Los habitantes de esta isla han hecho las maletas: el cambio climático los deja sin casa

Isla Panamá

Cotopaxi5897/Wikipedia

  • Cartí Sugdupu es una pequeña isla y localidad del archipiélago de San Blas, de la comarca indígena panameña de Guna Yala.
  • 300 familias se preparan para mudarse al continente: el cambio climático y la subida del nivel del mar en las próximas décadas se expulsan de su casa, según Euronews.

“Estamos un poco tristes, porque vamos a dejar atrás las casas que conocemos de toda la vida, la relación con el mar, donde pescamos, donde nos bañamos y donde vienen los turistas, pero la isla se está hundiendo poco a poco en el mar". Son palabras de Nadín Morales, de 24 años, quien se preparaba para mudarse con su madre, su tío y su novio.

Es una de los 300 habitantes de Cartí Sugdupu que tendrán que cambiar la pequeña isla habitada por la comunidad indígena durante generaciones y generaciones por la tierra firme del continente. Los gunas —gentilicio del lugar— son víctimas del cambio climático y de la anunciada subida del nivel del mar. Su casa, su hogar rodeado de océano, ya no es un lugar seguro.

El medio Euronews relata el desalojo: los gunas de Cartí Sugdupu son la primera de 63 comunidades a lo largo de las costas del Caribe y el Pacífico de Panamá que funcionarios gubernamentales y científicos deberán reubicar debido a la subida de las aguas. Pese a que no es seguro, algunas personas han decidido quedarse en la isla por voluntad propia.

La isla, ya de por sí inundada en noviembre y diciembre cuando hay fuertes vientos, sufre las embestidas del cambio climático, que calienta los océanos y provoca tormentas más fuertes, además de subir el nivel del mar, amenazando la vida tal y como la conocemos en las zonas costeras, tal y como puedes consultar en este mapa de Climate Central.

Aunque este pueblo amerindio de los gunas ha procurado reforzar los bordes de la isla con rocas, pilotes y corales, el cambio climático ha tenido un impacto inmenso, y la marea ha llegado a niveles que antes eran impensables. Además, el calor es insoportable. 

El gobierno autónomo de la isla decidió hace dos décadas que debían abandonarla por exceso de población, pero los efectos del cambio climático aceleraron su postura, tal y como explica Evelio López, un maestro de 61 años.

El Gobierno panameño ha proyectado para sus habitantes un nuevo enclave o villa para vivir, cuyo desarrollo ha tenido un presupuesto de 11 millones de euros. Son casas de adobe y calles pavimentadas en la selva tropical, a dos kilómetros del puerto desde donde pueden viajar a la isla en un viaje de ocho minutos en bote.

Para los gunas, marcharse de su hogar doscientos años después es muy duro. “Dejar el mar, las actividades económicas que tenemos allí en la isla, y ahora vamos a estar en tierra firme, en el bosque. Vamos a ver cuál es el resultado a largo plazo", anota este profesor.

El mapa de la temperatura actual de los océanos que debería aterrorizarte

Todas las islas vecinas tendrán que ser abandonadas por los gunas antes de final de siglo, ya que al estar a tan solo medio metro sobre el nivel del mar, se volverán inhabitables en las próximas décadas.

"Todas las costas del mundo se están viendo afectadas por esto a diferentes velocidades", señala Steven Paton, director del programa de monitoreo físico del Instituto Smithsonian en Panamá. "Es una consecuencia directa del cambio climático". No son los únicos afectados: Venecia, Nueva Zelanda o México ya lidian con problemas similares. 

Un estudio reciente realizado por la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente de Panamá, con el apoyo de universidades de Panamá y España, calcula que para 2050, Panamá perdería alrededor del 2,01% de su territorio costero debido al aumento del nivel del mar.

Panamá estima que la reubicación de los 38.000 habitantes que sufrirán las consecuencias de la subida del nivel del mar tendrá un coste de 1.200 millones de dólares —1.100 millones de euros—. El coste oculto es el sentimental: no es fácil irse de casa y afrontar un nuevo estilo de vida, sin el agua del mar como compañera.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.