Gasté mis millas para volar en la lujosa clase 'business' de Emirates: disfruté de una comida de varios platos, me relajé en el bar a bordo y aprendí que la mejora de asiento merece la pena

Vuelo con Emirates en business

Tonya Russell

  • Tonya Russell viajó a las Maldivas y probó las clases business y turista de Emirates.
  • A Russell le encantaron las comidas, los asientos y la sala VIP de business, pero pensó que la clase turista también tenía sus cosas buenas.
  • "Aunque la clase turista resultó estar bien, vale la pena subir de clase al menos una vez", afirma.

He estado acumulando millas durante los 2 últimos años y decidí gastarlas en la ilustre cabina de clase business de Emirates Airlines en un viaje preboda a las Maldivas esta primavera. Pensé que un trayecto así requería una experiencia de vuelo única, pero por desgracia sólo podía permitirme un ascenso de clase de ida (al fin y al cabo, volaba semanas antes de mi boda).

No obstante, volar en clase preferente en un vuelo de larga distancia tiene sus ventajas, y hay diferencias notables. Empiezan nada más llegar al aeropuerto. 

Cómo ascender a clase business en un vuelo de Emirates

Si utilizas la misma familia de aerolíneas, es posible que puedas transferir millas de otra aerolínea a tu vuelo de Emirates. Además, algunas tarjetas de crédito permiten utilizar los puntos para acumular millas, lo que supone una forma sencilla para muchos de ascender de clase o, como mínimo, comprar acceso a la sala VIP.

También puedes pagar por una subida de clase. En cuanto se abre la facturación online, se ofrece un número limitado de asientos de clase business con un gran descuento.

Con las clases business y primera de Emirates, puedes saltarte las colas de facturación, más o menos

Algunos vuelos internacionales no permiten facturar con antelación, sobre todo en la era postCOVID. La principal ventaja de la facturación móvil es que te ahorras la cola, pero cuando hay que descargar aplicaciones y formularios, a veces hay que hacer cola. 

Vuelo con Emirates en business

En clase business, tienes tu propia fila. Eso significa que, en lugar de estar en el puesto 20 de la cola, sólo estaba detrás de una pareja, una familia y una persona sola.

También hay una fila de primera clase, pero había poca gente en ella, y me llevaron a esa fila para dejar mi maleta. Los pasajeros de clase preferente pueden llevar 2 maletas gratis, frente a una en clase turista. 

Vuelo con Emirates en business

Con esa ventaja de la clase preferente, pasé el control de seguridad sin problemas. Además, aunque esto solo funciona en el lado estadounidense, los pasajeros de clase business de Emirates pueden tener un proceso de aduanas acelerado al llegar a su destino. 

Después de pasar el control de seguridad, puedes pasear o dirigirte a la sala VIP

Esta era la tercera vez que viajaba a una sala VIP, y la de la etapa de Dubái podría ocupar un ala de un centro comercial.

Había muchas duchas y opciones para comer, incluida una sala Moet, varias ofertas en distintos buffets y muchos asientos cómodos para relajarse o dormir. He comido peor en buffets por los que he pagado.

Vuelo con Emirates en business

Mi compañero de viaje no tenía acceso en clase preferente, pero pudo comprar un pase para la sala VIP, y le pareció que los 150 dólares (140 euros) que costaba tenían sentido para un viaje tan largo. Al fin y al cabo, el coste de entretenernos durante 6 horas habría sido un dolor de cabeza y de estómago. El aeropuerto de Dubái es abrumador. 

Primero tuve que llegar primero a Dubai desde el aeropuerto JFK

Encontrar mi asiento y acomodarme fue como subir a un Mercedes-Benz Clase S de la vieja escuela, o incluso a una limusina, con bebidas a mano en un compartimento iluminado.

Vuelo con Emirates en business

Había más botones de los que podía usar, además de una pantalla táctil extraíble para controlarla o hacer peticiones. Nada más sentarme, me ofrecieron champán o zumo. Elegí zumo, por supuesto, porque no me gusta beber cuando viajo.

11 formas de mejorar tu experiencia en vuelos de larga distancia, según mi experiencia como auxiliar de vuelo

Me quedaban 12 horas de vuelo y necesitaba unas horas de sueño antes de disfrutar de las comodidades del vuelo. Opté por irme a dormir inmediatamente, ya que sabía que podría pedir mi comida cuando lo necesitara.

La clase business estaba llena, pero a medida que iban entrando otros pasajeros, parecía menos caótica que la clase turista

Me ayudó el hecho de que la cabina estaba dispuesta en cubículos, por lo que había pocas molestias de los vecinos. Me senté en el centro, pero sólo había 2 asientos en medio, en lugar de una fila de 3 o 4 como en clase turista.

