Más motivos para evitar los hidratos refinados: un estudio vincula índices glucémicos altos con mayor riesgo de cáncer de mama

cáncer de mama
  • Un estudio, que involucró a más de 900 mujeres, detectó que  aquellas que mostraban un mayor indice glucémico en su dieta tenían 1,41 veces más probabilidades de padecer cáncer de mama que las que tenían tenían un valor mucho más bajo. 
  • El riesgo fue aún mayor en pacientes premenopáusicas (1,85 veces más).
  • El índice glucémico hace mención a la velocidad con la que un carbohidrato puede aumentar la glucosa en sangre tras su ingesta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un estudio de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán (Irán) ha encontrado una relación entre el índice glucémico de los carbohidratos y un mayor riesgo de cáncer de mama.

No todos los carbohidratos trabajan de la misma manera en el cuerpo. Mientras que uno provocan una subida rápida de azúcar en la sangre, otros trabajan más lentamente, evitando estos picos. El índice glucémico aborda estas diferencias al medir la velocidad a la que un alimento dispara la glucosa en sangre tras su ingesta. Cuanto más alto, más riesgo de padecer diabetes tipo 2 y aumentar tu peso.

En general los hidratos refinados, como el pan, la pasta o el arroz blanco, la bollería industrial o las bebidas azucaradas tienen un índice glucémico mayor. Mientras que el de frutas, verduras o cereales integrales tiende a ser bajo.  

La investigación evaluó posibles asociaciones entre el índice de calidad de los carbohidratos y el riesgo de cáncer de mama en un grupo de mujeres iraníes de entre 19 y 80 años. De estas 461 fueron diagnosticadas con cáncer de mama un año antes, y 495 mujeres estaban sanas en ese momento.

Se utilizó un cuestionario para determinar y evaluar la ingesta dietética. La calidad de los carbohidratos se determinó considerando 4 criterios que incluyen: proporción de carbohidratos sólidos a carbohidratos totales, ingesta de fibra dietética, índice glucémico y proporción de granos enteros a granos totales.

Los resultados, publicados en la revista Nutricional Journal, muestran que las mujeres con mayor indice glucémico tenían 1,41 veces más probabilidades de padecer cáncer de mama que las que tenían tenían un valor mucho más bajo. 

En el caso de las mujeres premenopáusicas el riesgo fue mayor, con 1,85 veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad. 

No se trata de limitar los hidratos, sino de consumir aquellos que son de calidad

Si bien es necesaria más investigación al respecto, estudios previos han señalado la importancia de optar por hidratos de calidad a la hora de reducir el riesgo de enfermedades graves.

En 2012 un estudio sobre más de 11.000 pacientes en Europa seguidas durante 16,6 años no encontró vínculo entre la ingesta de índice glucémico, carga glucémica, carbohidratos totales y azúcar total y riesgo de cáncer de mama en la cohorte total. Sin embargo, si que hubo evidencia de modificación del efecto por la menopausia.

Las dietas de alto índice glucémico se asocian con un aumento de la secreción de insulina, que puede afectar el riesgo de cáncer de mama por varios mecanismos. Esta facilita el paso a la primera etapa del ciclo celular en el que las células se preparan para dividirse y puede inhibir la apoptosis, (proceso de muerte de células innecesarias).

Más recientemente, una investigación de 2020 de la Universidad de Navarra detectó que una mayor calidad de los carbohidratos ingeridos se asoció a un menor riesgo de padecer cáncer de mama, principalmente en mujeres premenopáusicas. Los hallazgos fueron el resultado de un seguimiento de casi 12 años, sobre 10.812 mujeres de mediana edad.

Una mayor calidad de los carbohidratos ingeridos supone optar por aquellos con mayor contenido en fibra dietética, menor índice glucémico, carbohidratos sólidos frente a líquidos y de grano entero o integral. 

"En este estudio lo evaluamos, y pudimos observar que la calidad de estos [carbohidratos] era más relevante que la cantidad total de carbohidratos ingerida", explicó entonces Andrea Romanos, autora principal del estudio, a Diario de Navarra.

En dicha entrevista la investigadora enumeró las fuentes óptimas para conseguir estos nutrientes como legumbres, frutas y otros vegetales, cereales de grano entero (como trigo, avena, quinoa) y elegir el arroz, la pasta y el pan en sus versiones integrales.

Mientras que enfatizó la necesidad de evitar los carbohidratos con mayores índices glucémicos.

"Vemos que es esencial reducir el consumo de productos como batidos lácteos, bebidas azucaradas, zumos comerciales o embotellados, pan blanco, bollería industrial, golosinas y chocolatinas", subrayó entonces la científica.

Otros artículos interesantes:

Cómo escoger los productos con carbohidratos más saludables cuando haces la compra

Síntomas que alertan de la posibilidad de padecer un cáncer de mama y por los que deberías ir al médico

12 tipos de cáncer que están relacionados con una mala alimentación

Te recomendamos