Pasar al contenido principal

"La mascarilla es para ti, no para la naturaleza", la campaña del Gobierno para evitar que los residuos sanitarios se tiren entre 300 y 400 años en el mar

Mascarillas
Reuters

  • Las mascarillas abandonadas en un entorno natural pueden tardar en degradarse entre 300 y 400 años.
  • Desde el ministerio de Consumo y de Transición Energética recomiendan el uso de mascarillas reutilizables y apelan a la responsabilidad ciudadana para no llenar los entornos naturales de residuos higiénicos-sanitarios.
  • También consideran que los ciudadanos deben modificar sus hábitos de consumo y recuerdan que tanto las mascarillas como los guantes deben depositarse en los contenedores grises de residuos no separables.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

"Una mascarilla higiénica común, abandonada en un entorno natural, puede tardar en degradarse entre 300 y 400 años. Y, mientras desaparece, puede afectar de múltiples formas a la flora y fauna del entorno, al agua y a los suelos que conforman ese espacio; o incluso acabar en el mar, uniéndose a los más de ocho millones de toneladas de residuos plásticos que se vierten anualmente a los océanos", advierte el Gobierno. 

Con este mensaje, encuadrado en el lanzamiento de la campaña institucional "Recuerdos inolvidables. La mascarilla es para ti, no para la naturaleza", el Gobierno pretende sensibilizar de las consecuencias del abandono en el entorno natural de los residuos higiénico-sanitarios de protección frente al coronavirus. 

"La fragmentación de residuos como las mascarillas, los envases de gel hidroalcohólico o los guantes de un solo uso, material plástico, puede constituir una fuente de acumulación de microplásticos en el medio", advierten. 

Leer más: Científicos encuentran una nueva manera de desinfectar las mascarillas: cocinarlas al vapor en el microondas

Apelación a la responsabilidad individual de los ciudadanos

Los ministerios de Consumo y Transición Energética y Reto Demográfico ha unido fuerzas en esta campaña para promover, por un lado, el uso de mascarillas en las salidas al campo, al bosque o a la playa, y, por otro, para alertar sobre el impacto de su abandono u olvido en entornos naturales.

"Debemos actuar en el origen, apelando a nuestra responsabilidad individual y modificando nuestros hábitos de consumo. En un momento en el que todos debemos actuar con responsabilidad, protegiéndonos y protegiendo a nuestros conciudadanos con el uso de mascarillas, es importante ampliar esa protección a los entornos naturales", señala la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera. 

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, hace un llamamiento a la “responsabilidad individual de los ciudadanos, clave en las 3 fases de la mascarilla: compra, uso y deshecho”. También recomienda el uso de mascarillas reutilizables frente a las de un solo uso. 

Leer más: Dónde conseguir las mascarillas de tela más bonitas: lo mejor de ellas es que son reutilizables

“La sociedad ha ido tomando conciencia en las últimas décadas de la importancia tanto del reciclaje como de no abandonar envases en entornos naturales y urbanos fuera de sus contenedores. Nuevos residuos como los millones de mascarillas, guantes o envases de gel generados debido a la pandemia no pueden ser una excepción", comenta Garzón. 

Por último, desde los ministerios recuerdan que tanto las mascarillas como los guantes deben desecharse en el contenedor gris de residuos no separables. 

Y además