Pasar al contenido principal

5 factores que en los que deberías fijarte al empezar a invertir tus ahorros

Madre con su hija concienciando sobre el ahorro
Getty Images

Invertir por primera vez en los mercados requiere mucha paciencia. Necesitas conocer desde conceptos básicos hasta cuáles son los mejores brokers del panorama bursátil. ¿Pero eso debe ser todo? No lo es. Principalmente porque hay varios factores que entran en juego y que debes tener en cuenta. 

La inversión es un proceso de aprendizaje. Y en parte es también una habilidad, porque no sólo es necesario entender bien los conceptos teóricos, sino también ponerlos en práctica y adquirir experiencia.

Por eso, ten en mente algunos aspectos muy relevantes a la hora de implementar una estrategia de inversión, que no siempre reciben la atención que merecen.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

A continuación puedes repasar los 5 factores que en los que deberías fijarte al empezar a invertir tus ahorros.

1. Ten en cuenta la fiscalidad

Una mujer calcula su gasto en impuestos
Getty Images

Como sucede con otras actividades económicas, invertir tiene una repercusión a nivel fiscal. Cuando trabajamos, cotizamos a la seguridad social, pero también pagamos impuestos a la Agencia Tributaria. Pues lo mismo sucede cuando hacemos cualquier tipo de inversión, puesto que conlleva tributación

Generalmente se produce una obligación fiscal cuando obtenemos algún rédito de nuestros activos. Si nos distribuyen un pago de efectivo mediante un dividendo, tendremos que tributar sobre ello. Si vendemos nuestras acciones, tendremos que declarar las plusvalías, si las hay, y tributarlas.

Leer más: Las tablas de la renta 2019: así puedes calcular tu retención

Si un activo en el que hemos invertido tiene una revalorización únicamente tenemos que pagar impuestos cuando ejecutemos la venta. Es decir, el momento de materializar las plusvalías que hemos generado.

Por tanto, es importante entender las consideraciones fiscales, ya que a largo plazo puede tener efectos grandes sobre el rendimiento de nuestras carteras.
 

2. Cantidades con las que deberías invertir

Mujer con una hucha ahorrando dinero.

Getty/AaronAmat

Es otra de las cuestiones que muchos inversores se hacen. ¿Cuánto se debe invertir? Y es que los recursos de los que disponemos no son inagotables.

Tomar la decisión de qué porcentaje de nuestros ingresos dedicamos a la inversión exige hacer una apuesta sobre cuánto estamos dispuestos a sacrificar en la actualidad para obtener un beneficio con el paso del tiempo.

Los expertos de Self Bank señalan que al menos una parte del ahorro debe destinarse a ello. Entre un 5% y 10% de tu presupuesto.

Tomar el hábito de ahorrar e invertir puede ser uno de los más rentables que adquiramos en nuestra vida. Como cualquier aspecto de nuestra conducta, complicado es hacerlo conscientemente
 

3. Implicaciones emocionales

Trader desolado ante el último desplome de Wall Street.
Reuters

Y justo aquí vamos al tercer factor. Muchas veces las personas que operan en bolsa son sus propias enemigas. ¿Por qué? Simplemente porque las emociones y la psicología entran en escena

El factor emociona influye enormemente en las decisiones que tengamos que acometer y actuar bajo excesiva influencia emocional puede provocar que nos equivoquemos a la hora de desarrollar nuestras estrategias para invertir. 

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Muchos de los operadores tienen un temperamento más tranquilo por naturaleza, la resiliencia emocional necesaria para resistir la volatilidad que generalmente predomina en el mercado. Esto puede ser innato y también una habilidad que se puede mejorar además de entrenar

Así, debemos ajustar nuestra estrategia de inversión a nuestro temperamento y naturaleza. Eso es una buena idea. Obtener resultados no solo tiene relación con que nuestras decisiones de sean buenas como tal, sino de que podamos desarrollarlas. 
 

4. Rentabilidades netas

Lobo de Wall Street
Universal Pictures

Otro aspecto que debes tener muy claro es que a la hora de calcular los rendimientos que vayas adquiriendo con el paso del tiempo, tengas en cuenta que hay una serie de costes que aplicar previamente. Y es que muchas veces los inversores no tienen en cuenta que las comisiones entran en juego y que limitan, en gran medida, las ganancias que hayamos podido acumular. 

Por tanto, atiende siempre a qué comisiones se te aplican cuando desarrolles una estrategia de inversión para saber cuál es el mejor momento para vender. 
 

5. La importancia de la formación

Pareja recibiendo información de un asesor financiero
Getty Images

En último lugar, los recién llegados al mundo de la inversión, tienen que saber que no tienen todos los conocimientos. Para convertirse en un buen inversor, como la mayoría de las cosas en la vida, todo depende de la dedicación y el tiempo del que disopngamos.

A día de hoy tenemos muchos recursos a nuestro alcance para aprender los fundamentos de la inversión. La única manera de medir si un gestor hace su trabajo correctamente es que comprendamos y evaluamos lo que está haciendo. Para ello, necesitamos tener una formación básica

No es recomendable invertir en aquello que se desconoce. La responsabilidad última de lo que sucede con nuestro dinero es solo nuestra. Requerimos de un entendimiento que podemos conseguir con formación de manera continua. Poco a poco irás viendo los resultados y como tus conocimientos se amplifican.
 

Y además