Pasar al contenido principal

La nueva táctica de Zara para competir contra Amazon y Asos

Zara está ofreciendo un servicio de envío desde la tienda.
Zara está ofreciendo un servicio de envío desde la tienda. Business Insider/Jessica Tyler
  • Zara está desplegando un servicio de envío desde tienda en 2.000 de sus establecimientos.
  • Si un artículo está agotado en línea pero disponible en una tienda cercana, los clientes podrán pedirlo desde allí y enviarlo directamente.
  • Este nuevo sistema permite a la compañía tener un mejor manejo de los niveles de inventario.

Zara está haciendo que sus tiendas cuenten en la carrera de la venta online.

La cadena propiedad de Inditex está lanzando un nuevo sistema para enviar pedidos en línea directamente desde ciertas tiendas, ha informado The Wall Street Journal.

Si un artículo de Zara está agotado en la web pero disponible en una tienda cercana, los clientes podrán pedirlo desde allí y enviarlo directamente. Según el diario norteamericano, este nuevo sistema se lanzará antes de fin de año en 2.000 tiendas de todo el mundo.

"Esto es algo muy, muy estratégico para nosotros, esta idea de integración total entre almacenes y almacenes en línea", afirmaba a los analistas el presidente y CEO de Inditex, Pablo Isla, en junio.

Se espera que los beneficios de este nuevo sistema sean tres: los clientes tendrán más probabilidades de recibir artículos más rápidamente si viven cerca de la tienda, las tiendas podrán seguir siendo relevantes en la era de las compras online y Zara puede administrar mejor sus niveles de inventario.

Leer más: Cómo la tecnología va a revolucionar la venta online de moda

Estas opciones de entrega más rápidas serán fundamentales para Zara al evitar la competencia, como el minorista de moda rápida Asos o, más recientemente, Amazon, que se está adentrando aún más en el mercado de la ropa y ofreciendo tiempos de envío rápidos.

Pero quizás lo más importante es que le permite a Zara controlar sus niveles de inventario, que es uno de los mayores problemas que afectan al sector minorista.

La presión constante por la novedad, impulsada por rivales en línea como Asos y Boohoo desplegando miles de artículos nuevos cada semana, ha significado que los minoristas de ladrillo y mortero se vean obligados a mantenerse al día o corren el riesgo de caer en el sector de la moda. En algunos casos, los deja ahogados en cuanto a su inventario.

H&M es un ejemplo extremo de esto. La compañía tiene una montaña de casi 4 mil millones de dólares en ropa sin vender, entre artículos nuevos de camino a las tiendas y aquellos que cuelgan en los bastidores.

Al combinar el inventario entre sus tiendas físicas y en línea, Zara puede satisfacer la demanda y el suministro en ambas plataformas al mismo tiempo, y no arriesgarse a que le queden muchas existencias en una de las dos.

Te puede interesar

Lo más popular