¿El mayor riesgo de seguridad de los coches inteligentes? Son aburridos de conducir

Una mujer aburrida en el coche.

Getty Images

El coche autónomo es una de las vías de la movilidad del futuro. Por eso que compañías como Mercedes o Tesla ya están trabajando en los primeros modelos de estos vehículos. Muchos son los beneficios, como la reducción de accidentes, pero también cuenta con inconvenientes que pueden generar el rechazo de los usuarios.

El principal riesgo para la seguridad que presentan los vehículos autónomos que existen a día de hoy es el aburrimiento. Es necesario que estos coches lancen continuamente estímulos a los conductores para que se mantengan alerta y no les invada la fatiga, lo que podría ocasionar accidentes mortales si no responden a tiempo ante situaciones de emergencia.

Actualmente, la fatiga por parte de los conductores provoca un 20% de los accidentes. Es por esto que los fabricantes se encuentran en continua investigación para desarrollar el coche autónomo, ya que estos no se duermen. 

Según publicaAxios, cada vez hay más vehículos de prueba autónomos, lo que quiere decir que todos estamos participando en esta fase beta con todas las consecuencias. Estar todo el rato pendiente del coche, cuando no hay nada que hacer, puede agotar al conductor. 

Con el usuario somnoliento, si el ordenador del coche sufre una avería, lo que se denomina ironía de la automatización, no podrá tomar el control rápidamente y se producirá un accidente. El aburrimiento puede hacer que estos coches, que prometen ser más seguros, en realidad lo sean menos.

Los Tesla acaparan el 70% de los accidentes de vehículos con asistentes a la conducción en EEUU, y Waymo (Google) protagoniza la mitad en coches autónomos

Para intentar prevenir estos problemas, Waymo, la empresa de autoconducción de Google, ha elaborado una investigación para intentar arrojar luz sobre la fatiga de los conductores de estos vehículos de prueba.

Esta empresa tecnológica sugiere a la industria automovilística adoptar un programa de gestión de riesgos de fatiga compuestos por varios niveles,  con prácticas y tecnologías para prevenir, supervisar y mitigar los riesgos inducidos por la fatiga en los conductores de pruebas de AV. Además, estos hallazgos también pueden aplicarse para prevenir el cansancio en los coches de combustión.

Una de las primeras soluciones que se nos pueden venir a la cabeza para acabar con la sensación de sueño es tomar café. Sin embargo, Francesca Favaro, líder de investigación de seguridad y mejores prácticas de Waymo, lo desaconseja. En su lugar, ofrece otras soluciones. 

"Las cámaras de monitoreo del conductor pueden ayudar, pero la tecnología por sí sola no es la solución", explica. Por otro lado, detalla que se necesita una mejor capacitación para reconocer los signos de fatiga y autoevaluaciones periódicas antes, durante y después de un turno de trabajo, junto con descansos frecuentes. 

Por último, añade que "hay que asignar pequeñas tareas en el coche, como presionar un botón en el volante para verificar las habilidades motoras y cognitivas del conductor durante períodos prolongados de inactividad".

Esta investigación por parte de Waymo llega de forma paralela a la última versión beta de Tesla, que ofrece un vehículo con conducción autónoma total para usuarios sin carnet de conducir. 

Otros artículos interesantes:

El coche autónomo, tan cerca y tan lejos en España: la Ley de Tráfico lo pone sobre la mesa, pero queda mucho por regular en una tecnología que se extenderá antes en el transporte colectivo y la logística

¿Quién tiene la culpa en un accidente con un coche autónomo? Reino Unido decide que la tendrá el fabricante

Elon Musk asegura que la diferencia entre que Tesla "valga mucho dinero o prácticamente cero" depende de si es capaz de ofrecer la conducción autónoma

Te recomendamos