Pasar al contenido principal

Un millonario que se jubiló a los 30 años dice que hacer un presupuesto es como hacer dieta, y hay una razón por la que ninguno de los dos parece ser efectivo

Reducir los gastos pequeños no te ahorrará la mayor parte del dinero, pero controlar tus gastos más grandes puede que lo haga.
Rafa Elias/Getty
  • Los presupuestos son una de las principales razones por las que algunas personas tienen dificultades administrando su dinero, porque refuerzan la mentalidad de escasez, según el millonario Grant Sabatier.

  • Sabatier compara los presupuestos con las dietas: cuanto más culpabilidad sientes, menos las cumples porque se convierten en un punto de ansiedad y estrés.

  • Controlar tus mayores gastos —transporte, vivienda y alimentos— es una mejor estrategia porque aumentará tu tasa de ahorro, apunta.

Grant Sabatier, un millonario que se hizo a si mismo, consiguió jubilarse a los 30 años contradiciendo un mantra de la sabiduría financiera convencional: hay que tener un presupuesto.

No realizar presupuestos es parte de una estrategia de siete pasos que Sabatier creó para lograr la independencia financiera.

"Aunque es importante hacer un seguimiento de lo que gastas, no es donde debes pasar la mayor parte del tiempo", escribe en su libro Financial Freedom: A Proven Path to All the Money You Will Ever Need"Los presupuestos refuerzan la mentalidad de escasez e impiden que la mayoría de la gente ahorre y gane más dinero".

Esto hace que los presupuestos sean una de las principales razones por las que algunas personas tienen dificultades para administrar el dinero, dice.

"El presupuesto es muy parecido a una dieta: cuanto más culpabilidad sientes, menos probabilidades hay de seguirla", escribe Sabatier. "Piensas, 'bueno, lo he estropeado', o 'esto no está funcionando', y te rindes".

O en un momento dado empiezas a sentir que te faltan cosas, como si tuvieras que recortar cada capricho para poder mantener tu maldito presupuesto, y te sientes frustrado o amargado.

"En lugar de convertirse en una herramienta de empoderamiento que te hace ser inteligente con tu dinero, el presupuesto se convierte en una fuente de ansiedad y estrés", asegura el experto.

Mantener un presupuesto se convierte en una carga excesiva, agrega Sabatier, al poner "un enfoque demasiado granular en las compras pequeñas, que en el gran esquema de las cosas, no tienen un impacto tan grande en la cantidad de dinero que tienes".

Reducir los gastos pequeños no te ahorrará la mayor parte del dinero, pero controlar los gastos más grandes — vivienda, transporte y alimentos — aumentará tu tasa de ahorro en al menos un 25%, dijo.

Esto se puede hacer sin un presupuesto formal y con algunos cambios, como mudarse a un apartamento más pequeño, caminar al trabajo o cocinar en casa. En conjunto, estos cambios podrían incluso duplicar tu tasa de ahorro, considera Sabatier.

Leer más: Un estudio sobre 600 millonarios descubre que lo rico que puedes llegar a ser depende de 6 factores de riqueza, sin importar tu edad o tu salario

Un ejemplo de esto, señala al autor, es Kyle Stimpson, que consiguió ahorrar entre el 30% y el 40% de sus ingresos después de impuestos durante tres años viviendo en una pequeña habitación no renovada en un edificio sin ascensor, utilizando el transporte público, haciendo compras en comercios locales y cocinando en casa en vez de comer fuera. Estas acciones le ayudaron a ahorrar unos 80.000 dólares, de los que una cuarta parte destinó a una pequeña-jubilación.

Un hogar estadounidense medio gastó unos 50.650 euros en 2016, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, de los cuales 31.050 euros se destinaron a vivienda, transporte y alimentación. 

Si recortan esos 31.050 euros a la mitad, podrían ahorrar casi unos 15.600 euros al año, o alrededor de 1.300 euros al mes, apunta Sabatier. Si lo invierten durante los próximos 20 años a un tipo de interés compuesto del 7%, crecerá hasta conseguir unos 738.000 euros, apunta.

Si piensas que la idea de no tener un presupuesto definido es arriesgada, considera esta conclusión que extrajo John autor del blog de finanzas personales ESI Money, quien estudió a millonarios por cuenta propia durante unos años: muchos de los millonarios que entrevistó no tenían un presupuesto.

"Las razones por las que los millonarios no necesitan un presupuesto tienen sentido, ganan mucho y tienen autocontrol", escribió en una entrada del blog. "En otras palabras, ganan una tonelada, gastan solo una porción y les sobra mucho. ¿Quién necesita un presupuesto?"

Y además