Los ricos quieren la fuente de la eterna juventud y están invirtiendo sus fortunas para encontrarla

Hayley Cuccinello,
A server tray with a variety of pharmaceutical drugs
c-vino/Getty, MirageC/Getty, Nigel Stripe/Getty, MyImages_Micha/Getty, Tyler Le/BI
  • Grandes magnates del sector tecnológico como Sam Altman (CEO de OpenAI) están invirtiendo su dinero en startups con la esperanza de engañar a la muerte.
  • Business Insider ha preguntado a cuatro inversores en longevidad cómo invierten ellos y por qué lo hacen.

Maximilian Winter estaba enfermo y los médicos no sabían por qué.

A sus 23 años, este estudiante de ingeniería de Santa Bárbara (California, Estados Unidos) sufría niebla mental y siempre se sentía cansado, aunque durmiera 10 horas por noche durante una semana. Pero a pesar de este cansancio, Winter persiguió tenazmente un diagnóstico y una cura. Tras visitar a cinco médicos, le diagnosticaron la enfermedad de Lyme. Tardó dos años en recuperarse por completo. Tras un tratamiento inicial con antibióticos, cambió su dieta y su rutina de sueño, empezó a meditar y recurrió a cámaras hiperbáricas de oxígeno, filtración de la sangre con rayos ultravioleta y saunas de infrarrojos.

Winter no está muy seguro de cuál fue el remedio milagroso. Pudo permitirse estos tratamientos gracias a una fortuna familiar derivada del proveedor alemán de piezas de automóvil Fritz Winter. A través de su family office, comenzó a invertir en salud y ciencias sociales en 2018, ayudando a desarrollar mejores tratamientos para la enfermedad de Lyme. Pero se sintió atraído por las startups de deeptech (nueva categoría de empresa tecnológica que busca resolver los grandes problemas que enfrenta el mundo) que buscan imprimir órganos en 3D y utilizar la inteligencia artificial para el descubrimiento de medicamentos. Con los años ha convertido estas inversiones en un fondo que ha desplegado más de 20 millones de dólares desde 2021. 

"Dicen que los emprendedores son personas que terminan resolviendo sus propios problemas, que experimentan ellos y el resto de la gente", explica Winter, ahora de 34 años, a Business Insider. "Creo que eso fue cierto en mi caso".

Winter forma parte de un grupo cada vez mayor de directores de family offices y emprendedores que realizan inversiones directas en pos de una vida más larga y saludable. Están en buena compañía; las startups de longevidad atrajeron una inversión global de más de 5.200 millones de dólares (4.800 millones de euros) en 2022, según una firma de capital riesgo, Longevity Tech Fund, que utilizó datos de PitchBook. Multimillonarios como Peter Thiel han aparecido en los titulares por respaldar iniciativas para revertir el envejecimiento a nivel celular. 

Pero para muchos inversores como Winter, el objetivo no es engañar a la muerte. Impulsados por sus propios problemas de salud o por la muerte de sus seres queridos, no solo quieren prolongar la esperanza de vida, sino, lo que es más importante, la duración de nuestra salud, es decir, cuántos años podemos pasar libres de enfermedades crónicas o dolencias relacionadas con la edad. 

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Winter cree que una esperanza de vida de 90 a 120 años es "bastante razonable", dado el ritmo de los avances médicos (solo hay un caso documentado de alguien que haya vivido más de 120 años). Sin embargo, se muestra escéptico ante la idea de que los descubrimientos científicos puedan adelantarse al envejecimiento y permitir a las personas vivir indefinidamente

"Se ha dado mucho bombo a la longevidad. No hemos visto que se materialice", afirma. "Creo que los enfoques más creíbles que hemos visto siguen estando en elegir afecciones específicas y cosas que realmente afectan a las personas en su vejez y que podrían prevenirlas o tratarlas de forma reactiva".

Maximilian Winter es un heredero de séptima generación y se dedica a invertir en longevidad.
Maximilian Winter es un heredero de séptima generación y se dedica a invertir en longevidad.

Andres Hernandez Studio

Distinguir entre científicos y vendedores de humo

Hace tres años, Winter transformó las inversiones sanitarias de su family office (una gestora patrimonial dedicada a preservar la riqueza de familias acomodadas) en una firma de capital riesgo llamada Harmonix. Desde que acogió a inversores externos, Harmonix ha recaudado un fondo de 20 millones de dólares que se cerró en julio y otro que está a punto de cerrarse a finales de marzo. 

La empresa, con sede en La Quinta (California, Estados Unidos), ha realizado más de 30 inversiones. Una de sus empresas participadas, PathologyWatch, que utiliza IA para ayudar a los dermatólogos a revisar y diagnosticar casos con mayor rapidez y precisión, fue adquirida por 150 millones de dólares en noviembre. 

Según Winter, mejorar la detección y prevención de enfermedades como el cáncer y otras de las principales causas de muerte cambiaría la esperanza de vida y la salud. Por desgracia, le ha resultado difícil encontrar posibles empresas en cartera que se alineen con estos objetivos, ya que el sistema sanitario estadounidense incentiva más fiscalmente el tratamiento de las enfermedades que su prevención, afirma.

