Pasar al contenido principal

Este 6 de abril los navegadores GPS de todo el mundo se enfrentan a su “efecto 2000”: estas son las consecuencias

primer robot en orientarse en GPS
Álvaro Reyes/ Unsplash
  • El efecto WNRO provocará que algunos navegadores GPS antiguos pierdan la hora estimada de llegada y queden inservibles.
  • El fallo se debe a que los navegadores solo pueden codificar el tiempo con 10 bits, y el 6 de abril habrán dado otra vuelta al contador.
  • Algunos fabricantes como TomTom ofrecen descuentos en la compra de otro navegador para los usuarios de los que queden obsoletos (aunque seguirán funcionando).
  • La OCU recomienda a los propietarios de navegadores contactar con el fabricante.

Los propietarios de navegadores GPS deberán revisar el estado de sus dispositivos, visitando la web del fabricante o contactando con su servicio de atención al cliente, antes del 6 de abril, según ha advertido la organización de consumidores OCU.

La advertencia se debe a que tras el 6 de abril el sistema de información de la fecha y hora GPS dará la vuelta al contador, lo que podría afectar a funciones del navegador como la hora prevista de destino, que podría mostrar valores erróneos por el efecto Week Number Rollover (WNRO), algo parecido al "efecto 2000" que con el cambio de milenio afectó a algunos dispositivos.

Exactamente este fallo comenzará a ocurrir a partir de las 23:59 UTC del 6 de abril, aunque en España serán las 01:59 horas del día 7 de abril.

Este "efecto 2000" de los navegadores se debe a que la señal de tiempo GPS que permite calcular la fecha y hora al navegador está basada en el número de semanas que han pasado desde la semana 0, que empezó a contar el 6 de enero de 1980. El contador ya dio una primera vuelta el 22 de agosto de 1999, y este 6 de abril dará otra, según ha explicado la OCU.

Los navegadores estaban limitados porque solo contaban con 10 bits para codificar la información de tiempo, es decir, 1.024 semanas (19,7 años). Los más recientes, según la organización, la han ampliado a 13 bits (157 años).

Por todo ello, OCU recomienda a los usuarios de navegadores que visiten las webs de los fabricantes de sus dispositivos o que contacten con los servicios de atención al cliente, sobre todo porque los más antiguos, de unos 8 años, no podrán actualizarse. 

Leer más: Cómo borrar las conversaciones con Alexa de tu altavoz inteligente

Por eso fabricantes como TomTom han comunicado a sus clientes mediante correo electrónico que en su web pueden introducir el número de serie de su dispositivo para ver cómo les afectará el cambio.

Sí han adelantado que los últimos navegadores GPS no se verán afectados, otros tendrán que actualizar el sofware y que para "un pequeño porcentaje de dispositivos de más de 8 años de antigüedad y fuera de garantía, no hay solución", por lo que perderán la hora estimada de llegada y el tiempo, ante lo que la firma ofrece un 30% de descuento al comprar uno nuevo.

Las aplicaciones de navegación también pueden verse afectadas pero el problema se solucionaría con actualizaciones que ya probablemente se hayan instalado si eran necesarias, apunta la organización, que recomienda observar el comportamiento de cualquier equipo GPS para detectar posibles efectos colaterales.

Te puede interesar