Glovo ya es de Delivery Hero: los accionistas de la startup entran en el capital de la alemana, que vale un 64% menos que hace 6 meses, cuando se anunció la operación

Un repartidor de Glovo trabajando en España.

REUTERS/Albert Gea

Ya es oficial. Después de poco más de 6 meses, la junta de accionistas de Glovo ha dado luz verde en su junta de accionistas a su venta a manos de Delivery Hero en una operación valorada en 2.300 millones de euros

Cuando se firmó el acuerdo, la fórmula elegida fue un intercambio de acciones. Los inversores de Glovo deshacían su posición pero, a cambio, recibían títulos de la compañía de delivery alemana, que pasa a tener el 94% del capital de la startup española.  El resto quedará en manos de accionistas que no han querido vender.

Entonces, cada acción de Delivery Hero tenía un valor de casi 100 euros. Sin embargo, en estos meses la situación ha cambiado drásticamente. Desde diciembre de 2021 hasta julio de 2022, la cotización ha pasado de 98 euros a 35,1 euros por título. Es decir, se ha depreciado un 64%. 

Esta pérdida de valor de Delivery Hero ha supuesto un verdadero golpe para los accionistas de Glovo. Ahora deberán esperar al momento oportuno para poder vender sus títulos intentando conseguir una cierta plusvalía o, al menos, perder lo menos posible. 

Los máximos dirigentes del unicornio español podrían haber evitado esta situación si, en el momento de negociar la operación, hubiesen incluido una cláusulas que protegiese a los inversores

Además de la compra, durante la junta también se aprobó un pacto de socios y estatutos sociales para esta nueva fase. También se renueva el consejo de administración por la salida de inversores de Glovo y la toma de control de Delivery Hero. 

Con esta adquisición, Delivery Hero refuerza su posición en el sector. Su presencia geográfica, sumada a la de Glovo, hace que vaya a estar presente en 74 países con un público potencial de 2.200 millones de personas.

Sin embargo, esta compra no ha estado exenta de problemas, principalmente derivados de la Ley Rider. El Gobierno puso como condición para dar su autorización a esta compra que Delivery Hero se comprometiese a acatar esta norma aprobada en verano de 2021. Hasta la fecha, Glovo sigue operando con repartidores autónomos.  

A esta adaptación se suman el cambio que la pandemia ha provocado en el delivery. Hoy, se consume mucha más comida a domicilio que en 2019. De ahí que los propios establecimientos apuesten por sus canales propios y que huyan de las comisiones de las plataformas de reparto.

Esta será otra de las batallas a las que se enfrentará la nueva Glovo. En 2021, perdió 474,8 millones, quintuplicando así sus números rojos respecto al ejercicio anterior. Para este año, la compañía ya ha anticipado unas pérdidas operativas de 330 millones.

Otros artículos interesantes:

De las 'colmenas' de Mercadona a las alianzas con Glovo o Uber Eats: así gestionan los supermercados españoles el negocio del reparto a domicilio

'Project Smart', el plan interno de Delivery Hero para alcanzar la rentabilidad en 2022: evitar despidos masivos, no depender de inversores y dejar de lado "el crecimiento a toda costa"

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

Te recomendamos