Pasar al contenido principal

En su mejor momento, Forever 21 facturó 4.400 millones en ingresos: esto es lo que provocó la caída de la marca y casi su bancarrota

  • En su apogeo, Forever 21 llegó a ganar 4.400 millones de dólares en ingresos, y sus fundadores, los inmigrantes surcoreanos Jin Sook y Do Won "Don" Chang, se convirtieron en jóvenes multimillonarios.
  • La cadena de moda creció rápidamente y cautivó a sus seguidores vendiendo ropa muy moderna a precios bajos. 
  • Ahora la empresa se prepara para declararse en quiebra, ya que el comercio electrónico ha seguido creciendo y el "Apocalipsis de la venta al pormenor" continua para las compañías más "tradicionales". 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Esta es la transcripción del vídeo

Forever 21 estuvo una vez entre los comercios de moda que más crecían en Estados Unidos. Transformó, en su momento, a sus pobres fundadores en multimillonarios, y se estableció como una potencia en el mundo de la moda de consumo rápido y, en su apogeo, obtuvo 4.400 millones de dólares en ingresos. 

Pero la empresa, que en su día estuvo a la altura de las circunstancias, ahora se prepara para declararse en quiebra. Entonces, ¿qué paso?

En su día, Forever 21 encarnó el sueño americano: En 1981, Jin Sook y Do Won “Don” Chang se mudaron a  Los Ángeles desde Corea del Sur sin dinero, sin títulos universitarios y hablando muy poco inglés. Para llegar a fin de mes, Jin Sook trabajaba como peluquero, mientras que Don trabajaba como conserje, echaba gasolina y servía café. Hasta que se dio cuenta de que “la gente que conducía los mejores coches estaba en el negocio de la ropa”. Así que, tres años después, con 11.000$ ahorrados, los Changs abrieron una tienda de ropa de 900 pies cuadrados llamada Fashion 21. La pareja aprovechó los cierres al por mayor para comprar la mercancía de otros fabricantes con grandes descuentos.

Su sistema funcionó. La tienda hizo 700.000$ en ventas en su primer año. Al principio, Fashion 21 sólo era popular entre la comunidad coreano-americana de Los Ángeles. Pero los Changs aprovecharon su éxito, abriendo nuevas tiendas cada seis meses, lo que amplió la base de clientes de la empresa al mismo tiempo. También cambiaron el nombre a Forever 21 para enfatizar la idea de que era “para cualquiera que quisiera ser moderno, fresco y joven de espíritu”.

Leer más: 21 empresas que no supieron innovar frente a los avances tecnológicos y fracasaron estrepitosamente

La clave del éxito de la compañía fue simple: crear un número de seguidores vendiendo ropa de moda a precios bajos. Aunque esto es algo que los consumidores de hoy en día dan por seguro, Forever 21 fue uno de los primeros en hacerlo. Y eran los más rápidos

Jin Sook finalmente aprobaba más de 400 diseños al día. Lo que significaba que la empresa podía vender las tendencias a medida que se iban sucediendo. Incluso, si algunos de estos diseños les causaban problemas. 

Pero mientras que las otras marcas y diseñadores no se contaban entre los fans de Forever 21, los clientes no se cansaban de sus estilos asequibles. Como resultado, Forever 21 se convirtió en uno de los inquilinos más grandes de los centros comerciales estadounidenses, con 480 instalaciones en todo el país. Y para 2015, el negocio estaba en auge. Las ventas de Forever 21 alcanzaron su punto máximo, con 4.400 millones de dólares en ventas globales ese año. 

¿Qué pasa con los Chang? Se convirtieron en una de las parejas más ricas de Estados Unidos, con un patrimonio neto combinado que se estimaba de 5.900 millones de dólares en marzo de 2015. La meta de Forever 21 era convertirse en una compañía de 8.000 millones de dólares en 2017 y abrir 600 nuevas tiendas en tres años. Pero la agresiva expansión de la compañía también la llevaría a su caída. 

Parte de lo que hizo popular a Forever 21 fue su modelo de moda rápida. A pesar de que sus productos siempre estaban producidos en masa, todavía pasaban por “únicos” porque sus tiendas solo vendían estilos selectos por un tiempo limitado. 

Sin embargo, a medida que la empresa se centraba en crecer, sus modelos parecían estar cortados por el mismo patrón. Como resultado, Forever 21 empezó a perder el contacto con sus principales clientes, mientras que el de competidores como H&M y Zara aumentó. Ya no era el creador de tendencias, Forever 21 se convirtió en el centro de las bromas

Ya no es el más rápido en el juego. Marcas de Internet como Fashion Nova producen estilos inspirados en las celebrities e influencers a un ritmo vertiginoso. Y como el comercio electrónico ha seguido creciendo, los minoristas tradicionales como Forever 21 han tenido dificultades para adaptarse a los cambios en el comportamiento de los consumidores. Según una encuesta realizada en marzo de 2019, los millennials realizan el 60% de sus compras en Internet, y en general, prefieren comprar online en vez de ir a una tienda física. 

Sin embargo, Forever 21 continuó abriendo nuevas tiendas hasta hace tan poco como 2016, incluso expandiendo sus tiendas existentes para tomar el control de múltiples pisos con secciones para hombre, niños y artículos para el hogar. Lo que podría ayudar a explicar por qué se estima que las ventas de Forever 21 hayan caído entre un 20% y un 25% en 2018.

Además, los Chang, que aún son dueños de la compañía han perdido más de 4.00 millones de dólares de su patrimonio neto personal. La empresa, en general, ahora tiene una deuda de 500 millones de dólares y está considerando declararse en bancarrota.

Forever 21 ya ha comenzado a reducir sus tiendas. Y como uno de los mayores inquilinos de los centros comerciales de Estados Unidos, un cierre generalizado de Forever 21 podría exacerbar lo que ya se conoce como el “Apocalipsis minorista”, que ya ha cerrado más de 15.000 tiendas en todo Estados Unidos y podría cerrar 75.000 más, según la firma UBS.

Pero la quiebra no siempre significa el fin de una empresa. De hecho, podría dar a Forever 21 tiempo para reestructurarse y recuperarse. La compañía podría cerrar sus tiendas menos rentables y tratar de cambiar su marca. Pero, en una era de boutiques baratas en Internet e imperios de la moda rápida, esto no podría ser suficiente. 
Resulta que, después de todo, Forever 21 no sea para siempre.

Y además