Pasar al contenido principal

Estos son algunos grandes problemas de los planes de Elon Musk y Jeff Bezos para conquistar el espacio

Elon Musk and Jeff Bezos both have grand plans to colonise space.
Elon Musk y Jeff Bezos tienen grandes planes para colonizar el espacio. Samantha Lee/Business Insider
  • Elon Musk y Jeff Bezos tienen grandes planes para llevar a cabo la colonización humana del espacio.
  • La compañía SpaceX de Elon Musk espera llevar humanos a Marte, mientras que Bezos ha hablado de establecer bases lunares y alojamiento de personas en estaciones espaciales giratorias gigantes, llamadas cilindros O'Neil.
  • Business Insider ha hablado con tres expertos para descubrir los retos científicos, fisiológicos y éticos de la colonización espacial.
  • Desde atmósferas debilitadoras de huesos a plantas asesinas y dictaduras sin control, estas son solo algunos de los sobrecogedores problemas que deberían encarar las personas viviendo en el espacio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Actualmente nos encontramos en mitad de una nueva carrera espacial, excepto que en este caso no se da entre naciones estado en conflicto —es una batalla entre multimillonarios de la tecnología. 

El CEO de Amazon, Jeff Bezos y el CEO de Tesla, Elon Musk, tienen ambos sus propias compañías para explorar el espacio: Blue Origin y SpaceX respectivamente. Ambos están buscando ser pioneros en lo que refiere a la tecnología de cohetes reutilizables y ambos han colaborado con la NASA para futuras investigaciones en lo referente a vuelos espaciales.

Pero ninguno de estos hombres se contenta con hablar de objetivos a corto plazo. Ambos han presentado visiones grandiosas para la colonización espacial, e incluso han llegado a pelear entre sí al tratar de afirmar que su propio proyecto es el mejor.

En términos de asentamiento, la vista de Elon Musk permanece puesta en Marte, donde afirma que en 2050 quiere empezar a construir un asentamiento humano , y donde afirma que le gustaría morir (aunque, puntualizó, no en el impacto).

La retórica de Bezos no es más modesta. Ha dicho que quiere desarrollar una "presencia humana sostenida" en la luna, ha propuesto que la industria pesada podría llevarse fuera de la Tierra y ha afirmado que la humanidad podría vivir en los cilindros O'Neill — grandes estaciones espaciales giratorias que simularían la gravedad.

A Blue Origin artist's concept of an O'Neill space colony.
El concepto artístico de una colonia espacial O'Neill de Blue Origin. Blue Origin

Blue Origin

Entonces, ¿cómo de cerca estamos de la colonización espacial real? Business Insider ha hablado con tres expertos para analizar la retórica de los magnates tecnológicos y descubrir algunos de los desafíos científicos reales.

El descenso de la gravedad adelgaza los huesos, debilita los músculos y hace que el corazón cambie de forma

Estar en el espacio por largos periodos de tiempo tiene un gran impacto en la densidad de los huesos humanos. Un estudio de 2013 sobre 35 astronautas descubría que de media ellos perdían más del 10% de la densidad ósea después de misiones de vuelo de entre 120 a 180 días.

"Marte tiene más gravedad que la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés), pero no mucho más, es aún un sexto de la de la Tierra. Por lo que tienes un serio problema con ello en cuanto a si las personas pueden vivir allí por un periodo de tiempo considerable. Eso se duplica si quieres intentar criar niños y cualquier otra cosa que se aproxime a una colonia actual", ha dicho David Armstrong, profesor de astrofísica de la Universidad de Warwick. 

Leer más: Este es el plan de Jeff Bezos para conquistar la Luna e iniciar la colonización del espacio

"Si los astronautas entrenados, que son personas privilegiadas, están perdiendo cantidades significativas de densidad ósea —lo que normalmente pierdes cuando tienes 50 y 60 años— ¿cómo podría alguien vivir permanentemente en ese ambiente?", se pregunta.

Otra cara de los efectos de la microgravedad es un descenso en la masa muscular. Según el profesor Kevin Moffat, especialista en fisiología humana en medios extremos, no hay forma probada de contrarrestarlo.

"Existe un debate sobre lo que ocurre con la condición muscular. Tim Peake , cuando estuvo allí, le vimos preparándose en esas máquinas de correr. La evidencia es aún bastante equívoca de si eso realmente ayuda mucho, pero sospecho que si yo estuviera allí arriba lo haría también por si funcionara", ha afirmado Moffat.

El astronauta británico Tim Peake usó una cinta de correr para correr el maratón de Londres en 3 horas y 35 minutos, en la ISS en 2016.

Tim Peake running the London Marathon on the ISS.
Tim Peake corriendo el maratón de Londres en la Estación Espacial Internacional (ISS) en 2016. EUROPEAN SPACE AGENCY (ESA) via AP

Sin embargo, un cambio observado por Moffat es que la falta de gravedad en la ISS causa cambios en la forma del corazón de los astronautas.

