Pasar al contenido principal

Estos robots nacidos en España están destinados a revolucionar el futuro a nivel global

Robots

En marzo de 2019 podrías estar sentado en un restaurante disfrutando de un cocktail preparado por un robot, a la vez que otro androide te trae un aperitivo a la mesa para hacer tiempo mientras otro le da la vuelta a tu hamburguesa y coloca los ingredientes sobre la pizza de tu acompañante. Se trata de la experiencia que podremos vivir en Madrid en el restaurante robotizado de Macco Robotics, una startup española acelerada por Conector donde nacen robots humanoides que llegan para revolucionar el futuro a nivel global.

Pero contentar a comensales amantes de la gastronomía y de la tecnología no es lo único que sabe hacer Macco Robotics, de hecho es tan solo una milésima parte.

Tal y como nos explica Victor Martín, el CEO y funador de Macco Roboticsen sus comienzos desarrollaban robots industriales. No obstante, pese a tratarse de un mercado interesante, no era la época adecuada para adentrarse en esa industrial. Con la llegada de la crisis muchos clientes les dejaron con impagos bastante fuertes, provocando que la compañía quebrara. Sin embargo, no querían echar a perder lo que sabían hacer: crear robots.

Por ello, en vez de tirar la toalla se adentraron en otro mercado, el de los robots humanoides, extrapolando la robótica a otros sectores. Tras definir esta nueva estrategia, el primer androide que desarrollaron fue Macco – el robot camarero que pronto encontraremos en el restaurante mencionado previamente; en 2014 lo presentaron en FITUR, pero en este robot cocktelero no estaría su mina de oro. Era pronto aún y, dado el alto coste, se trataba de un proyecto a medio plazo.

Leer más: La irrupción de los robots va a crear 133 millones puestos de trabajo, casi el doble de los que destruirá

Mientras Macco desarrollaba sus capacidades, y buscaban maneras de reducir el precio que tendría para los clientes, tenían que subsistir, y optaron por otra línea de negocio: la integración de robots. Colaborando con empresas en distintas partes del mundo, desde China hasta Rusia e Israel, comenzaron a darle vida a robots con diversas funciones. Básicamente, sus partners ponen el hardware y Macco Robotics el software, obteniendo así el derecho a distribuir los androides.

Resultado de ello ha sido una amplía gama de robots que se encuentran en supermercados, hoteles, hospitales, restaurantes y, próximamente, incluso debajo del mar. Veamos cuáles son todos los robots que Macco Robotics ofrece actualmente y, más interesante aún, qué son capaces de hacer.

Dónde están los robots de Macco Robotics, y qué son capaces de hacer

Al preguntarle a Victor cuál de sus robots le parecía más interesante, nos habló primero de WilGo, que podrías encontrártelo por los pasillos del Carrefour, entre otros supermercados. Se trata de un androide diseñado para ayudar a personas con movilidad reducida a hacer la compra, siendo un carrito que sigue al usuario por el supermercado.

No obstante, están trabajando para ampliar las funciones de WilGo. Pronto esperan que puedas facilitarle la lista compra a tu robot, y sea este el que te guíe por los pasillos para coger los distintos productos. Tras probarlo 6 meses en Carrefour, comprobaron que se trataba de un robot popular entre todo el mundo por facilitarles la tarea, aumentando además la cesta de la compra entre un 20% y un 25%, siendo una oportunidad interesante para los supermercados. Además, podría también conocer las distintas ofertas, informándole al usuario de las mismas. Por ejemplo, si sabe que un día el usuario comerá huevos con arroz, también puede ofrecerle meter aceite en promoción al carrito.

Si hablamos de orgullo, Víctor hace especial mención a su robot Tete, cuya función es aliviar el dolor y reducir el estrés en hospitales, especialmente cuando los pacientes son niños. Empleando el reconocimiento facial, Tete detecta las emociones de los niños, permitiéndole identificar si están asustados o sufriendo dolor.  En base al estado del pequeño, el robot interactúa de una manera u otra para distraerle y tranquilizarle. Esto puede ser leyéndole un cuento en el que el niño tenga que participar en mayor o menor grado, o enseñándole a respirar, entre otros, mientras le ponen una vacuna, por ejemplo.

