Esto es lo que pasa si no te cambias de ropa interior a diario

Ropa interior

Getty Images

En el manual de higiene básica del ser humano, hay algunos mantras que todo el mundo debería tener claros, como que las sábanas deben cambiarse cada semana o que no puedes pasarte 2 o 3 días con los mismos calzoncillos. 

No solo es que debas cambiarte de ropa interior a diario, sino que, cuando haces deporte, tienes relaciones sexuales o hace mucho calor, podrías tener que hacerlo en más de una ocasión en menos de 24 horas.

Sin embargo, una escalofriante encuesta realizada a 2.000 estadounidenses por la marca Tommy John reveló que el 45% no tenía este hábito diario, sino que una de cada dos personas usaban la misma ropa interior durante dos días o más. Además, el 13% señalaba haber utilizado las mismas bragas o calzoncillos durante más de una semana. 

¿Qué pasa si no te cambias la ropa interior todos los días? Que ofreces las condiciones perfectas para la proliferación de bacterias, levaduras y hongos, malos olores e incluso acné en tus glúteos, ingles y zona genital. Las prendas sucias atrapan el sudor, la suciedad, las células muertas y los microorganismos, obstruyendo los poros de tu piel. 

Las 13 dudas que siempre quisiste resolver sobre microbiota y salud intestinal, según una experta en medicina digestiva

Recuerda que hay dos cosas que les encantan a las bacterias para multiplicarse: el calor y la humedad. No cambiar tu ropa íntima durante demasiadas horas o días favorece que se acumulen E. coli u hongo Candida albicans, responsable de la candidiasis genital. 

Recuerda que, de forma natural e inocua, posees estos microorganismos en tu flora, pero con este hábito propicias que se multipliquen. Si no te cambias cada día la ropa en contacto con tu ingle y zona genital, tendrás más papeletas para padecer infecciones del tracto urinario, alergias y erupciones cutáneas. 

Además, si hace mucho calor o practicas deporte, el sudor puede mezclarse con las bacterias que viven normalmente en la piel y brindar todavía más humedad a la prenda, sentando un caldo de cultivo todavía más propicio. Con la fricción de la propia ropa, pueden aparecer erupciones e irritación de carácter molesto. 

Cuando percibas tu ropa interior mojada o sudorosa durante el día, no esperes a que pase la jornada completa y cámbiala. Lo mismo si la ves visiblemente manchada con orina o heces, si estás menstruando y la sangre se ha filtrado, o si tienes alguna infección o heridas abiertas en la zona de contacto. 

No sucede lo mismo con el sujetador: con lavarlo 2 o 3 veces por semana es suficiente. 

Como puedes sospechar, no te sucederá nada grave si no te cambias la ropa interior durante dos días en alguna ocasión concreta. Pero, si se trata de un hábito que perdura en el tiempo, agravarás el riesgo de infecciones, hongos y otros problemas. Por no hablar del hedor, de la falta de higiene a la hora de tener relaciones íntimas y también de tu propia comodidad.

Otros artículos interesantes:

Una modelo de lencería revoluciona TikTok con un vídeo en el que muestra una 'calculadora' que te ayuda a encontrar tu talla perfecta de sujetador

Tu ropa interior recién lavada sigue teniendo hasta 10.000 bacterias por prenda: así puedes acabar con su presencia

Desde quemar calorías hasta mejorar la calidad del sueño: 5 razones por las que deberías dormir desnudo

Te recomendamos