Pasar al contenido principal

Elon Musk continúa con la ambición espacial de SpaceX: pondrá en órbita 180 satélites en poco más de 2 semanas

The first batch of 60 high-speed Starlink internet satellites, each weighing about 500 pounds, flat-packed into a stack prior to their launch aboard a Falcon 9 rocket on May 23, 2019.
La constelación de 60 satélites de internet de alta velocidad, Starlik (de SpaceX), antes de su partida en 2019. SpaceX via Twitter

SpaceX via Twitter

  • SpaceX acaba de enviar a los astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional en el primer viaje comercial al espacio.
  • Y Elon Musk no ha restado esfuerzos en otros proyectos de la compañía: SpaceX va a lanzar este mes 3 constelaciones de satélites de telecomunicaciones Starlink (cada una incorpora 60 satélites).
  • El proyecto pretende hacer llegar la cobertura de internet a todo el planeta, a alta velocidad y a bajo coste, para lo que se prevé que se pongan en órbita un total de 42.000 cuerpos celestes. 
  • La comunidad científica ha alertado de que los satélites Starlink podrían interferir con la investigación astronómica, ya que estos reflejan la luz y restan visibilidad al cielo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

SpaceX va a poner en órbita esta semana otra constelación de satélites de telecomunicaciones —como los de la imagen—, tras el éxito de la nave tripulada que envió a la Estación Espacial Internacional.  

Este lanzamiento forma parte del proyecto Starlink, el plan de Elon Musk para cubrir el planeta de satélites de internet que lleven conexión de alta velocidad y bajo coste a todas las zonas de La Tierra. Pese a un par de inconvenientes —como el aviso de la comunidad científica de que el plan de Musk puede interferir con sus telescopios—, Starlink sigue su travesía.

SpaceX planea despegar 3 constelaciones de satélites en tan solo 18 días este mes; el primero partió el 4 de junio y otro hará lo mismo esta semana. Tras la salida histórica de la misión tripulada del SpaceX, llevada a cabo con éxito el 30 de mayo, ya son 4 las puestas en órbita en menos de un mes —algo inimaginable hace algunos años—.

El próximo satélite de Starlink se lanzará con un cohete Falcon 9, el que SpaceX eligió para mandar al espacio a 2 astronautas de la NASA a finales de mayo.

De hecho, la lanzadera espacial se diseñó para ser reutilizada —vuelve a La Tierra después de separarse del satélite y aterriza de forma autónoma en una embarcación especial en el mar o en el centro de actividades espaciales de Cabo Cañaveral, en Florida—.

SpaceX's Demo-2 mission, launched with a Falcon 9 rocket, lifts off with NASA astronauts Bob Behnken and Doug Hurley inside a Crew Dragon spaceship.
La misión del SpaceX se pone en órbita con un cohete Falcon 9 y los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley en la nave espacial. Tony Gray y Tim Powers/NASA

Tony Gray and Tim Powers/NASA

El tercer paquete de 60 cuerpos celestes está previsto para las 5:21 de la mañana del sábado (hora local). La compañía ya ha puesto en órbita 480 desde febrero de 2018.

El Gobierno ha permitido a SpaceX enviar al espacio un total de 42.000 satélites, formando una megaconstelación alrededor de La Tierra. Musk espera que Stralink llegue a las regiones remotas del planeta con su internet de alta velocidad.

El inconveniente es que estos satélites brillan demasiado y podrían quitar visibilidad a los telescopios de los astrónomos de la comunidad científica. 

"Si hay muchos objetos brillando en el cielo, nuestro trabajo se vuelve muy complicado", dijo en noviembre el astrónomo James Lowenthal a The New York Times"Puede suponer una amenaza para la ciencia y para nuestra disciplina". 

"Parecerá que el cielo está inundado de una ráfaga de estrellas"

Elon Musk speaking at the Satellite Conference and Exhibition in Washington, March 9, 2020.
El CEO de SpaceX, Elon Musk. Susan Walsh

AP Photo

Musk ha dicho que su compañía de transporte aeroespacial enviará satélites Starlink cada 2 semanas a lo largo del año, un total de 1.400 a finales de 2020. El del sábado será el noveno desde que se lanzó el primero hace un par de años. SpaceX está cogiendo ritmo este mes, con un total de 180 cuerpos celestes entre los 3 lanzamientos de junio.

Después de que la firma de Musk pusiera en órbita el primer grupo, muchos astrónomos se sorprendieron del brillo que emiten. Tras el lanzamiento, mucha gente ha seguido la estela de los satélites, como cuando se mira al cielo para ver las estrellas.

"Pienso que mi vida como profesional y como amante del cielo nunca va a volver a ser la misma", comentó Lowenthal.

An astronomer in the Netherlands captured the Starlink train zooming across the sky shortly after its launch.

Si SpaceX envía miles de satélites más "parecerá que el cielo está inundado de una ráfaga de estrellas", añade.

Esto supone un escollo para los telescopios que observan el Universo. Starlink podría interferir en los datos de los astrónomos, dado que su rastro lo captura un telescopio. Y esto probablemente hará que se confunda lo que se ve en el cielo.

Los próximos satélites Starlink tendrán que tener una cubierta que no refleje la luz

An illustration of SpaceX's Starlink satellite internet constellation in orbit around Earth.
Una imagen del satélite Starlink rodeando La Tierra. SpaceX

SpaceX

De hecho, SpaceX ha hablado con asociaciones de astrónomos para reducir el brillo de sus satélites y, por tanto, el efecto que deja en los telescopios.

La constelación que se lanzó el 4 de junio ya incluía una especie de cubierta capaz de bloquear el reflejo de la luz del sol. Desde el próximo envío en junio, todos sus satélites tendrán esa característica, según la compañía

SpaceX también ha hecho despegar otro experimento: un satélite de color negro que no desprenda tanta luminosidad, lo que reduce un 55% el brillo. Sin embargo, eso no será suficiente para eliminar las interferencias con los telescopios.

SpaceX stuffed a fleet of 60 Starlink internet-providing satellites into the nosecone of a Falcon 9 rocket for launch in May 2019.

SpaceX tiene como objetivo cerrar este proyecto en 2027. Si finalmente lanza 42.000 satélites, la compañía habrá puesto en órbita 8 veces más de satélites de los que hay en la actualidad, lo que podría suponer un riesgo de colisión entre objetos voladores. 

En el peor de los casos, los choques podrían desembocar en una montaña de escombros, creando una espiral de basura espacial.

La Agencia Espacial Europea ya tuvo que modificar la trayectoria de una de sus naves espaciales el año pasado, por la cantidad de objetos que hay en órbita.

Para evitar dejar naves espaciales en permanente circulación (acumulando más basura espacial y entrañando más riesgos de colisión), SpaceX ha dicho que sus cuerpos celestes saldrán de órbita solos al final de su vida útil.

Leer más: "Toma la píldora roja": qué significa el extraño mensaje que ha publicado Elon Musk en Twitter

Parece que SpaceX estaba probando esa maniobra en febrero cuando uno de sus satélites cayo a la atmósfera, quemándose, según el astrónomo Jonathan McDowell.

Después de que la compañía lance 500 satélites más, el proyecto Starlink se pondrá en marcha: internet de alta velocidad para todo el planeta, hasta el lugar más rural y recóndito.

"Para que sea económicamente viable, se necesitarían unos 1.000 satélites", dijo Musk  en mayo 2019, "lo que es un número muy alto, pero es mucho menos que 10.000 o 20.000".

Después de la de esta semana, la siguiente y tercera constelación de satélites despegará el 22 de junio.

Y además