Además, atendiendo a las respuestas del paciente Tete puede detectar si está más tranquilo o si, por el contrario, el estrés o miedo sigue aumentando, cambiando así la estrategia en base a sus emociones del niño. De esta manera, el pequeño no está centrándose tanto en la inyección, o cualquier otra intervención, sino en el robot que le entretiene.

Luego encontramos la importante oferta de Macco Robotics para los sectores de la hostelería y el retail. Para empezar está Macco; podemos pedir una bebida – desde una cerveza, hasta un cóctel – en su pantalla táctil, y nos lo preparará, servirá y cobrará directamente. Pronto Macco también podrá preparar pizza y hamburguesas.

En tiendas como Pablosky tienen dos robots para hacer apoyo a venta. Así, también tienen presencia en la empresa de software MIOT, donde el recepcionista de sus oficinas es un robot. Este puede atender a las visitas, contactar con la persona con la que hayan concretado una reunión, darles una tarjeta de visita y acompañarles a la sala, entre otras gestiones. Además, integra reconocimiento facial para identificar rápidamente a las personas y acceder a sus datos o conocer sus necesidades.

Leer más: Robots con valores: los desafíos éticos de la Inteligencia Artificial

En la recepción de hoteles, museos, tiendas y otros puntos de atención al cliente encontramos a BiBot, el robot más potente que existe en el mercado, según Macco Robotics. Tiene lector de tarjeta de crédito, impresora integrada, una interacción humano-robot muy fluída, reconocimiento facial y navegación autónoma. Los androides de Macco Robotics no solo están en España, también tienen presencia en Reino Unido, Dubai, Marruecos y México.

Sabemos las capacidades de estos robots humanoides pero ¿cómo las adquieren? ¿cómo aprenden los androides de Macco Robotics? Usando machine learning, parten de un patrón predefinido por el equipo humano y después comparan con las experiencias reales que van teniendo. Volviendo al caso de los niños en hospitales: si el robot detecta un grado de ansiedad en el paciente, aplica una solución y pasado un tiempo la ansiedad no disminuye, registra dicha solución como algo menos eficaz; lo mismo ocurre al contrario, si funciona más rápido, lo memoriza y usará en el futuro conociendo que es más eficiente.

Eso sí, pese a las avanzadas capacidades de los robots de Macco Robotics, Víctor asegura que aún queda mucho por mejorar. “Nosotros entendemos que lo que es inteligencia artificial a día de hoy, no es inteligencia artificial. Se lleva 30 años haciendo más de lo mismo. El mismo sistema“, explica. Ahora también buscan cambiar eso, y para ello hace un año y pico se asociaron con una empresa de México y un profesor de la universidad de Berkley para desarrollar un nuevo sistema de inteligencia artificial basado en conocimientos, no solo en información y el input de datos.

Además, está el reto de la movilidad. “La mejor forma de que un robot pueda ser autónomo y moverse, independientemente de las ruedas, es que sea bípedo, como se mueven las personas. Y eso es una de las cosas más complicadas que existen en el mundo de la robótica“, añade Víctor. Están trabajando junto a otras empresas para lograrlo pero, pese a que el robot de Boston Dynamics que hace parkour hace que parezca sencillo, en realidad se trata de una misión tremendamente complicada.

Las posibilidades que trae el 5G al mundo de la robótica

prueba 5g
Getty Images

Una tecnología que traerá una mejora increíble al mundo de la robótica, desde el punto de vista de Víctor, es el 5G. “El 5G va a transformar la comunicación por completo – explica Víctor – Mejora mucho la transmisión de información y le va a dar un vuelco a todo“.

