El CEO de Lamborghini explica por qué han decidido no crear un superdeportivo 100% eléctrico

Stephan Winkelmann, consejero delegado de Lamborghini
Stephan Winkelmann, consejero delegado de Lamborghini

Lamborghini

El consejero delegado de Lamborghini, Stephan Winkelmann, sabe que su marca necesita caminar hacia una mayor sostenibilidad y menores emisiones. Pero aunque la mayoría de las compañías del sector estén dejando atrás los combustibles fósiles, no verás un Lamborghini 100% eléctrico pronto.

La razón es sencilla, según explica Winkelmann a Business Insider en una entrevista. La gente asocia Lamborghini con los grandes y ruidosos motores V10 y V12 —además de su estilo agresivo y las puertas que se abren hacia arriba— y no están dispuestos a renunciar a eso de un día para otro.

Conforme las regulaciones de emisiones se van haciendo más exigentes en todo el mundo, Lamborghini pretende ir cambiando el rumbo, pero de una forma que no comprometa "el ADN de tener motores potentes de combustión", enfatiza su consejero delegado.

El fabricante de superdeportivos ha decidido tomar otro camino: una aproximación a la electrificación sin apresurarse. "No es importante ser el primero en adoptar la tecnología, en este caso, sino ser el mejor", explica. 

El Lamborghini Urus de 2021.

2022 será el último año en el que Lamborghini venda solamente vehículos de combustión.

Para 2024, la marca planea ampliar su oferta con 3 híbridos enchufables, los sucesores del Aventador y el Huracán, y una nueva versión del todocamino Urus

Si los híbridos serían el punto medio entre los coches de combustión y los eléctricos, los enchufables —que tienen mayores baterías, más ahorro de combustible, y la posibilidad de hacer distancias cortas solo con propulsión eléctrica— serían ese paso previo antes del eléctrico puro.

Los híbridos son cruciales en el objetivo de Lamborghini de ser una marca más sostenible en una forma "aceptable y digerible" para su mercado y sus consumidores, según Winkelmann. 

Sumar motores eléctricos y de combustión permite a la compañía apelar a los dos segmentos opuestos de su clientela: los puristas de los vehículos de combustión y los más jóvenes, que aprecian un mayor valor en la responsabilidad medioambiental.

Los coches de lujo escapan de la crisis de chips: Ferrari marca récord de beneficios, Lamborghini y Rolls-Royce logran su mejor año en ventas

Un Ferrari SF90 híbrido en el Auto Zurich Car Show de 2021

"Tenemos generaciones que todavía miran mucho los motores de combustión, pero también nuevas que están diciendo 'queremos que cumplas y reduzcas emisiones' Tenemos que movernos de una forma que no diluyamos los valores de la marca", explica Winkelmann.

Ferrari, el gran rival de Lamborghini, ya está vendiendo 2 modelos híbridos enchufables.

Para 2025, Lamborghini pretende reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO₂) a la mitad. En algún momento en 2027 ó 2028, lanzarán su primer eléctrico puro, un vehículo de cuatro plazas y de "uso diario", según apunta Winkelmann. También venderán una versión eléctrica del SUV Urus, su modelo más vendido.

La compañía ve como una oportunidad mantener sus superdeportivos en formato híbrido con la llegada de los combustibles sintéticos, que podrían permitir mantener los motores de combustión con el mínimo de emisiones. Si eso no se convierte en una realidad, la legislación "nos llevará a electrificarnos, seguro", admite Winkelmann. Pero Lamborghini quiere ir paso a paso.

Otros artículos interesantes:

Los coches de lujo escapan de la crisis de chips: Ferrari marca récord de beneficios, Lamborghini y Rolls-Royce logran su mejor año en ventas

El Lamborghini Aventador SVJ de 610.000 dólares es el superdeportivo más loco que el dinero puede comprar

Ni coches eléctricos ni de hidrógeno: Porsche se adentra en una forma de conducción apenas probada

Te recomendamos