Pasar al contenido principal

Un antiguo directivo de Deutsche Bank enumera todas las malas decisiones que han llevado al banco al desastre

Una estatua ante la sede de Deutsche Bank
REUTERS/Kai Pfaffenbach
  • El CEO de Deutsche Bank Christian Sewing anunció el domingo que el banco iba a someterse a cambios radicales.
  • Como parte de esta dramática reestructuración, se desharán de 18.000 empleos a tiempo completo y de su unidad de mercados globales de acciones, además de establecer un "banco malo".
  • Para 2020, el número de empleados a tiempo completo habría descendido de 91.500 a 74.000. 
  • Descubre más historias en Business Insider.

La destrucción de 18.000 empleos a tiempo completo, abandonar los mercados globales de acciones y establecer un "banco malo". Deutsche Bank atraviese una muy mala racha y estas son las medidas con las que el banco quiere liberarse de años de crisis.

Con un plan de restructuración que se prevé que cueste 7.400 millones de euros, su CEO, Christian Sewing anunció el domingo "la transformación más amplia en Deutsche Bank en décadas".

Para 2020, el número de empleados a tiempo completo habría descendido de 91.500 a 74.000.

Leer más: Deutsche Bank ha anunciado 18.000 despidos, pero sus rivales y las principales voces de Wall Street creen que no es suficiente

"Esta es la última oportunidad para Deutsche Bank, pero esas medidas han llegado muy tarde", ha asegurado en una entrevista con Business Insider el antiguo economista jefe de la entidad, Thomas Mayer. "El giro tendría que haberse producido como muy tarde cuando el antiguo CEO Josef Ackermann dejó el banco en 2012".

Mayer sospecha que Ackermann vio venir la crisis que Deutsche Bank estaba experimentando y, como resultado, recomendó al expresidente del Bundesbank, el banco central alemán, Axel Weber, para que le sucediese.

Aunque Weber hubiese apostado por un enfoque similar al de Sewing, habría tomado esas medidas 7 años antes.

Christian Sewing, CEO de Deutsche Bank
Christian Sewing, CEO de Deutsche Bank Ralph Orlowski/REUTERS

Según Mayer, esto podría haber ahorrado una considerable suma de dinero a Deutsche Bank, incluyendo 7.400 millones de euros en activos y unos cuantos despidos.

Pero Ackermann no fue capaz de imponer a Weber como su sucesor y Anshu Jain y Jürgen Fitschen iniciaron un liderazgo conjunto mientras Weber acababa fichando por el mayor banco suizo, UBS. Pero esto solo retrasó la aparición de los problemas del Deutsche Bank, según Mayer.

Paul Achleitner, presidente de la Junta de Supervisión desde 2012, mantuvo a los 2 al mando durante mucho tiempo, y en 2015 incorporó a John Cryan como el sucesor de Jain.

El presidente de la Junta de Supervisión de Deutsche Bank Paul Achleitner
El presidente de la Junta de Supervisión de Deutsche Bank Paul Achleitner Thomson Reuters

"Achleitner apoyó a Jain durante demasiado tiempo y Cryan tampoco fue la elección correcta para una reestructuración", dijo Mayer. Ninguno de los dos había reconocido la crisis en la que se encontraba Deutsche Bank. Elegir a Sewing fue la decisión correcta en 2018, pero ya era demasiado tarde.

La entidad también está reorganizando la junta directiva: tres miembros de la Junta abandonarán el banco el 31 de julio. El jefe de banca de inversión, Garth Ritchie, el jefe de banca minorista Frank Strauss, y la directora de Regulación Sylvie Matherat, quien es responsable de los asuntos jurídicos.

Sin embargo, la decisión de personal más importante aún no se ha tomado, según el experto bancario Wolfgang Gerke.

Leer más: Deutsche Bank y Commerzbank abandonan sus planes de fusión 

"Achleitner es el principal culpable de la crisis del Deutsche Bank", ha afirmado Gerke en una entrevista con Business Insider.

Gerke conoce bien a Achleitner, pero cree que la mayoría de sus decisiones más cruciales fueron erróneas.

"Fue la Junta de Supervisión la que falló. Es un problema para Deutsche Bank que Achleitner permaneciese en el cargo en la última reunión de accionistas", dijo Gerke. "Achleitner ya no es defendible".

Sin embargo, actualmente no se puede echar a Achleitner; solo se irá si así lo desea.

Sin embargo, el domingo parecía mucho más seguro de sí mismo: "Deutsche Bank ha atravesado un período difícil en los últimos diez años. Con esta nueva estrategia, tenemos todas las razones para mirar al futuro con confianza", afirmó.

Anshu Jain y Jürgen Fitschen
Anshu Jain y Jürgen Fitschen Ralph Orlowski/REUTERS

Gerke también dijo que el liderazgo conjunto de Jain y Fitschen fue un gran error, mientras que ahora puede verse una estrategia clara con Sewing.

"Desafortunadamente, este es un plan de emergencia que podría haberse evitado", señaló Gerke.

Mayer explicó que si la estrategia de Sewing funciona, Achleitner podría salvar su reputación.

"Pero si las cosas salen de manera diferente", destacó Meyer, "Achleitner será responsable de la decadencia y hundimiento de Deutsche Bank. Realmente es una pena tener que gastar tanto, especialmente porque ya se ha tirado tanto dinero en bonificaciones y multas".

Si el plan no funciona, podría significar el fin de Deutsche Bank.

"Es una posibilidad bastante realista que Deutsche Bank deje de existir", aseguró Mayer.

Dicho esto, la reestructuración ha sido recibida inicialmente de forma positiva en el mercado: las acciones mantuvieron su recuperación durante la mañana del lunes con un aumento del 3,9% hasta 7,45 euros por título.

Sin embargo, los expertos siguen siendo cautelosos con respecto a la ejecución decisiva, especialmente en vista de su historial de debilidad.

Y además