Pero ¿por qué interesa una comunicación más rápida en el mundo de la robótica? Básicamente permitiría que los robots pudieran comunicarse e intercambiar información de manera mucho más ágil y eficaz. De esta manera, el androide no solo aprendería de sus experiencias propias, sino también de las de otros robots aunque se encontraran en la otra punta del mundo. Juntar todos los conocimientos recopilados por las máquinas los volvería mucho más inteligentes.

En el caso de Macco Robotics quieren llevar el 5G a unos robots que están desarrollando en México para desempeñar una labor un tanto peculiar: cuidar los corales. Se tratan de robots acuáticos que permanecerán en el mar las 24 horas del día para controlar el agua y el estado de los corales; se cargan con energía solar, y una vez cargados se sumergen de nuevo. El 5G permitirá que todos los robots subacuáticos estén conectados entre ellos, y de esta manera pasar la información (como el pH, la temperatura, las corrientes, etc.) de forma fluida.

Leer más: Samsung acaba de comprar una empresa española de inteligencia artificial para fortalecer sus servicios 5G

¿Y si mi robot camarero me ataca?

Todos estos robots están creados con buenas intenciones, para estar al servicio del cliente. Pero ¿qué pasa si un hacker toma el control, y manda al dispositivo atacar al consumidor en un restaurante robotizado, por ejemplo?

Desde Macco Robotics eran conscientes de este riesgo. “Hoy en día, no hay ninguna barrera que impida que un robot haga daño a una persona“, admite Víctor. “Nuestro robot camarero Macco es un robot grande y robusto, podría ser hackeado y que alguien mandara ordenes para que pudiera hacer daño a una persona. Para impedirlo nosotros hemos desarrollado un software que evita que el robot haga daño físico, y queremos que se estandarice e integre en todas las máquinas“.

Se trata de un modulo que se integra en ROS (Sistema Operativo Robótico) por defecto. Cualquier tipo de programación tiene que pasar por ahí, y lo que han hecho es bloquear ciertas acciones – por ejemplo, acercar la mano a cierta distancia de la cara de una persona – para que el robot nunca pueda llegar a ejecutarlas por mucho que un hacker mande la orden.

Y si los robots son capaces de hacer todo, ¿qué pasará con los humanos?

Robots y humanos
Andy Kelly/ Unsplash

“Ahora mismo diseñamos un robot para una aplicación. Pero en el futuro la finalidad será que un mismo robot pueda hacer de todo“, explica el CEO de Macco Robotics. Por ejemplo, su objetivo es que a largo plazo Macco no solo sepa cocinar y servir copas, sino también desempeñar tareas domésticas, convirtiéndose en un producto 360º.

Un robot que pueda hacer de todo“. Si los robots comienzan a ser cada vez más ágiles, cada vez más inteligencias y con cada vez más habilidades…¿qué va a pasar con los humanos? ¿cuál va a ser nuestro lugar en el mundo laboral? Existe un miedo muy extendido entre la población actual, el temor a que los robots nos quiten en el empleo. Hay algunos que mantienen que no tiene porque ser así, asegurando que a la vez que se destruye empleo, se crearán otros nuevos.

Otros están tranquilos confiando en que los robots desempeñarán las tareas más automatizables, dejándonos más tiempo para llevar a cabo las labores más humanas. Así, muchos dicen que la revolución 4.0 que estamos viviendo actualmente poco se diferencia de la que vivimos en otros siglos, como la revolución industrial. No obstante, Víctor no pertenece a este grupo.

“La robótica nos plantea un problema que ningún tipo de tecnología nos había planteado: la robótica va a estar en todos, absolutamente todos, los puestos de trabajo, tanto de cuello azul como de cuello blanco“, explica. Mientras que normalmente a medida que se destruían unos empleos, se creaban otros nuevos, Víctor mantiene que esta vez llegará un punto en el que los robots sustituyan todos. “Va a ser algo gradual pero el momento en el que la Inteligencia Artificial sea una inteligencia con la que los robots puedan tener las capacidades que puede tener una persona, tomando decisiones por ejemplo y con su habilidad física, trabajarán por nosotros“.

