Pasar al contenido principal

Olvídate de los dispositivos: esto es lo que debes esperar del CES

El CEO de Intel, Brian Krzanich
Rick Wilking/ Reuters
  • CES suele estar plagado de anuncios aburridos sobre productos que no logran enganchar al público
  • Pero la feria de la industria tecnológica resaltará diversas tendencias clave – como los vehículos conectados y los dispositivos controlados por voz – que determinarán la tecnología de consumo para este año y los siguientes.
  • Asimismo, todas las miradas se centrarán en el consejero delegado de Intel, Brian Krzanich, que ofrecerá el discurso inaugural después de que su empresa desvelara un tremendo fallo de seguridad que afecta a casi todos los dispositivos que usan sus procesadores.

La Feria de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés) que se celebra cada año en Las Vegas con más de 100.000 entusiastas de la tecnología, analistas, periodistas y ponentes estrella suele ser recordada más por lo que sucede entre bambalinas que entre los innumerables puestos de dispositivos estrafalarios.
 
Es raro que un producto presentado o un anuncio realizado en la feria tenga especial impacto en el resto del mundo. ¿Te has comprado una televisión 3D? ¿Un coche de Faraday Future? ¿Un teléfono Palm Pre? CES está repleto de productos que atraen mucha atención durante la feria pero que luego desaparecen rápidamente del imaginario colectivo.

Cada año, sin embargo, un puñado de cosas se quedan en la memoria. Normalmente no se trata de aparatos o artilugios que te irías a comprar, sino tendencias subyacentes que determinarán el futuro del sector de la tecnología de consumo en los años venideros. Este año no será distinto en ese sentido.
 
Aunque eso no sea probablemente lo único que destaque en el CES. Este año, por primera vez en mucho tiempo, el discurso inaugural merecerá atención.
 
Estas son algunas ideas y tendencias que preveo que serán el plato fuerte del CES:

Llega el 5G y ofrecerá más que velocidades más rápidas de descarga

Se prepara un nuevo estándar de banda ancha bautizado como 5G que no solo será uno de los temas dominantes del CES, sino que será el eje central de los anuncios de compañías como Qualcomm, Intel y Ericsson.
 
La mayoría de la gente entiende la llegada de un nuevo estándar de banda con una mayor de velocidad de descarga para sus móviles. El 5G ciertamente conllevará conexiones más rápidas para los teléfonos, pero podría suponer mucho más.
 
Gracias a la velocidad que brindará, el 5G tiene el potencial de sustituir las conexiones por cable de tu casa, lo que te ofrecería una nueva alternativa de acceso a internet aparte de las viejas compañías de cable y telefonía. Este año, se espera que Verizon y AT&T lancen sus primeras redes de 5G en algunas partes de Estados Unidos.
 
Este estándar se usará también para conectar muchos nuevos dispositivos inteligentes a la red, incluidos los coches autónomos y aparatos de hogar. El proceso podría propulsar un montón de industrias diferentes, como me explicó el consejero delegado de Qualcomm, Steve Mollenkopf, el año pasado.
 
“Si tenemos una red mucho más segura y más robusta, llevar ahí servicios cruciales: sanidad en remoto, el control de elementos de una fábrica en una suerte de internet de las cosas industrial que toman decisiones activas. Puedes tener coches autónomos”, me dijo entonces.
 
El 5G puede parecer algo vago hoy día, pero probablemente sea lo que conecte a internet casi todos los dispositivos que usamos hoy a diario en tan solo unos años.
 

Hay un ‘hype’ excesivo con la realidad aumentada, pero los dispositivos de hoy están sentando las bases del futuro

En su afán por hallar un nuevo hito tras la invención de los smartphones, la industria tecnológica se centra cada vez más en la realidad aumentada, la tecnología que superpone imágenes virtuales sobre imágenes reales a través de la pantalla de un móvil o un dispositivo ocular inteligente. El CES va a estar lleno de artilugios y dispositivos conceptuales de realidad aumentada, sobre todo procedentes de pequeños actores del mercado que intentan adelantarse a las maniobras de Apple, Google, Microsoft y otros gigantes tecnológicos.
 
