Pasar al contenido principal

Ikea se enfrenta al reto de una demanda superior a la oferta en Europa tras la pandemia: refuerza su canal online y su entrega a domicilio

El CEO de Ikea, Jesper Brodin
El CEO de Ikea, Jesper Brodin Ikea

  • Tras la pandemia del coronavirus, Ikea tuvo un gran reto: las ventas eran superiores a la producción en el mercado europeo y esto generó un problema, según explica el CEO de la compañía, Jesper Brodin en una entrevista con Business Insider España.
  • La pandemia obligó a almacenar la producción y detener algunas fábricas por lo que algunas entregas se han dilatado en algunos mercados, según detalla el CFO de Ikea, el español Juvencio Maeztu.
  • El grupo está reforzando su canal online y su entrega a domicilio a fin de “proteger a la gente, salvar el negocio y los puestos de trabajo” ante posibles rebrotes, concreta el CEO.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus obligó a cerrar tiendas y detener la producción y el caso de Ikea no fue una excepción. La pandemia derivó en que un 80% de los establecimientos de la compañía sueca estuvieran cerrados pero el verdadero reto para la compañía fue el de hacer frente a la elevada demanda en sus tiendas cuando se realizó la reapertura. 

Así lo confirma el CEO del grupo, Jesper Brodin, en una entrevista con Business Insider España: “El reto real llegó cuando abrimos las tiendas en Europa y tuvimos un rebote en las ventas en verano. Cuando tus ventas son mayores que tu producción tienes un problema y esto ha sido un problema”, explica el ejecutivo.

El directivo de la multinacional señala que Ikea ha tenido que encontrar, en un mes, la forma de solventar esta situación. Nadie estaba preparado para la crisis del coronavirus, recuerda Brodin.

Lo cierto es que Ikea tuvo que almacenar la cadena de producción y parar algunas fábricas. “Como si fuera una máquina, tienes que parar y luego volver a empezar. Paras un tanque y arrancas con un Ferrari”, apunta el director financiero del grupo, Juvencio Maeztu. 

Leer más: Ikea diversifica su modelo con una apuesta decidida por la sostenibilidad: “Es la única manera de mirar por el futuro de tu negocio”

Así es que cubrir el tiempo de espera de los pedidos fue uno de los principales hándicaps para la compañía. “En algunos casos la cadena de suministro está más cerca del cliente pero en otros mercados el tiempo de espera es mayor”, explica Maeztu en conversación vía videoconferencia. 

“Todas las fábricas han vuelto a la producción y estamos preparándonos y resolviendo la situación”, detalla el director financiero. “Tenemos que cubrir algunos huecos en algunos mercados para ver mejoras en las próximas semanas. En algunos casos ya está hecho y en otros lleva algunas semanas más volver a operar de forma normalizada”. 

“Una de las ventajas de Ikea es que el 60% de los productos de la tienda los entregan directamente nuestros proveedores”, señala Brodin una de las palancas que dieron solución al problema. “Lo que implica que no teníamos que ir a nuestros centros de distribución contamos con más precisión para realizar nuestras entregas”.

Leer más: Ikea reformula su modelo de tiendas y apuesta por más locales en el centro de las ciudades que funcionarán como escaparates y centros logísticos 

La cadena de distribución de muebles cuenta con escenarios previstos en los que pueden producirse rebrotes, sin embargo, no contempla en ellos que se produzcan confinamientos a nivel nacional sino por regiones. “No creemos que veamos el mismo nivel de cierres en Europa, será algo más regional aunque puede tener un impacto el año que viene”, indica Brodin. Ante tal posibilidad, el grupo está reforzando su canal online y su entrega a domicilio a fin de “proteger a la gente, salvar el negocio y los puestos de trabajo”, concreta el CEO.

De hecho, en la primera crisis derivada del coronavirus, explica el CEO de Ikea, el grupo encontró maneras de redirigir el flujo de la producción y las ventas, especialmente con el uso de las tiendas a modo de almacenes para surtir al canal online. 

Y además