Miembros del Círculo de Bienestar y Longevidad de R360 visitan al profesor David Sinclair en el laboratorio contra el envejecimiento de Harvard.
Miembros del Círculo de Bienestar y Longevidad de R360 visitan al profesor David Sinclair en el laboratorio contra el envejecimiento de Harvard.

Courtesy of R360

Los inversores en longevidad se enfrentan a otros muchos retos. Para empezar, la inversión en biotecnología es arriesgada y cara incluso para los ricos. Investigar y desarrollar nuevos fármacos y terapias no es barato, y los inversores no pueden permitirse escatimar.

Kathrin Genovese, fundadora de KGM, una gestora patrimonial suiza de un año de antigüedad que asesora a familias ultrarricas, no realiza inversiones directas. Ella y algunos de sus clientes invierten en Maximon, un fondo de longevidad con sede en Suiza que incluye "clínicas de salud" en su cartera.

Calistenia deporte

"En este momento no puedo decir qué es real y qué no lo es. Y creo que el sector tampoco es capaz de decírmelo porque es demasiado joven", afirma Genovese, que anteriormente trabajó para UBS y dirigió un family office unifamiliar durante 15 años. "Averiguaremos quién lo conseguirá y quién no".

En el sector de la longevidad también proliferan los vendedores de humo, y los inversores con grandes patrimonios son un objetivo atractivo. Winter explica que su Fondo Harmonix cuenta con seis asesores para examinar las propuestas, aplica un procedimiento de auditoría con más de 200 criterios y examina las fuentes de información.

Peter Fioretti, empresario inmobiliario y miembro de R360, un club para personas con un patrimonio mínimo de 100 millones de dólares, es un apasionado de la longevidad. Hace seis años, acudió a más de 10 médicos para que le hicieran una evaluación exhaustiva de su salud cardiaca y le diagnosticaran una obstrucción arterial. Ahora, este hombre de 64 años, gracias a la dieta, el ejercicio y los suplementos, tiene una "edad cardíaca" de 47 años, según declaró a Business Insider el pasado marzo.

Pero este entusiasta del antienvejecimiento se muestra cauto a la hora de invertir, tras haber hecho algunas apuestas en la investigación de células madre y otra en una aplicación que monitoriza los entrenamientos y la salud del usuario y ofrece consejos de un nutricionista. El club de Fioretti, R360, no asesora sobre inversiones, pero cuenta con un equipo interno que comprueba los antecedentes, verifica los argumentos de marketing y realiza otras tareas.

"Es difícil de evaluar", afirma sobre las oportunidades biotecnológicas. "Son muy impredecibles. El capital necesario es difícil de determinar, y los obstáculos normativos suelen crear grandes sorpresas negativas".

Ben Meyers giving Elizabeth Francis her 'oldest living texan' plaque, and Fabrizio Villatoro with the world's second oldest living man, Efraín Antonio Ríos García

Cómo incorporan los ricos estas inversiones a sus vidas

Los objetivos de Genovese, afincado en Zúrich, son sencillos: sentirse bien y envejecer bien.

"Cuando inicias un nuevo negocio a los 60 años con un socio que tiene la mitad de tu edad, necesitas mantenerte en forma y pensar con claridad durante un par de años más", afirma. "Envejecer con gracia como mujer es incluso más problemático que como hombre, porque no podemos llegar a la oficina y no tener buen aspecto o dirigir negocios sin estar en forma".

Durante seis años, ha seguido un régimen de ejercicio y suplementos destinados a reducir la inflamación, que está vinculada a las enfermedades relacionadas con la edad. El fondo para sus clientes de multifamily office incluye un antiinflamatorio en su cartera.

Eric Becker, cofundador de la gestora patromonial Cresset, y sus dos hijos fundaron un family office y eligieron Blue Zone Foods como primera inversión. Esta empresa de comida preparada utiliza recetas de las llamadas "zonas azules", conocidas por su longevidad. La empresa, Becker Venture Partners, también ha invertido en Newpath Partners, un fondo de ciencias sociales que cuenta entre sus fundadores con el Dr. Dan Yadegar, médico de Becker.

Eric Becker, cofundador de Cresset, se inspiró para invertir en longevidad en los antecedentes familiares de cáncer de su mujer y en la muerte de su hija por leucemia.
Eric Becker, cofundador de Cresset, se inspiró para invertir en longevidad en los antecedentes familiares de cáncer de su mujer y en la muerte de su hija por leucemia.

Courtesy of Cresset

Para Becker, cuya hija murió de leucemia a los 21 años, la longevidad no es un tema abstracto.

"Mi filosofía es no lamentarse y minimizar los remordimientos", afirma. "Simplemente hacemos las cosas que podemos, que sean sanas y productivas y lo hacemos lo mejor que podemos".

Becker y su mujer, sus hijos y las esposas de estos son miembros de la "Experiencia 100+" del Instituto de Longevidad Humana, un programa de medicina personalizada que incluye pruebas exhaustivas para predecir el riesgo futuro de enfermedades relacionadas con la edad.

Ha recibido consejos sobre cómo vivir mejor, en particular sobre el control de las porciones y el sueño. Pero su consejo favorito se lo dio el novio de su madre, que acaba de cumplir 100 años: tómate un vaso de Johnny Walker todos los días a las 6 de la tarde. 

"Es el más fácil de cumplir", bromea.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.