Pasar al contenido principal

Por qué una antigua espía de la CIA frena en todos los semáforos en ámbar

Amaryllis Fox.
Amaryllis Fox. Foto de cortesía.
  • Ya hay disponibles algunos ejemplares de adelanto de Life Undercover: Coming of Age in the CIA, el nuevo libro que ha escrito una exespía de esta agencia estadounidense.
  • El libro cuenta la experiencia de la autora, Amaryllis Fox, en la CIA. Tendrá una adaptación a la pequeña pantalla con una serie para Apple TV que protagonizará Brie Larson.
  • En una entrevista, Amaryllis Fox habla más sobre por qué ha escrito el libro, su entrenamiento, sus experiencias de campo e incluso algunos extraños hábitos que todavía no ha perdido.
  • Algunos de sus hábitos: procura estar espalda con pared cuando va a restaurantes, y siempre vigila quién entra y quién sale de los mismos. También frena en los semáforos en ámbar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Después de trabajar durante años en la CIA para prevenir ejercicios terroristas y otras catastrofes, la exespía Amaryllis Fox todavía no ha perdido algunos de sus viejos hábitos.

"Intento deshacerme de ellos". Así lo explica esta exfuncionaria clandestina de la CIA que publica esta semana su nuevo libro, Life Undercover: Coming of Age in the CIA. "Pero se te agarran al subconsciente un tiempo".

Los espías de la CIA aprenden a dominar una serie de habilidades con las que la gente normal no cuenta.

De hecho, aprenden a sumergirse tanto en su cobertura que son capaces de superar el examen de un polígrafo, o detectar lugares perfectos para reunirse evitando ojos y oídos indiscretos.

Leer más: El responsable de la empresa española que espió a Assange en la embajada de Ecuador en Londres, detenido e investigado

"Cuando paseo por ciudades me doy cuenta de cuáles serían buenas ubicaciones para dejar señales o cuáles serían buenos lugares para un intercambio", explica Fox a Business Insider, refiriéndose a los sitios donde podrían hacerse gestiones discretamente.

Hasta en dos ocasiones en su vida civil, dice, se ha dado cuenta de cuáles serían estos emplazamientos ideales e incluso ha detectado las señales que han dejado espías en activo.

"Los hábitos por los que me doy cuenta de buenos lugares para operaciones siguen conmigo", incide. "Creo que es una cualidad que tendré para el resto de mi vida".

Fox también menciona que se siente más cómoda teniendo su espalda contra la pared en restaurantes a los que va y que tiende a fijarse en quién entra y sale de los establecimientos.

Pero hay una vieja costumbre, detalla, que hace que su marido se desespere: frenar en todos los semáforos en ámbar cuando conduce.

Qué pasa con los semáforos en ámbar

Fox.
Fox. Foto de cortesía/Jesse Stone

"Cuando estás haciendo labores de contravigilancia, una de las cosas que tienes en cuenta es no desesperar a tus vigilantes. Debes hacerles pensar que no estás intentando perderlos de vista", cuenta Fox.

"Así que cuando en un semáforo la luz psa a ámbar, me paro para no dar la sensación de que estoy intentando huir".

Participar en una persecución no es algo cómo lo que relatan la mayoría de libros o películas sobre espías.

"La forma en la que este tipo de operaciones se ven en televisión o en el cine, en las que alguien salta sobre un tren y escapa de su vigilante, o salta entre azoteas con su arma... no hay nada más lejos de la realidad", detalla.

"Esto llamaría mucho la atención sobre el espía, a pesar de que escapara. La cobertura dejaría de funcionar", apostilla Fox. "Mucho del entrenamiento para ser espía incide en ser discreto, ser muy aburridos para no llamar la atención sobre nuestra presencia".

Leer más: La CIA se estrena en Instagram con una foto llena de mensajes ocultos

Añade que la mayoría de las cosas que ha visto en películas sobre espías están fuera de lugar. Se refiere a minimizar la inteligencia humana para exagerar las actitudes paramilitares, o hacer retratos desacertados de los personajes femeninos y su contribución a este tipo de trabajo.

Sobre su deseo de ver a mujeres como altos cargos de la CIA, Fox espera ver "retratos de personajes que reflejen mejor la contribución de las mujeres a la seguridad nacional".

"Son muy importantes", abunda.

Fox dedicó su tiempo en la CIA trabajando en labores de prevención para que armas de destrucción masiva no cayesen en las manos equivocadas, estando entre bambalinas siguiendo terroríficas amenazas que harían recorrer un escalofrío a los ciudadanos estadounidenses si supiesen qué estaba sucediendo.

Su nuevo libro, que detalla diversos aspectos de su entrenamiento, y un esbozo de cómo son las operaciones de la CIA, sale a la venta esta semana.

Y además