De las 'colmenas' de Mercadona a las alianzas con Glovo o Uber Eats: así gestionan los supermercados españoles el negocio del reparto a domicilio

Cliente saliendo de un supermercado
Reuters

¿Existirán los supermercados en el futuro tal y como los conocemos ahora? ¿Seguiremos recorriendo pasillos repletos de estanterías y seleccionando productos para meterlos dentro de un carrito? 

Quizá es pronto para responder a estas preguntas, lo que está claro es que el sector del gran consumo va a vivir una revolución sin precedentes en unos pocos años y hacer la compra, tal y como sucede hoy en día, no va a ser igual. 

Cómo será esa revolución es todavía una incógnita, pero todo apunta a que el canal online va a jugar un rol esencial. Además, hay un factor clave que, como muchas otras cosas, ha acelerado este cambio; la pandemia.

"La pandemia ha traído consigo una serie de nuevos hábitos diarios que han afectado a nuestra forma de comprar y consumir y que mantendremos en el tiempo. Por ejemplo, el hecho de recurrir a internet para comprar se ha convertido en una norma establecida para los consumidores", señalan los expertos de la consultora Kantar.

Sin embargo, hacer la compra a través de Internet, aunque cada vez es más común, todavía supone un porcentaje muy bajo del consumo total, y la mayoría de las grandes cadenas abre más tiendas de las que cierra. 

En 2021, la compra de alimentos online creció en España un 2,5% respecto a 2019. Antes de la pandemia, el e-commerce representaba apenas un 8,7% en este ámbito, y durante los momentos más críticos de los confinamientos de 2020 se duplicó hasta el 15%. 

Actualmente, ese gasto se ha estabilizado y está en torno al 14%, según datos de Kantar. En países como China, el canal online de compra de alimentos ya está en el 28% del gasto total. 

Las grandes cadenas de supermercados han hecho los deberes durante los últimos años, aunque la mayoría tuvo que acelerar una transformación debido a la repentina demanda como consecuencia d ela situación sanitaria global. 

Mercadona, líder indiscutible respecto a cuota de mercado en España con un 27%, anunciaba esta semana durante la publicación de resultados que su canal de ventas online había crecido en 2021 un 40% respecto al año anterior.

Carrefour, segunda por cuota de mercado en España, el mes pasado publicaba también sus resultados y desglosó que su canal de e-commerce movió en 2021, 3.300 millones de euros, un 12% más que en 2020. 

Actualmente, las grandes cadenas de supermercados viven inmersas en una carrera por adaptarse a unos hábitos de consumo que han llegado para quedarse, como señalaba Kantar, y el reparto de última milla juega un papel esencial en esa transformación.

Una de las patas cruciales del canal online y cómo los supermercados llevan la cesta de la compra a sus clientes. Unos clientes cada vez más acostumbrados a los entregas inmediatas y no dispuestos a pagar un alto precio por ello. 

Apostar por un servicio de envío propio u optar por otros players especializados, cuán rápido ser, los servicios de recogida conocidos como 'pick and go', la guerra por ofrecer los envíos más y más baratos, la creación de grandes redes logísticas o almacenes solo centrados en el reparto, son solo algunas cuestiones a las que actualmente se enfrentan las grandes plataformas.

A continuación puedes ver la estrategia de cada uno de estos gigantes de la alimentación y sus planes por llevar a sus clientes la compra a casa.

Mercadona

Un repartidor de Mercadona.

Mercadona cerró 2021 con un beneficio de 680 millones de euros, un 6,4% menos respecto a 2020, cuando el grupo valenciano batió todos los récords al ganar 727 millones de euros.

Sin embargo, la facturación total del año pasado fue de 27.819 millones de euros (mayor que 2020) y el canal online supuso un 2% del total, con 510 millones. Aunque parezca una cifra pequeña, el aumento respecto al 2020 es significativo, ya que fue del 40%. Los pedidos por este canal han sido de 1,8 millones. 

De hecho, el propio Juan Roig, presidente y máximo accionista de Mercadona, destacaba en rueda de prensa al presentar sus resultados anuales el desempeño de esta área. "Estamos muy contentos. Hoy ya es rentable. Nos ha costado, pero hemos sabido hacerlo. Nuestra página web ahora es una virguería", destacaba el directivo.

