Pasar al contenido principal

Las pérdidas de Tesla en el segundo trimestre ponen en tela de juicio su plan para ser por fin una compañía rentable

Tesla's whole plan for making money may have just gotten blown sky-high
Reuters
  • Tesla ha presentado pérdidas de más de 400 millones de dólares (algo menos de 360 millones de euros) en el segundo trimestre a pesar de haber conseguido un volumen récord de venta, especialmente de su nuevo Model 3.
  • Este resultado pone en tela de juicio la apuesta de Tesla de alcanzar la rentabilidad mediante la venta de un gran volumen de coches de su Model, que ha sido desde hace años el plan de la compañía.
  • A principios de año, su CEO Elon Musk aseguró la compañía sería rentable de ahora en adelante, pero ahora Tesla afirma que va a intentar alcanzar la rentabilidad "aunque el crecimiento continuo del volumen, la expansión de la capacidad y la generación de efectivo seguirán siendo la meta principal".
  • Si un volumen histórico de ventas no saca a Tesla de las pérdidas, necesitará un nuevo plan para alcanzar la rentabilidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El plan ha estado claro durante años.

Tras crear el Model S y el Model X, Tesla comenzaría a desarrollar su esperado coche para la gente normal, el Model 3. Sin embargo, este ha demostrado ser un proceso difícil, hasta el punto en que su CEO Elon Musk ha descrito esta fase como "una producción infernal".

Posteriormente, Tesla tuvo que descubrir cómo llevar esos coches a las personas que querían comprarlos en otra fase que Musk denominaría más tarde "un infierno logístico".

De acuerdo con el plan, una vez que esto sucediese, Tesla entraría en rentabilidad constante, como sucedió durante los dos primeros trimestres después de que el Model 3 se lanzara el año pasado, y Tesla se convertiría "en una compañía automovilística real", o lo que es lo mismo, una automovilística que puede conseguir beneficios.

Leer más: Las acciones de Tesla ya no cotizan como solían hacerlo

Este miércoles, los resultados de Tesla en el segundo trimestre han convertido ese relato en un caos. La compañía ha sufrido unas pérdidas netas de 408 millones de dólares (sobre 366 millones de euros) mientras que su margen bruto automovilístico cayó al 19%.

Y esto ha sucedido a pesar de:

  • Una cifra récord de 95.356 entregas de pedidos de vehículos, un 50% más que el trimestre anterior.
  • Un precio medio de venta del Model 3 de 50.000 dólares (poco menos de 45.000 euros).
  • Una inversión en capitales de 250 millones de dólares este trimestre.

Se ha hablado mucho sobre si Tesla tiene o no un problema de demanda, pero puedes olvidarte de ello ahora. Cifras como estas nos dicen que incluso cuando está sacando la mayor cantidad posible de coches de la fábrica de Fremont en California, Tesla sigue perdiendo dinero.

Leer más: Tesla tiene un laboratorio secreto que intenta construir sus propias baterías para reducir la dependencia de Panasonic

¿Sabes qué más no parece importar con números como estos? Esto que se dice en una carta de Tesla:

"En el segundo trimestre, las entregas del Model 3 alcanzaron un récord histórico de 77.634 coches. El Model 3 no solo ha vuelto a ser el vehículo premium más vendido en EE.UU., superando en ventas a todos sus equivalentes de gas combinados, sino que este producto también ganó terreno en otros mercados.

En Europa, el Model 3 se está acercando a los niveles de ventas de los competidores premium establecidos. Como dijimos anteriormente, más del 60% de los intercambios del Model 3 son marcas no premium, lo que indica un mercado total más grande para este producto del que se esperaba inicialmente".

No importa cuántos coches "premium" pueda vender Tesla si pierde dinero al hacerlo. En el último trimestre, el director financiero de Tesla, Zachary Kirkhorn, dejó entrever el precio de venta promedio de 50.000 dólares como algo que debería dar a los inversores una sensación de alivio. Estas cifras del segundo trimestre nos muestran que ese no es el caso. El precio debe ser más alto, o se necesita que haya muchos más modelos antiguos y de lujo de Tesla entre las ventas.

Y, en honor a la verdad, el Model 3 nunca se planteó como un automóvil "premium". Cuando Tesla presentó por primera vez la idea de este coche, se suponía que debía ser asequible para todos, un coche de 35.000 dólares (unos 31.400 euros). Ahora que el modelo apenas existe, y con estos números, hay que preguntarse: ¿lo hará alguna vez?

Después de que Tesla obtuviera beneficios en el tercer y cuarto trimestre del año pasado, Musk dijo que la compañía sería rentable de ahora en adelante.

Pero cuando le pregunté a un portavoz cómo Tesla planeaban conseguirlo con cifras como estas, me señalaron esta frase en su carta a los inversores: "Tesla continúa apuntando a un beneficio neto positivo en el tercer trimestre y en los siguientes trimestres, aunque el crecimiento continuo del volumen, la expansión de la capacidad y la generación de efectivo seguirán siendo la meta principal".

No está claro cómo el próximo coche de Tesla cambiará este escenario. El plan es comenzar a vender el Model Y, una versión crossover SUV del Model 3, en otoño de 2020. Tendrá una dinámica de precios similar al Model 3, pero lo que Tesla realmente necesita es un vehículo de lujo con márgenes más altos.

Leer más: Un mail filtrado enviado por Elon Musk revela que el crecimiento de Tesla puede poner en riesgo una de las cosas que más cuida la empresa

El único punto de optimismo en todo esto es que Tesla tiene 5.000 millones de dólares en efectivo. La forma en que gasta este efectivo, alrededor de 2.000 millones de dólares al año, y considerando que necesita pagar su deuda, ya que tiene una factura de 566 millones de dólares que vence en noviembre, esos 5.000 millones deberían darle un año y cambiar para determinar cómo para salir de este aprieto.

Dicho esto, la idea de que Tesla puede fabricar un automóvil para todos en grandes volúmenes y convertirse en una compañía automovilística "real", es decir, rentable, puede haber quedado ya atrás.

Y además