Si eres extrovertido es más probable que te conviertas en un líder: cómo saber si tendrás éxito siéndolo

El éxito del liderazgo y la personalidad están estrechamente vinculados.
El éxito del liderazgo y la personalidad están estrechamente vinculados.
Tom Werner/Getty Images
  • El liderazgo tiene mucho que ver con la personalidad, según sugieren diversas investigaciones.

  • Los extrovertidos son mucho más propensos a convertirse en altos directivos. Pero cuando los introvertidos consiguen posiciones de liderazgo, pueden tener el mismo éxito, o incluso más.

  • De manera similar, los hombres agradables son menos propensos a convertirse en altos ejecutivos, aunque las personas agradables tienden a ser líderes efectivos.

  • Los ejecutivos están ampliando lentamente sus expectativas en torno a cómo se ve y actúa un líder.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Algunas personas tienen más probabilidades de convertirse en líderes que otras.

La probabilidad de que te conviertas en un CEO, un diputado o un presidente del sindicato de estudiantes depende mucho de tu personalidad — específicamente de cómo de extrovertido seas, según sugierendiversas las investigaciones.

Pero los extrovertidos, a pesar de su capacidad para hacerse notar, no siempre son los jefes más efectivos.

Articular la diferencia entre los rasgos que se ven consistentemente en los líderes y los rasgos que se ven a menudo en los líderes de éxito es especialmente relevante hoy en día. Un creciente conjunto de evidencias apoya la idea de que los equipos con personas de diversos orígenes superan a los grupos más homogéneos. Mientras tanto, compañías de alto perfil como Google y JP Morgan están encabezando esfuerzos para abordar los prejuicios inconscientes en el lugar de trabajo, de modo que las oportunidades profesionales no se limiten a las personas que un aspecto y una manera de actuar determinados.

A medida que los directivos y los expertos en carreras profesionales comienzan a ampliar su comprensión de lo que significa dirigir un equipo, los rasgos de personalidad como la extroversión se ven bajo una nueva luz. 

Las personas extrovertidas y trabajadoras tienen más probabilidades de convertirse en líderes

Una de las piezas más influyentes de la investigación sobre liderazgo y personalidad es un meta-análisis o estudio de estudios del 2002, publicado en el Journal of Applied Psychology. Un equipo de investigación dirigido por el profesor Timothy Judge de la Universidad de Notre Dame revisó los resultados de 78 estudios sobre el liderazgo en los ámbitos empresarial, gubernamental y académico, y encontró que la personalidad es un fuerte predictor tanto de quién es percibido como líder como de quién sobresale como líder.

Los investigadores observaron específicamente los "5 grandes" rasgos de personalidad — 5 amplias características que los científicos usan para medir la personalidad. Estas incluyen apertura a la experiencia (ser imaginativo y tener intereses diversos), conciencia (ser trabajador y organizado), extroversión (ser parlanchín y enérgico), simpatía (ser simpático y amistoso) y neuroticismo (ser malhumorado o ansioso).

La extroversión resultó ser el mejor predictor de liderazgo, y especialmente de quién es probable que se convierta en líder en primer lugar. "Las personas sociables y dominantes" —la sociabilidad y el dominio son aspectos de la extroversión— "son más propensas a afirmarse en situaciones de grupo", escriben los investigadores. Levantarán la mano para buscar nuevas oportunidades; explicarán por qué su solución a un problema es la correcta.

Otras investigaciones sugieren que las personas agradables —especialmente los hombres simpáticos— son menos propensos a asumir puestos de dirección que la persona promedio. Eso es posiblemente porque, como sugiere el psicólogo Art Markman, los empleados aprecian a un jefe que puede dar una retroalimentación franca — y las personas agradables son conocidas por su dificultad para proporcionar críticas.

En un documento de Economía Laboral de 2018 se encontró que los hombres agradables ganaban significativamente menos a lo largo de su carrera que otros hombres, lo que podría estar relacionado con el hecho de que es menos probable que los hombres agradables sean altos ejecutivos.

Emerger como líder —obtener una promoción a la cúpula de una empresa— es una cosa. Destacar en ese papel es otra. Más recientemente, los científicos han observado los rasgos, habilidades y comportamientos cotidianos que hacen a un líder exitoso.