Si bien creo que la fiebre de la realidad aumentada se desinflará este año cuando la realidad haya alcanzado al ‘hype’, iniciativas como estas que estarán expuestas en el CES serán la base de futuros productos que queramos de verdad.

La informática controlada por voz y los asistentes digitales están casi hasta en la sopa

Gracias al éxito que Amazon logró en las vacaciones por su asistente de voz Alexa y al de los altavoces inteligentes de Google, los asistentes digitales controlados por voz no solo se están popularizando sino que se están volviendo omnipresentes.

Puedes esperar ver muchas otras empresas intentando alcanzar a Amazon y Google. Me parece que en el CES voy a ver altavoces inteligentes de cualquiera que tenga un soldador y dinero para pagar un vuelo a Las Vegas. Pero eso no es necesariamente negativo.
 
La fiebre de los altavoces inteligentes y los asistentes digitales que los alimentan nos acerca al concepto de informática ambiental, en el que la mayoría de nuestros aparatos electrónicos tienen elementos inteligentes que pueden controlarse por voz. Muchos dispositivos basados en el control por voz que se presenten en CES luego no se venderán. Pero la idea de la informática controlada por voz ha llegado para quedarse.

El sector del transporte ahora forma parte del tecnológico

Todas las empresas de automoción son ahora empresas tecnológicas. Ford, Mercedes, Toyota y prácticamente cualquier otro gran fabricante de coches participa en el CES y sus exposiciones ocupan más espacio cada año. Si hay una tendencia que haya florecido en el CES en los últimos tiempos es la unión de tecnología y transporte.
 
Muchas de las grandes compañías automovilísticas piensan lanzar nuevas iniciativas tecnológicas en la Feria de Electrónica de Consumo este año. Estos anuncios probablemente resulten más importantes y tengan un mayor potencial transformador que los de Samsung, LG, Sony y otras empresas tecnológicas tradicionales.
 
Las compañías automovilísticas usan el CES para presumir de sus últimos avances tecnológicos, como coches autónomos, sistemas de navegación basados en software de Apple y Google y sistemas de infoentretenimiento alimentados por Alexa que puedan interactuar con artilugios inteligentes de hogar. Los consumidores podrán usar muchas de estas tecnologías pronto, a diferencia de muchas otras cosas que se presentan en el CES.
 

El discurso de apertura va a merecer la pena por primera vez en años

Cada año CES arranca con una presentación de un líder de la industria tecnológica. Durante años, el honor se le concedió a Bill Gates y luego a su sucesor al frente de Microsoft, Steve Ballmer. Pero desde que Microsoft dejó el CES tras la conferencia de 2012, la responsabilidad ha rotado entre los ejecutivos de otros gigantes tecnológicos.
 
Este año debería ser distinto. El CEO de Intel, Brian Krzanich, hará la presentación inicial. Su discurso se produce en el momento óptimo por la peor de las razones. El miércoles Intel desveló que había encontrado un fallo de seguridad que afecta casi todos los procesadores que ha creado en las últimas dos décadas. El fallo podría permitir que un pirata accediera a prácticamente cualquier rincón de tus dispositivos. (Se están lanzando parches para solucionar la vulnerabilidad, así que asegúrate de actualizar tus dispositivos).
 
Esto de por sí ya es malo, pero resulta que Krzanich se embolsó unos 24 millones de dólares al vender acciones de Intel después de que la compañía descubriera el fallo pero antes de que se lo revelara al mundo. Las acciones de Intel cayeron algunos puntos después de que se destaparan los fallos de seguridad, por lo que la venta de Krzanich parecía haber tenido lugar en el momento idóneo. (Intel dice que la venta no tiene nada que ver con las vulnerabilidades, pero eso no ha impedido que muchos cuestionen la maniobra).
 
Estas cuestiones sobrevolarán cada sílaba que Krzanich pronuncie desde el estrado y el sector al completo observará cómo lidia con la situación. Suponiendo que hace acto de presencia, claro.

Te puede interesar

Lo más popular