Vuelo con Emirates en business

Mi asiento tenía mandos como los de un coche y, en lugar de reclinarse hacia atrás, se desplazó hacia delante hasta convertirse en una cama. Mis piernas acabaron debajo de la gran pantalla de televisión. Podría imaginarme a alguien bastante alto cabiendo, a menos que juegue al baloncesto (en ese caso, tal vez considera la primera clase).

Pude trabajar más en clase preferente, ya que mi puesto incluía una bandeja desplegable que me cubría el regazo. 

Comí un menú vegetariano de varios platos en clase business

Las aerolíneas rara vez tienen leche sin lactosa, pero una azafata me trajo un poco de leche de avena de la propia tripulación para un capuchino.

Antes de la comida, recibí un plato mediterráneo con baba ghanouj, hummus y verduras frescas. Al principio pensé que era la comida, pero sólo era el primer plato.

Vuelo con Emirates en business

Me sirvieron un plato vegetariano con verduras al estilo indio y arroz basmati. Tras el carro de la comida principal, otra azafata trajo panecillos calientes y dejó no uno, sino 3 (no diré cuántos me comí). 

Utilicé la sala VIP para comer, estirarme y relajarme

Emirates tiene un bar en el segundo piso, algo que no es habitual en la mayoría de las aerolíneas. Incluso en clase preferente o primera clase, muchos aviones no ofrecen la posibilidad de sentarse lejos del asiento o de mezclarse. Yo lo hice en la sala VIP, escuchando a la gente hacer negocios mientras la mitad del avión dormía. 

Vuelo con Emirates en business

Estaba allí porque mi apetito aumenta en el aire. Olvida el hecho de que ya estamos comiendo y bebiendo a horas que no comeríamos en casa, pero yo como en un avión por aburrimiento.

En la sala VIP de Emirates te pueden servir o puedes servirte tú mismo un tentempié. Yo lo aproveché y me comí un trozo de tarta de manzana después de comer, cuando probablemente debería haber estado durmiendo. Incluso si no quieres ningún tentempié, estirar las piernas o sentarte en una mesa normal rompe la monotonía del vuelo. 

Facturé en el mostrador para mi siguiente vuelo, en clase turista

Una vez más, facturé en el mostrador. La cola era más larga y, como las clases preferente y primera pasaban tan rápido, algunos de nosotros facturamos en el mostrador de clase preferente.

Vuelo con Emirates en business

Coloqué mi equipaje de grandes dimensiones en la báscula y contuve la respiración, esperando no sobrepasar el límite. La clase turista permite facturar una maleta y hay que pagar una tasa por exceso de equipaje. 

Después de pasar el control de seguridad, me quedaba una hora antes de mi vuelo, así que no me sentí tan mal por no tener acceso a la sala VIP. También tenía una escala más corta, así que me paseé por las tiendas mientras esperaba mi vuelo. Mis maletas fueron facturadas directamente hasta mi destino final, por lo que no tuve que volver a pasar por el control de seguridad.

Mi asiento en clase turista estaba bien, pero la hora de comer me hizo echar de menos la clase preferente

Al llegar a mi asiento, encontré fácilmente espacio en el compartimento superior para mi equipaje de mano. Tenía mucho espacio para las piernas (mido 1,70 m) y no tenía compañero de asiento. En mi fila, sólo estaban ocupados los 2 asientos del pasillo, y pude levantar el reposabrazos y sentir que estaba en un espacio más grande. 

Pedí comida vegetariana en clase turista, lo que significa que me la dieron antes que a los demás. Me sirvieron una especie de lentejas con arroz basmati.

Vuelo con Emirates en business

Recibí algo parecido en business, pero la diferencia era notable. La alternativa de carne era pollo con arroz, que no era tan apetitosa como el salmón que circulaba por la clase business

La oferta de entretenimiento era la misma, pero con una pantalla más pequeña. Aún así, era suficiente para entretenerme cuando no intentaba dormir. 

Emirates está por encima de la media en todos los aspectos imaginables, atendiendo a la gente que puede tenerlo todo

Poder disfrutar de un medio de transporte tan extravagante es algo digno de contemplar. Aunque la clase turista está bien, si puedes subir de categoría, merece la pena hacerlo al menos una vez. 

Vuelo con Emirates en business

Otros artículos interesantes:

Así es como la compañía aérea Emirates prepara 225.000 comidas al día con especialidades de cada región en la que vas a aterrizar

Los aviones del futuro, según Emirates: más rápidos y sin ventanas

He entrado en un exclusivo spa de primera clase de un Airbus A380 de Emirates y he comprobado por qué los ricos pagan una pequeña fortuna por vivir bien a 10.000 metros de altura

Te recomendamos