Pasar al contenido principal

El metano se está filtrando misteriosamente desde el fondo del mar en la Antártida, llevando el calentamiento global a un punto de no retorno

Methane is mysteriously leaking from the sea floor in Antarctica, edging global heating to a point of no return
Un pingüino camina sobre el hielo en la Antártida. Associated Press

  • Un grupo de investigadores ha descubierto por primera vez una fuga activa de gas metano que proviene del fondo marino de la Antártida.
  • El metano es un poderoso gas de efecto invernadero que calienta el planeta mucho más que el dióxido de carbono. Su liberación por el deshielo acelera aún más el calentamiento global.
  • Los investigadores también encontraron que los microorganismos que pueden consumir metano antes de que sea liberado a la atmósfera tardaron 5 años en aparecer, y aún así dejaron escapar el gas metano.
  • El investigador principal dijo que los hallazgos "no son buenas noticias", pero dijo que los descubrimientos ayudarán al grupo a entender cómo se libera el metano en la Antártida y sus efectos en la temperatura del planeta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los científicos han descubierto por primera vez la primera fuga activa de gas metano proveniente del fondo del mar en la Antártida. Es un proceso que probablemente acelerará el calentamiento global.

El hallazgo fue revisado por pares y publicado el martes en la revista científica Proceedings of the Toyal Society B.

El metano es un poderoso gas de efecto invernadero que acelera el cambio climático y calienta el planeta mucho más que el dióxido de carbono.

El riesgo de que se filtre bajo el hielo preocupa a los científicos desde hace mucho tiempo, que dicen que algunos microorganismos pueden ayudar a consumirlo antes de que se libere a la atmósfera.

Pero los nuevos hallazgos parecen hacer mella en la esperanza de la eficacia de este proceso en la Antártida.

Leer más: Por qué es importante el glaciar de Thwaites en la Antártida para limitar el impacto del calentamiento global

El informe dice que la fuga de metano fue descubierta por primera vez en 2011, y que los microorganismos que ayudan a filtrar el gas tardaron 5 años en aparecer en el lugar.

Los investigadores descubrieron que el metano sigue escapando a pesar de su presencia.

An aerial view of an ice shelf in western Antarctica shedding icebergs.
NASA Goddard
Una vista aérea de una plataforma de hielo en la Antártida occidental que desprende icebergs. NASA

El Dr. Andrew Thurber, un oceanógrafo de la Universidad Estatal de Oregón, que dirigió la investigación, le ha dicho a The Guardian: "No son buenas noticias. Llevó más de 5 años que los microbios comenzaran a aparecer e incluso entonces todavía había metano escapando rápidamente del lecho marino".

Thurber ha explicado que los primeros microbios que crecieron en la zona eran de una cepa inesperada, y que "pueden pasar de 5 a 10 años antes de que una comunidad se adapte completamente y empiece a consumir metano".

El metano plantea un enorme riesgo climático

Grandes cantidades de metano se almacenan bajo el hielo marino. Los investigadores señalaron que se estima que la Antártida contiene hasta un cuarto del metano marino de la Tierra.

Los científicos han advertido desde hace un tiempo sobre cuál sería el impacto en el planeta si se producen fugas de metano, algo que es causado por el deshielo a medida que aumentan las temperaturas globales.

Leer más: África se está dividiendo muy lentamente en dos: los científicos creen que podría estar naciendo un nuevo océano

La NASA advirtió en 2018 que dicho deshielo en el Ártico podría liberar gases como el metano, contribuyendo a un calentamiento global aún más rápido que no se tuvo en cuenta en las proyecciones climáticas.

La liberación de metano del hielo también se considera uno de los puntos de inflexión en el cambio climático, donde los efectos del aumento de las temperaturas no pueden detenerse ni invertirse.

Pero, hasta ahora, no se había registrado ninguna fuga activa de metano en la Antártida.

Sea ice in the ocean surrounding the Ross Sea in 2017.
Associated Press
Hielo marino en el océano que rodea el Mar de Ross en 2017. Associated Press

Los investigadores observaron que, en este caso, el gas no parecía haberse liberado como resultado del calentamiento global, ya que el Mar de Ross, donde tuvo lugar la fuga, no se ha calentado de manera significativa.

"La fuente de este metano sigue siendo desconocida", han relatado.

Un resquicio de esperanza

Sin embargo, el informe decía que los hallazgos profundizarían en comprender la forma en que se consume y libera el metano en la Antártida, sobre la que antes se sabía muy poco.

El hecho de que no se haya identificado ninguna fuga hasta ahora obstaculiza la comprensión de los procesos que regulan la liberación del metano de la Antártida, han explicado los investigadores.

El estudio, inciden, muestra que la forma en que los microorganismos cambian y se desarrollan puede tener un impacto en la emisión de gases de efecto invernadero de los depósitos marinos de metano.

"Nuestros resultados sugieren que la precisión de los futuros modelos climáticos globales puede mejorarse considerando el tiempo que le llevará a las comunidades microbianas responder al nuevo aporte de metano".

Sin embargo, puede haber una larga espera antes de que se pueda continuar con la investigación. Según The Guardian, sus futuros viajes a la Antártida se han visto interrumpidos debido a la pandemia de coronavirus.

Y además