Las frases más polémicas de Juan Roig, dueño de Mercadona: "A los pobres les gusta comprar barato"

La compañía ofrece el servicio a domicilio, es decir, el cliente compra en el supermercado y se lo llevan a casa, o directamente puede comprar de manera online. Este canal está operativo desde el año 2018.

Actualmente, Mercadona cuenta con 3 almacenes logísticos a los que denomina 'colmenas', de alrededor de 10.500 m², ubicados en Madrid, Barcelona y Valencia, y que están dedicados exclusivamente a la venta online. Este 2022 la cadena de supermercados prevé abrir 2 nuevos centros de este tipo en Sevilla y Alicante.

El hecho de tener estas 'colmenas', especializados en el canal online, y no depender de las diferentes tiendas para entregar los pedidos, les ha permitido multiplicar la producción y eficiencia por 8, según señala la compañía en su memoria anual.

Cada día, estos almacenes gestionan 26 toneladas de alimentos.

Una fotografía del interior de una de las Colmenas de Mercadona.

El equipo de última milla del departamento de Mercadona Tech, el brazo tecnológico del grupo, reparte un total de 600.000 productos cada día en 600 rutas diferentes y en franjas horarias de una hora.

El pedido cuesta 7,21 euros y el horario de entrega va desde las 7:00 de la mañana hasta las 22:00 horas de lunes a sábado. Las entregas se llevan a cabo a partir del día siguiente de haber hecho el propio pedido. 

Este departamento de última milla no existía hace 2 años, ya que Mercadona utilizaba terceras empresas para gestionar estas operaciones. A medida que el canal online crecía, apostaron por desarrollar su propia plataforma tecnológica y logística y no depender de otras empresas.

Carrefour

Carrefour tiene los 7 productos que todos esperaban que solo estarán a la venta en verano.

Como se mencionaba al inicio, las ventas online del grupo francés crecieron un 12% en 2021 respecto al año anterior. Para 2026, Carrefour pretende que su canal digital mueva 10.000 millones de euros, 3 veces más de lo que supone actualmente.

El gigante galo tiene una ambiciosa estrategia de cara a los próximos 4 años, denominada "data-centric, digital first”, basada en la digitalización de los procesos y la aceleración de su comercio electrónico. Para ello, ya anunciado una inversión de 3.000 millones de euros que llevará a cabo entre 2022 y 2026. 

Una de las patas claves de este plan es el 'delivery'. La cadena de supermercados apuntaba en su memoria sobre sus planes de digitalización, que los envíos ultrarápidos o exprés, entregas en menos de 15 minutos y por debajo de las 3 horas respectivamente, son esenciales.

En el pasado ya firmaron acuerdos con empresas de reparto como Glovo en España, con la que siguen operando y ofrece la compra en menos de 30 minutos en algunas tiendas. En Francia también ha sellado alianzas con Uber Eats y Cajoo, una empresa francesa especializada en el reparto ultrarápido como Gorillas o Getir.

En concreto, Carrefour Francia registró en 2021 unos ingresos de 100 millones de euros a través del servicio que ofrece con Uber Eats, y se espera que pronto ofrezca entregas en 10 minutos.

¿Recuerdas estos supermercados? Estas son las 5 cadenas que han desaparecido en España

Carritos de la compra

En España, por otro lado, este mismo mes el gigante galo inauguraba su primer centro logístico centrado exclusivamente en el comercio online de la cadena, con una superficie de 10.000 m² y capacidad de despachar 4.000 pedidos diarios, similar a las 'colmenas' de Mercadona.

Carrefour presenta una oferta más variada que su acérrimo rival en cuanto al reparto. Los franceses realizan entregas a domicilio en franjas de 2 a 3 horas entre las 10.00 y las 22.00 horas todos los días de la semana. Además, en algunas ciudades realizan entregas en el mismo día si el pedido se realiza antes de las 12.00.

Algo que ofrece Carrefour y que no está disponible en Mercadona es la función click and collect, en el que el cliente compra online, pero va a buscar su pedido a la tienda. 