"En el espacio tu corazón se redondea... porque no hay gravedad contra la que bombear" ha añadido. El cambio de forma se cree que conlleva un mayor riesgo de cálculos renales y por ello Moffat concluye que probablemente afecte a otros procesos corporales de forma que nosotros aún desconocemos.

El espacio cambia nuestras "células asesinas naturales" y el microbioma

Moffat dice que hay dos áreas más de la fisiología humana en el espacio que a menudo se pasan por alto.

La primera es el sistema inmunitario — especialmente un tipo de células llamadas "células asesinas naturales" que ayudan a proteger al cuerpo del cáncer.

"Sabemos que sus niveles desciende ampliamente en astronautas que viven en la ISS. Si estás allí por seis meses, probablemente no tengas mucha diferencia. Pero si permaneces por dos años, cinco, diez años, una vida entera, entonces hay una serie de preocupaciones que sugieren que tu sistema inmunitario podría no estar funcionando para controlar tu cuerpo de células rebeldes", ha afirmado.

SpaceX has produced artworks including this, of a violinist performing on the trip over to Mars on its Starship vessel.
SpaceX ha producido obras de arte que incluyen una violinista que se presenta en el viaje a Marte en su nave Starship. SpaceX/Flickr

Si bien todavía hay investigación por hace sobre por qué los sistemas inmunitarios de los astronautas caen, la hipótesis de Moffat se debe al cambio en la densidad ósea. Concretamente, piensa que tiene algo que ver con la médula ósea, que es donde se generan las células sanguíneas.

Un segundo cambio al que los astronautas se sometes es su microbioma. "Hay tantas células en ti, y sobre ti, como en ti. Estás hecho de tantos microbios, hongos y bacterias  como lo estás de células de ti mismo", dice Moffat. Esta colección de hongos y microbios genera un microbioma saludable. Una investigación en 2019 comparaba el microbioma de dos gemelos —uno estuvo en la estación espacial y el otro permaneció en la Tierra. 

"Parece haber cambios en la comunidad bacteriana de al menos el intestino. Eso es un problema, porque alterará lo que puedes comer", afirma Moffat.

Envenenamiento por radiación

La magnetosfera y la capa de ozono nos protegen de la radiación emitida por el sol. Los astronautas que visiten la luna o la ISS recibirían altas dosis de radiación comparada con la que reciben en la Tierra, pero no cantidades mortales. Sin embargo, aventurándose más allá, (hasta Marte, por ejemplo) significaría enfrentarse a la radiación del espacio profundo. 

Esto supone un gran problema los cilindros O'Neill de Bezos. "Necesitas un gran espesor de blindaje, mucho más del que necesitarías solo para realizar la estructura, simplemente para evitar que la gente se vuelva estéril  rápidamente... algunas estimaciones que he visto son esencialmente de decenas de millones de toneladas de material de blindaje", ha afirmado Armstrong de la universidad de Warwick. Llevar esa cantidad de material al espacio "está más allá de lo económicamente factible", ha añadido.

A NASA image of a solar flare erupting from the left-hand side of the sun.
Una imagen de la NASA de una erupción solar desde el lado izquierdo del sol. NASA/SDO via Reuters

Una expedición al estilo Musk a Marte necesitaría hacer provisiones para explosiones repentinas de radiación. "Si te encuentras fuera durante un momento de alta actividad solar, como una especie de tormenta solar o de erupción ... cosas así, sería particularmente malo. Se habla de tener áreas protegidas en las naves espaciales a las que los astronautas podrían retirarse cuando ocurrían eventos como ese ", ha explicado Armstrong.

Los probemas con la "terraformación" y el desastre de Biosfera 2

Musk ha hablado sobre "terraformar" la superficie de Marte. El término se ha tomado prestado de la ciencia ficción, y significa transformar la composición de un planeta para hacerlo habitable a la vida humana.

Leer más: Los astronautas explican las deprimentes razones por las que nadie ha vuelto a pisar la Luna

Armstrong no descarta la idea de la "terraformación" fuera de control, sencillamente porque es tan salvaje que necesitaría contar con tecnologías futuras que aún no existen. "Para estos proyectos estamos hablando de miles y decenas de miles de años, realmente", afirma.

La atmósfera de Marte plantea un gran problema, ya que es tan delgada y la gravedad de Marte tan débil que las moléculas escapan fácilmente al espacio. "Creemos que la atmósfera de Marte es muy delgada porque fue bombardeada por asteroides de forma temprana y por su baja gravedad se provocó la fuga de gran parte de la atmósfera",  ha dicho Armstrong.

Here are some of the gaping holes in Elon Musk and Jeff Bezos' plans to conquer space

"En corto, medio o incluso a largo plazo, estamos hablando de vivir en domos. En la superficie simplemente no es plausible", ha dicho

Pero la vida en domos viene con sus propios peligros. Armstrong ha señalado la Biosfera 2, un experimento de la década de 1990 que fue construido para simular una colonia espacial cerrada.