Leer más: Por qué los robots pueden acabar con los trabajos más rutinarios pero no con todos, según una investigadora en robótica

No obstante, según como se aborde puede pasar de ser un problema a ser una ventaja, añade el CEO. “No tener que trabajar es muy distinto a no poder trabajar. La sociedad egipcia siempre funcionó con esclavos y el resto que no tenía que trabajar. Los robots pueden ser nuestros esclavos. Lo que pasa es que nos da miedo porque no entendemos la vida de otra forma si no es trabajando“.

Eso sí, no todo es tan idílico como darle tu puesto a un robot y dejar de trabajar. Ahora mismo se habla de que los robots quitan empleos, no que los trabajadores se los concedan. Para que pasarle nuestro trabajo a una máquina comience a ser positivo, a los políticos les queda mucho trabajo por hacer, y Víctor no duda en reconocer eso.

Además, califica el temor a que los robots desempeñen nuestras tareas como algo “natural y lógico“. Por ello, están investigando para ver realmente cómo sería concederle tu empleo a un robot y cobrar por no trabajar. Mediante una colaboración con la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, han escogido a tres empresas para hacer un estudio en el que un trabajador de cada compañía deja su puesto temporalmente, para dejarle a un robot ocupar su lugar. Mientras la máquina les sustituye, ellos siguen cobrando su salario y cotizando en la seguridad social.

El objetivo del estudio es comprobar qué hacen las personas cuando tienen este tiempo libre, y siguen cobrando su sueldo normal. Es decir, ver cómo serían las cosas si optáramos por la opción de renta básica universal. No obstante, pese a arrojar algo de luz sobre el asunto, no es completamente objetivo y fiable ya que el experimento se está llevando a cabo en una sociedad en la que todo el mundo trabaja, sería diferente evidentemente si las personas del entorno de dichos trabajadores tampoco tuvieran nada que hacer durante el día. Habrá que esperar a como mínimo julio del año que viene para que finalice el estudio y revelen los resultados.

Eso sí, esta robotización del empleo no tendrá lugar en todos los sectores del mismo modo. Mientras que Víctor afirma que esta revolución es especial por afectar a todas las industrias, en algunas ocurrirá a mayor velocidad que en otras. Precisamente, en el sector de la restauración – donde Macco Robotics entra de lleno – tardará más tiempo.

El día en el que todos los restaurantes estén robotizados está muy lejos aún, especialmente en España, donde “somos muy de bares“, dice Víctor (¡y razón no le falta!). “Más que sustituir a los restaurantes tradicionales, abre un mercado a un perfil de clientes nuevos“, añade haciendo referencia al retsaurante robotizado que planean abrir en Madrid. Así, se trata de un restaurante al que no solo irás por la comida, sino por la experiencia, por lo que no le hace la competencia al bar o restaurante de toda la vida en el que te comes un menú del día.

No piensa lo mismo del mundo del retail. “La tienda física no va a desaparecer…pero sí va a cambiar por completo. Lo que se va a pretender es reducir costes y mejorar la atención. Se tratan de trabajos muy repetitivos y teóricamente fáciles de robotizar, y  estos sectores sí tienden a robotizarse de una forma muy rápida“. La apuesta de Víctor es que de aquí a 5 años entremos en algunos supermercados  (en torno al 22%) y no encontraremos a ningún trabajador humano: desde reponedores hasta cajeros, todos serán robots.

En vista a las previsiones de Víctor, esperamos que los próximos 5 años no solo vengan cargados de avances tecnológicos, sino también de progreso político para alcanzar soluciones que nos permitan convivir con nuestros nuevos compañeros digitales en harmonía. Después de todo, hemos creado los robots para facilitarnos la vida, ¿por qué convertirlos en nuestro enemigo?

Te puede interesar

Lo más popular