Leer más: El estilo de liderazgo de Jeff Bezos le ha llevado a convertirse en uno de los más ricos del mundo: qué puedes aprender tú de ello

Bien, la gente aburrida tiene más probabilidades de tener éxito como líderes

Para empezar, los mejores líderes pueden ser "aburridos".

Tomás Chamorro-Premuzic, profesor de psicología empresarial en University College London y en la Universidad de Columbia, ha escrito que los líderes más exitosos no tienen el temperamento infame de Steve Jobs o del antiguo CEO de Uber, Travis Kalanick. En cambio, son aburridos, es decir, predecibles y emocionalmente estables. Tienen una alta integridad, en el sentido de que son honestos y dignos de confianza, y valoran la justicia en la cultura de su organización.

El vínculo entre lo agradable (es decir, la amabilidad y la simpatía) y el liderazgo es un ejemplo claro de cómo las expectativas sociales pueden hacer más difícil que algunas personas sean reconocidas por su potencial de liderazgo. Puede ser difícil para los chicos agradables ser promovidos a la gerencia, pero cuando lo hacen, tienden a ser más efectivos que sus contrapartes desagradables.

En el documento del 2002, Judge y sus colegas sugieren que lo agradable puede funcionar para beneficio y perjuicio de los líderes. Las personas agradables tienden a estar de acuerdo con las decisiones de los demás, lo que significa que es poco probable que se destaquen como material de gestión. Al mismo tiempo, las personas agradables son simpáticas y empáticas, lo que puede ayudarles a forjar relaciones con las personas de su equipo.

Las expectativas sobre el liderazgo efectivo están cambiando, lentamente

Estos hallazgos sobre la personalidad y el liderazgo no son prescriptivos. Por ejemplo, si no eres el tipo de persona que comparte su opinión en todas las reuniones, puedes seguir siendo un directivo — y uno bueno.

Leer más: Una emprendedora que triunfa en Silicon Valley comparte cuál es la clave para que las mujeres consigan captar millones en financiación para sus startups

Los académicos que estudian la psicología del lugar de trabajo dicen que las personas que son más introvertidas pueden, de hecho, ser excelentes directivos. Y los líderes empresariales están empezando a reconocer gradualmente su posible tendencia a promover a las personas más ruidosas y seguras de sí mismas en la sala.

LinkedIn, por ejemplo, lanzó un programa en 2016 para ayudar a identificar a los empleados de alto potencial que de otra manera podrían ser pasados por alto para los ascensos porque son más callados que todos los demás. El psicólogo de Wharton Adam Grant habló con Business Insider sobre una investigación que encontró que los líderes introvertidos son más eficaces cuando su equipo toma la iniciativa, mientras que los líderes extrovertidos son mejores para hacer que su equipo se entusiasme con un proyecto.

Algunos líderes influyentes están desafiando los prejuicios relacionados con las expectativas de los roles de género. En Quartz, Melinda Gates recuerda que fue la única mujer contratada en Microsoft tras sacarse un MBA en los años 80. "No siempre fue fácil para mí sentirme en casa en un ambiente donde la gente parecía ser recompensada por ser combativa", escribió. En lugar de dejar la compañía, tuvo éxito allí tratando a la gente con respeto.

Peggy Johnson, vicepresidenta ejecutiva de desarrollo de negocios de Microsoft, contó a HuffPost experiencias similares al principio de su carrera, antes de que se uniera a Microsoft. Al principio, trató de levantar la voz e interrumpir a la gente, como lo hacían algunos de los hombres que la rodeaban. Luego se dio cuenta de que este tipo de comportamiento la hacía sentir incómoda, y a todos los que la rodeaban.

"Para tener éxito", escribió Johnson, "era importante que definiera mi propia marca de liderazgo".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Una CEO que trabajó con Hillary Clinton para guiar a 16.000 mujeres hacia el liderazgo revela 5 hábitos que deberían adoptar para triunfar en el trabajo

LEER TAMBIÉN: Focalizarse en 3 prioridades: la estrategia de comunicación que ayudó a Bob Iger a hacerse con el puesto de CEO de Disney

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Liderazgo
  2. Consejos
  3. BI PRIME
  4. Trending