Pasar al contenido principal

Las consecuencias tóxicas del incendio de Notre Dame: el fuego podría haber expuesto a 6.000 niños a niveles inseguros de plomo

La aguja de Notre-Dame colapsa y cae mientras el templo es engullido por las llamas en París el 15 de abril de 2019.
La aguja de Notre-Dame colapsa y cae mientras el templo es engullido por las llamas en París el 15 de abril de 2019. GEOFFROY VAN DER HASSELT/AFP/Getty Images
  • En la tarde del 15 de abril las vigas de madera de 800 años de historia que aguantaban el techo de Notre-Dame en París acabaron envueltas en llamas y consumieron la icónica aguja de la catedral.
  • La catedral se encuentra en la Île de la Cité, una isla en mitad del cauce del Sena, en el corazón de París, cerca de escuelas y parques.
  • El humo del incendio esparció una nube de polvo que contenía 460  toneladas de plomo por todo el centro de la ciudad, exponiendo potencialmente a 6.000 niños menores de 6 años a niveles no seguros de tóxicos químicos, según un artículo de investigación del New York Times.
  • Las autoridades francesas no han alertado adecuadamente a los parisinos de los riesgos de salud relacionados con el suceso, según el Times.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En abril, el mundo siguió con angustia cómo Notre-Dame, la icónica catedral ubicada en el corazón de París, se vio envuelta en llamas.

En el momento en el que el incendio era extinguido, la famosa aguja del templo colapsó, y acabó destruida junto a mucha estructura interna de madera. Políticos, celebridades y compañías de todo el mundo inmediatamente dieron ayuda y fondos para ayudar a reconstruir la aguja y el presidente francés, Emmanuel Macron, planteó unos ambiciosos plazos, diciendo que quería ver la catedral reconstruida en cinco años, antes de que París sea la anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2024.

Pero mientras los franceses ven con sus propios ojos cómo se reconstruye uno de sus orgullos nacionales, los posibles riesgos a la salud pública que provocó el incendio se han quedado escondidos debajo de la alfombra. Así lo revela una investigación del New York Times.

De acuerdo con documentos confidenciales, incluyendo informes de inspectores de Trabajo y policías, así como mediciones de plomo no reveladas del Ministerio de Cultura, el incendio expandió una nube de humo tóxico que contenía 460 toneladas de plomo en polvo y que alcanzó parques, escuelas y hogares.

El polvo se originó una vez colapsó la aguja y el tejado, y contaminó buena parte del centro de París con niveles 1.300 veces superior a las guías de seguridad francesas, detalla en su artículo el New York Times.

"Resulta evidente que si quemas cientos de toneladas de plomo, vas a tener una deposición significativa de estas partículas en el vecindario", explica al New York Times Matthew J. Chachère, consejero de la Coalición por el Fin del Plomo Venenoso de Nueva York.

Se detectó que más de 6.000 niños con edades inferiores a los seis años que viven a poco menos de un kilómetro de la catedral presentaban niveles de plomo fuera de lo aceptable según las pautas sanitarias.

 Las consecuencias tóxicas del incendio de Notre Dame: el fuego podría haber puesto a 6.000 niños a niveles inseguros de plomo.
Franklin Azzi Architecture

Las autoridades francesas conocieron el problema con el plomo pocos días después del incendio, pero no informaron a los parisinos de los riesgos sanitarios

El New York Times también confirma mediante una serie de entrevistas que las autoridades francesas eran conscientes de la exposición a altos niveles de plomo 48 horas después del incendio. Pero pasado un mes de un primer test de plomo en el area, no se informó a nadie de los problemas sanitarios asociados con el fuego.

Los tests revelaron que al menos 18 colegios y guarderías de la zona tenían niveles de plomo inseguros, y que una docena de espacios públicos tenían 60 veces más plomo en suspensión aérea que los niveles aceptables.

Leer más: Reconstruir Notre Dame podría pasar por pedir ayuda a los creadores de Assasin's Creed

Las zonas cercanas a Notre-Dame estuvieron peor: con al menos 1.300 veces más plomo que lo que la regulación establece. Las autoridades no descontaminaron la zona hasta cuatro meses después.

"Son niveles estratosféricos de plomo, y la actitud de las autoridades sanitarias es inexplicable", lamenta al New York Times Annie Thébaud-Mony, una experta en sanidad pública en Francia.

En esta imagen tomada de un vídeo de France Television, los bomberos entran en una sala dañada por el fuego dentro de la catedral de Notre Dame, en París, el 15 de abril de este año.
En esta imagen tomada de un vídeo de France Television, los bomberos entran en una sala dañada por el fuego dentro de la catedral de Notre Dame, en París, el 15 de abril de este año. France Televisions via AP

El Times advierte que cientos de niños siguieron yendo a la escuela en áreas contaminadas después de que el fuego liberara el plomo y los trabajos de descontaminación comenzaran.

"El plomo afecta a los niños más que a los adultos", explica el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos —CDC, por sus siglas en inglés—. Los niños tienden a intoxicarse con plomo a pesar de exponerse a niveles más bajos, según la CDC. Se han detectado casos de niños intoxicados por el plomo que los padres han traído a casa en los monos de sus trabajo.

Independientemente de si una persona inhala o ingiere polvo de plomo, el químico se instala en los huesos, en la sangre y en los tejidos del cuerpo humano, causando potencialmente daños renales y cerebrales. Según la CDC, altas exposiciones al plomo pueden ocasionar abortos, muerte fetal o infertilidad, y los síntomas pueden pasar de mujeres embarazadas a sus niños no nacidos. El plomo tóxico puede dañar a no-natos y al sistema nervioso de bebés, afectando su desarrollo e inteligencia.

"Pensaron que protegían a la gente sin comunicarles nada sobre el problema del plomo"

Solo días después del fuego, un test de plomo en un centro de cuidados diurnos en la calle de la catedral reveló niveles inseguros de plomo, afirma el Times citando un documento policial confidencial. Un segundo test en otro centro reflejó resultados similares. A pesar de la evidencia, los dos centros, junto a varios colegios públicos cerca de la catedral no cerraron hasta mayo, y las autoridades francesas no dieron voz de alarma.

Funcionarios municipales como Anne Souyris, la concejala de Salud de París, le dijo al Times que siguieron el asunto del plomo en agencias regionales y nacionales: "Pensaron que protegerían a la gente sin comunicarles nada sobre el problema del plomo".

Una nube tóxica de plomo surgida del incendio de Notre Dame habría afectado a 6.000 niños.
REUTERS/Gonzalo Fuentes

La agencia de salud regional de la Île-de-Franc publicó un comunicado el 9 de mayo que confirmaba la presencia de polvo de plomo cerca de la catedral, pero también apuntaban que sus análisis no indicaban la presencia de "riesgos asociados con la absorción" de este químico.

Souyris concluye: "El Estado tenía miedo de provocarle a la gente miedo".

Y además