De esta manera la compañía se ahorra los costes de toda la cadena logística de última milla -un proceso muy caro para las empresas a un precio muy bajo para el cliente, y por el cual muchas empresas incluso pierden dinero en cada pedido-.

De hecho, compañías como Aldi, que estaban colaborando con Deliveroo en el Reino Unido para su servicio de reparto, en enero de este año anunciaban que ponían punto final a su acuerdo para centrarse en este modelo click and collect, ya que la demanda de reparto había bajado con la vuelta a la normalidad, según informó The Guardian.

Carrefour España cerró el 2021 con unos ingresos de 10.450 millones de euros, un 4,6% más respecto al 2020.

Lidl

Supermercado de Lidl en España

Los últimos datos disponibles de Lidl España corresponden con el ejercicio fiscal 2020. Ese año, la cadena de supermercados alemana cerró con 151 millones de euros en positivo en nuestro país. Esto supone un 14% menos que el año anterior, cuando el beneficio fue de 176 millones.

Actualmente, es la tercera empresa por cuota de mercado en España, según el Worldpannel de Kantar. El pasado mes de febrero anunciaba un plan de inversión de 1.500 millones de euros en nuestro país para continuar con su expansión, centrada en la apertura de tiendas y la construcción de plataformas logísticas.

En su memoria anual no desglosa el volumen de facturación que genera su canal de venta online, estrenado en 2018. Al año de haber instaurado este sistema, antes de la pandemia, la compañía aseguró haber superado el millón de artículos vendidos por esta vía. En 2021, el número de pedidos era de cerca de 3 millones, según un vídeo del año pasado de Lidl.

En cuanto a su sistema de reparto, la compañía utiliza a Seur y GLS, importantes empresas de logística, para realizar sus entregas. Solo realiza pedidos de lunes a viernes y el plazo de entrega es de 1 a 3 días. El precio por pedido es de 4 euros.

Dia 

Dia supermercado

La cadena de supermercados Dia cerró el 2021 con unas pérdidas de 257,3 millones de euros. El año anterior, los números rojos habían ascendido a los 363,8 millones. 

Los ingresos en 2021 fueron de 6.647 millones de euros, de las cuales el 2,3 pertenecen al canal online.

De hecho, el canal online de la cadena española creció un 92% en comparación con el 2019, antes de la pandemia, según comunicaba la propia compañía. Aunque las cifras todavía siguen siendo muy bajas.

Como sus competidoras, Dia, que ocupa la cuarta posición en cuota de mercado en España, también cuenta con un plan de digitalización y su apuesta por el delivery y los ultrarápidos son clave, según desprenden en su memoria anual. La compañía ha firmado acuerdos con Uber Eats, Glovo y Amazon para ofrecer sus productos en estas plataformas.

En el caso de Amazon, por ejemplo, el servicio es gratuito si la compra supera los 50 euros y se entrega en el mismo día en un horario que va de lunes a sábado en franjas de entrega de dos horas entre las 10 y las 18 horas.

En el caso de Uber Eats los pedidos se pueden realizar desde las 9.30 hasta las 20.30 horas, todos los días de la semana y por un precio de entre 2 y 3 euros.

Pero además, la cadena de supermercados cuenta con su propio servicio de delivery. Entrega en franjas de 2 horas de lunes a sábado de 8.00 a 22.00 y si el pedido es antes de las 17.00 horas, se entrega el mismo día. El precio es de 4 euros.

Además, la compañía ofrece la "entrega exprés", envíos en una hora por solo 6 euros. Estas entregas las realizan repartidores de Glovo y de la compañía de logística Mox.

Otros artículos interesantes:

El futuro de los 'supermercados fantasma' en Europa pende de un hilo con la regulación en Madrid y el veto de Barcelona: "No queremos 'dark stores' en la ciudad"

Mijaíl Fridman, dueño de los supermercados Dia, aparece en la lista de oligarcas rusos sancionados por la UE

Coca-Cola, Nestlé o Heineken avisan de nuevas subidas de precios en 2022: los supermercados por ahora resisten, aunque reconocen que solo es “cuestión de tiempo”

Te recomendamos