Los médicos avisan: tomar suplementos no previene las enfermedades cardiovasculares ni el cáncer (y una vitamina incluso es contraproducente)

Suplementos

Getty Images

  • No existen evidencias de que los suplementos vitamínicos y dietéticos protejan contra el cáncer o las enfermedades cardiovasculares en la mayor parte de los adultos, advierte una revisión reciente del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos.
  • Aunque mucha gente los percibe como beneficiosos, las nuevas directrices desafían la percepción generalizada y advierten específicamente sobre el consumo de vitamina E y los suplementos de betacaroteno.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos recomienda no utilizar suplementos de vitaminas para prevenir cánceres y enfermedades cardiovasculares, tal y como recoge una nueva revisión de artículos y un editorial publicados este 21 de junio en la revista JAMA.

Las nuevas directrices desafían la percepción generalizada de que los suplementos son beneficiosos para la salud y que constituyen una alternativa saludable para cubrir deficiencias nutricionales en la dieta. No existe evidencia de que puedan proteger contra estos problemas de salud, e incluso un tipo de complemento podría aumentar el riesgo de cáncer.

No está claro si los suplementos dietéticos ayudan a proteger contra el cáncer o las enfermedades cardiovasculares en la mayoría de los adultos, e incluso un tipo de suplemento en realidad puede aumentar el riesgo de cáncer, según las recomendaciones actualizadas por el Grupo de trabajo de servicios preventivos de EE. UU.

Para desarrollar las últimas recomendaciones, el grupo de trabajo —compuesto por 16 expertos médicos independientes— revisó 84 estudios sobre el uso de suplementos, 54 de los cuales se publicaron después de que el grupo emitiera su último consejo sobre suplementos en 2014.

Sin este mineral tus defensas se tambalean: 8 alimentos ricos en manganeso para cuidar tu sistema inmune

"Para la mayoría de los suplementos de vitaminas y minerales, incluidas las combinaciones como las multivitaminas, no pudimos encontrar suficiente evidencia para recomendar a favor o en contra de su empleo en la prevención de enfermedades cardiovasculares y cáncer, con algunas excepciones", declaró a New Scientist el vicepresidente de la organización, Michael Barry.

En especial, el trabajo recomienda no consumir suplementos de vitamina E, ya que no se halló ningún efecto beneficioso para prevenir la muerte prematura, las enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Por otro lado, encontraron que el consumo de suplementos de betacaroteno, un pigmento que se convierte en vitamina A en el cuerpo, podría ser contraproducente y peligroso en el caso de las personas fumadoras o expuestas al asbesto, ya que incrementaría el riesgo de cáncer de pulmón. 

El grupo de trabajo aclaró que estas nuevas recomendaciones no se aplican a las personas con deficiencias de vitaminas y minerales ni a las que están o pueden quedar embarazadas pronto. “Tenemos una recomendación separada sobre el uso de suplementos de ácido fólico para prevenir defectos del tubo neural en el bebé en desarrollo”, anota Barry.

Un adulto sano sin carencias nutricionales no precisa tomar suplementos

En la población sana, aunque parezcan totalmente benignas, podrían resultar dañinas o resultar directamente una pérdida de tiempo y dinero. Además, puede generar una falsa sensación de seguridad y provocar la renuncia a una dieta equilibrada, a la práctica de ejercicio o a los chequeos médicos correspondientes. 

Según datos de la OCU, el 42% de la población española indica que ha tomado algún complemento en los últimos 12 meses. En el caso de las mujeres, el porcentaje asciende al 46%. Tampoco es nada desdeñable el gasto en suplementos: un 23% de los consumidores desembolsó 151 euros por ellos en 2020.

Los suplementos más consumidos son, con diferencia, los vitamínicos (85%), pero también son los que aportan minerales (36%) y ácidos grasos esenciales (35%), así como los probióticos (34%) y hasta los suplementos proteínicos (27%). 

En declaraciones a Science Media Centre España, expertas como Ana Belén Ropero y Marta Beltrá García-Calvo de la Universidad Miguel Hernández de Elche, concluyen sobre este trabajo que la principal conclusión del trabajo es una reflexión sobre el consumo de los suplementos vitamínicos, que "aunque suponen un mercado económico muy elevado, no tienen una eficacia demostrada".

"La idea de que un consumo de suplementos de vitaminas y minerales es inocuo, debe ser desterrada. Deberían ser considerados fármacos y siempre deben ser usados bajo prescripción médica y por un tiempo determinado", anotan.

Otros artículos interesantes:

"Son una pérdida de tiempo y dinero": no te fíes de los suplementos adelgazantes, advierte la OCU

Qué son los péptidos: los suplementos que estimulan la creación de colágeno, elastina y queratina en tu cuerpo

El sencillo truco con el que aumentar la cantidad de vitamina D que aportan las setas

Te recomendamos