Las 'fintech' pierden cerca de medio billón de dólares en bolsa desde su máximo histórico frenadas por la congelación de la economía

Un terminal de punto de venta de la fintech Square en una frutería.

Square

Iban a ser la revolución del mercado. Tras la pandemia, las conocidas como fintech, las empresas dedicadas a ofrecer servicios financieros a través de la tecnología, eran el futuro. 

Al menos, así las percibieron una buena cantidad de inversores que vaticinaron el final del efectivo y de las tarjetas de crédito en favor del pago inmediato a través de dispositivos como móviles, tatuajes o microchips insertados por debajo de la piel.

Y no solo eso. Los clientes tendrían, a un solo click de distancia, la posibilidad de acceder a créditos e instrumentos de inversión sin pasar por la engorrosa burocracia de las entidades bancarias tradicionales. 

"Estamos al borde del precipicio": la industria tecnológica de EEUU se prepara para una caída histórica por la retirada de inversores, los inminentes despidos y el desplome de las acciones

Todo rápido, inmediato y sin necesidad de aval gracias a los fundamentos de las finanzas descentralizadas: dinero moviéndose a la velocidad de la luz.

En los últimos meses, sin embargo, este futuro se está torciendo. La decisión de la Fed de elevar los tipos de interés y una inflación desbocada han obligado a los consumidores a pensárselo dos veces antes de meter mano al bolsillo y a los inversores a poner cuerpo a tierra en activos refugio como el oro.

Como consecuencia, las fintech, cuyo modelo de negocio depende precisamente de las comisiones que reciben cada vez que se produce un movimiento, han perdido mucho de su atractivo en medio de esta economía congelada.

Así lo confirma hoy el Financial Times. Según datos recogidos por este medio desde la consultora CB Insights, en los últimos meses las fintech han perdido cerca de medio billón de dólares de valoración en bolsa.

En concreto, explica el informe, desde 2020 más de 30 empresas de tecnología financiera salieron a bolsa en EEUU. Todas lo hicieron convencidas de que sus propuestas para digitalizar las finanzas atraerían a una ingente cantidad de inversores. Muchas tuvieron razón, pero ahora la fiesta se ha acabado.

Aunque es verdad que el contexto es negativo para casi todos y que el propio Nasdaq se ha dejado cerca de un 30% en los últimos meses, no lo es menos que, de media, calcula el FT, las acciones de las empresas de tecnología financiera que han cotizado recientemente en Wall Street han perdido aproximadamente la mitad de su valor.

Así, su capitalización de mercado acumulado en 2022 ha caído 156.000 millones de dólares. Si se mide cada acción desde su máximo histórico, se han perdido unos 460.000 millones de dólares.

El día que Apple estuvo a punto de quebrar: 9 grandes empresas que se salvaron de la bancarrota en el último momento, como acaba de hacer Evergrande

Estas cifras tienen nombre y apellidos. Por ejemplo, la empresa de préstamos online Upstart, que presume de emplear la IA para tomar decisiones sobre préstamos al consumidor, culpa a "una economía tumultuosa" de su bajada de ingresos y su aumento de deuda.

PayPal y Block, antes conocida como Square, han perdido casi 300.000 millones de dólares de capitalización bursátil entre ambas este año.

La falta de confianza en las finanzas tecnológicas se ha contagiado también a las que resistieron la tentación de salir a bolsa. 

Klarna, empresa de servicios financieros online, ha visto reducida su valoración de 46.000 millones de dólares a menos de 7.000 millones en su última ronda de financiación.

Dan Dolev, analista de la firma Mizuho, explica a FT que lo que sube rápido cae de la misma manera.

"Las fintech fueron primeras empresas del sector tecnológico que se beneficiaron enormemente de covid, pues todo el mundo estaba atrapado en casa comprando cosas online. Ahora están corrigiendo en exceso a la baja por delante también de otros sectores", comenta el experto.

Dolev ha añadido, por otra parte, que espera ver un cierto repunte de muchas de estas empresas en el segundo semestre a medida que las comparaciones interanuales sean algo mejores.

5 amenazas para la economía española en 2022

Para ello, unas cuantas deberán enfrentarse también a la presión de los reguladores. 

La SEC, el equivalente en EEUU a la CNMV, el órgano regulador bursátil, está revisando supuestos conflictos de intereses del corredor de bolsa online Robinhood. 

Además, el presidente de la SEC, Gary Gensler, ha pedido una supervisión más clara de los mercados de criptodivisas.

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor en EEUU, por su parte, está dando continuidad a sus investigaciones, iniciadas el pasado diciembre, sobre un buen puñado de empresas cuyo modelo de negocio se basa en el "compra ahora, paga después" para evitar abusos sobre el consumidor.

Con esto sobre la mesa, todo apunta a que está llegando el momento de la verdad para las fintech. O son el futuro que muchos siguen creyendo ver en ellas o, por el contrario, caerán una tras otra como un frágil castillo de naipes. Los próximos meses servirán para despejar la duda.

Otros artículos interesantes:

La 'fintech' sueca Klarna podría valer casi 8 veces menos que hace un año: busca capital tras reducir plantilla y mientras los inversores recelan de su modelo de 'compra ahora y paga después'

ING vende su servicio de retirada de efectivo en tiendas a la 'fintech' Topii para tratar de convertir el 'cashback 'en una solución de toda la banca entre las críticas de reducción de cajeros

Compra ahora y paga en dos meses: los bancos entran en el negocio del pago aplazado y presionan a unas 'fintech' en horas bajas

Te recomendamos