto, dependiendo de la temperatura.

Para ello los científicos incorporaron a un lado del vidrio una fina capa de dióxido de vanadio, un compuesto que cambia de aislante a conductor a partir de los 68 ° C

Por debajo de esta temperatura, la ventana bloquea el escape de la radiación infrarroja, manteniendo la temperatura en el interior. Por encima de esta temperatura, la ventana refleja el calor del exterior y deja salir el de dentro. 

Ya que 68°C se trata de una temperatura demasiado elevada, por encima de los picos más altos de ola de calor que se puedan sufrir en verano, los investigadores de Singapur añadieron tungsteno al dióxido de vanadio para reducir la temperatura de transición a 28 ° C.

Entre el vidrio y el dióxido de vanadio dopado con tungsteno, el equipo insertó una capa de polimetacrilato de metilo conocida como PMMA, un plástico transparente, que mejora la capacidad aislante de la ventana.

“Este es un sistema pasivo, lo que significa que se puede ajustar según la temperatura. No hay necesidad de electricidad”, dice Long. De llegar a buen puerto y estar disponibles en el mercado comercial, estas ventanas inteligentes podrían instalarse por todo el mundo y funcionar durante todo el año.

Para que la prueba de concepto de ventana sea comercialmente viable, deberán mejorar su eficiencia para bloquear la radiación infrarroja y alargar su durabilidad. 

Esta nueva forma rentable y escalable de ahorrar energía aparece publicada en la revista Science

Otros artículos interesantes:

El secreto está en las 'zapas': la espuma viscoelástica de tenis o almohadas puede blindar a los edificios ante accidentes o terremotos

Un grupo de científicos se inspira en la naturaleza para crear un tipo de cristal que evitaría que se rompa la pantalla de tu móvil

Asómate a las fachadas del futuro: este material inteligente cambia entre calefacción y refrigeración en un minuto

Te recomendamos