"El experimento se estrelló de todos los tipos de formas, pero una cosa que sugirió fue que había infinitas complejidades que la gente realmente no había esperado. El hormigón se descompone lentamente y contamina el aire a largo plazo, ese tipo de cosas ," ha dicho.

Biosphere 2 is situated in foothills of the Santa Catalina Mountains, in Oracle, Arizona.
Biosphere 2 está situada en las laderas de las montañas de Santa Catalina, en Oracle, Arizona. Biosphere 2/University of Arizona

Plantas tóxicas

Más allá de la atmósfera, la tierra de Marte tiene un problema. La película The Martian popularizó la idea de hacer crecer vida vegetal en el Planeta Rojo, y según Armstrong esto está más allá de lo posible.

"El suelo de la Tierra es una cosa muy compleja que se ha construido a partir de millones de años de material orgánico creciendo y muriendo, y el suelo de Marte no tiene eso. Hay varios experimentos que cultivan cosas en suelo simulado de este planeta y en realidad tienden a salir resultados positivos. El problema es que esos estimulantes no son necesariamente precisos ", declara.

Here are some of the gaping holes in Elon Musk and Jeff Bezos' plans to conquer space
20th Century Fox

"Uno de los materiales más dañinos del suelo de Marte es algo llamado perclorato, que creemos que es realmente malo", ha añadido. Lo más probable es que  algunas plantas marcianas tomaran esos minerales pesados, lo que finalmente podría matar a las personas, dependiendo del nivel de exposición.

No hay espacio para la democracia allí fuera

Olvidando por un momento los considerables desafíos físicos y de ingeniería que conlleva vivir en el espacio, hay otro elemento importante en el que Musk y Bezos no tienden a detenerse. La estructura social.

El filósofo político Felix Pinkert, de la Universidad de Viena, cree que una colonia fuera del mundo no tendría espacio para la democracia tal como la conocemos. El desafío, como él lo ve, es que cualquier misión a Marte, por ejemplo, tendría que comenzar con enviar solo un pequeño grupo de expertos que se especializarán en áreas particulares, y podría conducir a una jerarquía de tecnócratas dictando la vida de las personas.

Leer más: Elon Musk está construyendo una nave espacial tan futurista que para muchos expertos es "ciencia ficción"

Además de esto, si las empresas privadas se encargan de enviar personas a estas colonias, podría terminar con dictaduras efectivas. "Las empresas ya son gobiernos en sí mismas. Funcionan como gobiernos, pero son gobiernos privados en el sentido de que no están gobernadas por las personas afectadas [por ellas]. Están gobernadas por los accionistas o el CEO o lo que sea. Por lo que es como una dictadura ".

Pinkert se sorprende de que Musk y Bezos no hablen más sobre las estructuras sociales de estas colonias futuristas, tanto como de su relación con la Tierra.

"Como especie, tenemos que hacerlo"

A pesar de las infinitas complejidades asociadas con la habitación espacial, ninguno de los expertos con los que hablamos parece dudar mucho de lo que está en camino —con diversos grados de inquietud.

"A pequeña escala, probablemente esté más cerca de lo que piensas",  ha dicho Armstrong. "Y tener a cuatro personas en Marte en un ambiente terrible donde probablemente todos van a morir bastante rápido, pero no obstante están allí. Dada la cantidad de recursos que tiene Elon Musk, no quisiera apostar contra él. Está alarmantemente cerca a pequeña escala, está ridículamente lejos a gran escala ".

A fanciful Blue Origin concept drawing of the inside of one of an O'Neill cylinder.
Un dibujo conceptual de Blue Origin del interior de uno de los cilindros O'Neill. Blue Origin

Blue Origin

Él añade en un correo electrónico a Business Insider que la capacidad de estas colonias plantea un problema ético.

"Por exitosos que sean estos programas de colonización, vale la pena recordar que la gran mayoría de los humanos actualmente vivos se quedarán en la Tierra. Bezos habló con optimismo sobre los cilindros O'Neill que albergarán a un millón de personas, y una colonia marciana estará de alguna manera debajo de eso.

"Una motivación para estas ideas es la sensación de que la Tierra está muerta, la hemos contaminado en exceso y necesitamos un plan de respaldo. Si este es nuestro plan de respaldo, estamos desechando a la mayoría de la población humana. Elegir quién es un problema ético difícil, y que funcionalmente sería liderado por un grupo de multimillonarios de los Estados Unidos. Esto enfatiza cuánto necesitamos cuidar de la Tierra ", ha escrito. Cabe señalar, que Bezos ha hecho eco de este sentimiento.

El enfoque de Moffat es más fatalista. "Como especie, tenemos que hacer esto. Vamos a crucificar este planeta tarde o temprano. Así que también podrías morir yendo a Marte", dice.

Los tres expertos están de acuerdo en que solo porque los desafíos sean hercúleos, no es razón para no intentarlo. "Si la elección es entre Elon Musk haciendo cosas espaciales o comprándose muchos yates, esto es definitivamente mejor", afirma Pinkert.

Y además