Pasar al contenido principal

Trump, Merkel o Bolsonaro viajan en aviones especialmente equipados para ellos: estos son los lujosos jets privados que transportan a los líderes más poderosos del mundo

  • Los líderes mundiales viajan con mucho estilo alrededor de todo el planeta.
  • Desde el Airbus A330 que utilizan en Reino Unido y con un valor de 259 millones de dólares, hasta la flota rusa de 132 aviones destinados a mantener a salvo a sus líderes.
  • Estos son los aviones VIP de 10 de los líderes mundiales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo

No es ningún secreto eso de que los líderes mundiales viajan con estilo. Basta con ver esta fortaleza voladora de 500 millones de dólares o la flora de 1.500 millones de dólares para la familia real de Qatar.  Pero mientras que la estética de estos aviones te parezca un poco demasiado, estos aviones están construidos par ser útiles. ¿Su función? Proteger a los jefes de estado mientras viajan. Aunque las imágenes y las fotos sean un poco extrañas, esto es lo que sabemos sobre los aviones de los más poderosos del mundo. 

Cada vez que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viaja, lo hace en un Boeing 747-200B retroadaptado. En realidad existen dos de ellos, pero cualquiera en el que esté el presidente se le llama Air Force One. Estos aviones azules y blancos de dos plantas han volado durante 25 años. El Air Force One está armado contra pulsos electromagnéticos y tienen líneas de comunicación seguras. Incluso tiene una suite médica completamente equipada que puede actuar como una sala de operaciones. Tiene capacidad para albergar a 100 personas a bordo. Se estima que el valor de la aeronave es de 1.000 millones de dólares. 

El presidente ruso, Vladimir Putin, tiene la mayor flota que existe con un total de 132 aviones. ¿Su transporte principal? El Ilyushin IL-96-300, fabricado en Rusia. En el exterior, el avión está recubierto con una capa especial que lo hace menos detectable al radar.  También tiene inhibidores de radares y defensas antiaéreas. En el interior, hay tapices, mucho oro, una oficina, un dormitorio y un gimnasio completo a disposición del presidente. Está valorado en 500 millones de dólares

A diferencia de los presidentes de Estados Unidos y Rusia, el líder de China, Xi Jinping, no tiene un avión específico. Vuela en uno de los dos Boeing 747 con los que trabaja la compañía Air China, Cada uno cuesta alrededor de 250 millones de dólares.  Cuando no vuela Xi, los aviones se utilizan para vuelos comerciales normales de pasajeros, por lo que su interior no es nada elaborado.  Pero cuando Xi necesita usar uno, los aviones son vaciados de antemano por razones de seguridad, y equipados con un dormitorio y una oficina. 

Leer más: Así son los escritorios de los despachos presidenciales de 14 líderes mundiales

Para sus viajes al extranjero, el presidente surcoreano Moon Jae-in alquila un Boeing 646-400 a Korean Air. Se desconoce el precio exacto del contrato de arrendamiento con Korean Air, pero un Boeing 747 normal cuesta alrededor de 240 millones de dólares. Pero como el contrato de arrendamiento de 10 años termina en 2020, se dice que el presidente está detrás de un Air Force One propio. Por ahora, tiene un 747 blanco con detalles rojos y blancos en todo el cuerpo.  Está reequipado con balizas para protegerlo de los misiles y tiene capacidad para interferir con el radar. 

El emir de Qatar tiene la flota más cara del mundo, que asciende a 1.500 millones de dólares. Incluye dos Boeing 747-8 BBJs. Cada vez que el emir viaja, utiliza más de un avión para transportar todo su equipaje y su séquito. Mil personas lo acompañan en cualquier vuelo, y su carga incluye comida e incluso las limusinas que utilizará en su destino. Los miembros de la familia real también utilizan su flota. 

La canciller alemana, Angela Merkel, vuela en uno de los dos aviones Airbus A340-300, conocidos como Konrad Adenauer y Theodor Heuss. Antes de volar con Merkel, los A340 eran los aviones de la compañía aérea Lufthansa. Tienen una capacidad de 143 pasajeros y están equipados con dormitorios, duchas, oficinas y una sala de conferencias insonorizadas. Cada A340 cuesta unos 300 millones de dólares. 

El primer ministro británico vuela en un Airbus A330 que cuesta 250 millones de dólares. Es más o menos un avión de pasajeros pero con capacidades adicionales de reabastecimiento aéreo y un interior rediseñado. Hay una suite en el morro del avión con una cortina para aislarlo del resto del a cabina. El avión también tiene 58 asientos de clase ejecutiva y 100 asientos económicos para periodistas. Tiene el récord entre los aviones de líderes mundiales de la capacidad de transportar el mayor número de pasajeros.  Si te lo estás preguntando, la familia real cuenta con una flota propia de 100 millones de dólares con 10 aviones y 3 helicópteros. 

El presidente Hassan Rouhani viaja al extranjero en el Airbus A340 que Air Canada y Turkish Airways usaban antes.  El avión de Rouhanni es el único que es operado por la aerolínea iraní Dena Airways. Su precio es desconocido. La flota de Turquía tiene un número impresionante de aviones comerciales convertidos en transportes VIP, incluyendo Airbus !330-220s, Airbus A340-500s, y un jet privado Boeing 747-8. El último fue un regalo del gobierno de Qatar para el presidente de Turquía. En lugar de los 400 asientos que normalmente hay abordo, este ha sido sometido a un gran cambio de imagen.  Ahora solo tiene capacidad para 76 pasajeros en sus suites, salones y salas de conferencias de primera clase. Incluso hay un hospital a bordo.  El avión vale la friolera de 500 millones de dólares

El presidente Jair Bolsonaro utiliza un Airbus A319 para los viajes internacionales y un transporte Embraer VIP para los vuelos de corta distancia. La fuerza aérea brasileña lo llama VC-1A, pero oficialmente lleva el nombre del famoso aviador Santos-Dumont. Delante, el avión tiene una suite presidencial con una sala de conferencias, una oficina y un dormitorio.  

Puede que todos estos aviones estén equipados de maneras diferente, pero hay algo que tienen en común: a los líderes del mundo les gusta viajar con estilo. 

Y además