Fumar durante el embarazo dispara el riesgo de síndrome de muerte súbita del bebé

fumar, tabaco, embarazo
  • Según un análisis en EEUU, los bebés nacidos de madres que fumaron durante el embarazo tienen hasta 5 veces más riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). 
  • Otra investigación reciente ha encontrado que los efectos del tabaco en el desarrollo cerebral pueden extenderse a la adolescencia.

La mayoría de la gente sabe que el tabaco provoca cáncer y otros problemas de salud importantes. Fumar durante el embarazo también puede causar problemas graves en el bebé. Podría nacer antes de tiempo,tener defectos congénitos o morir a causa del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). 

Este trastorno refiere al fallecimiento sin causa conocida, generalmente durante el sueño, de un niño menor de un año aparentemente saludable. Un análisis de la Universidad de Rutgers en Estados Unidos calculó que los bebés expuestos al tabaquismo materno durante el embarazo tenían más de 5 veces mayores probabilidades de sufrir una muerte súbita que los de madres no fumadoras.

El riesgo aumentó en relación con la duración del hábito en los lactantes, muestran los resultados publicados en la revista Journal of Perinatology. Los niveles de riesgo aumentaban con cada trimestre de exposición intrauterina. Los más elevados se observaron cuando el tabaquismo se prolongó durante todo el embarazo.

Utilizando los archivos vinculados de nacimientos y muertes infantiles de 2012-2013 del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EEUU, los investigadores documentaron el síndrome según la duración del tabaquismo y la raza de la madre. Estos criterios dieron lugar a un total de 3,3 millones de nacimientos analizados de mujeres blancas y 857.864 de mujeres de color.

El equipo de científicos calculó una tasa de síndrome de muerte súbita del lactante de 3,80 muertes por cada 1.000 nacidos vivos para los bebés de madres racializadas no hispanas que fumaron durante toda la gestación. Cifra que descendía hasta 1,07 muertes para las madres no fumadoras.

En el caso de los bebés de madres blancas no hispanas, la tasa también aumentó en relación con la exposición al humo, pasando de 0,34 por cada 1.000 nacidos vivos en el caso de las no fumadoras a 2,33 en el caso de los bebés de fumadoras empedernidas. 

También fue especialmente llamativo el patrón de hábito. En el caso de las fumadoras lo más común en ambos grupos fue fumar durante todo el embarazo. Lo que puede revelar la complejidad de dejar este hábito.

"Cuando fumas también lo hace tu futuro hijo" advierten desde el ministerio de Sanidad. Al fumar las sustancias tóxicas inhaladas, como la nicotina y el monóxido de carbono, llegan a la placenta, un fino tejido que conecta a la madre con el feto, "donde impiden que le lleguen los nutrientes y el oxígeno que necesita para crecer y desarrollarse", explican.  

Fumar menos durante el embarazo para combatir la ansiedad generada al dejarlo podría no ser la solución más acertada para minimizar estos efectos, según los expertos.

"Reducir el número de cigarrillos no supondrá ningún beneficio", inciden desde Sanidad. Frente a esto, el síndrome de abstinencia por dejar el tabaco "no perjudica el adecuado desarrollo del embarazo", asegura la ginecóloga del Hospital Vithas La Salud (Granada), Carmen Navas, en Infosalus.

 

También podría provocar cambios en el desarrollo cerebral que persisten en la adolescencia

Se sabe que fumar estando embarazada puede reducir el crecimiento cerebral infantil en los bebés muy prematuros. Nuevas evidencias señalan que estos cambios en el desarrollo funcional del cerebro podrían persistir en la adolescencia, según un estudio publicado en Frontiers.

Los investigadores utilizaron resonancias magnéticas volumétricas en niños que habían nacido muy prematuros y que ahora tenían 13 años. Todos nacieron entre abril de 2004 y diciembre de 2006 en el Hospital Universitario de Turku (Finlandia). 

Mediante resonancia magnética volumétrica se examinó a los niños para obtener diversos parámetros de volumen cerebral, como el grosor cortical y el área de superficie.

Los resultados mostraron que el volumen cerebral absoluto no difería significativamente entre el  grupo de madres fumadoras durante la gestación y el resto de los sujetos. 

Pero los expuestos al tabaquismo tenían menores volúmenes de materia gris en áreas específicas, como las regiones inferotemporal y parahipocampal, que los niños no expuestos. Los primeros también mostraban medidas de superficie inferiores en las regiones parahipocampal y postcentral.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.